Acer monspessulanum

0
1082
plantas de acer monspesulanum

El Acer monspessulanum, por sus características, se usa en jardinería como árbol para parques y jardines pequeños. Crece en todo tipo de suelos, preferentemente los frescos y calizos. En su hábitat, crece con otras plantas típicas de suelos frescos como Acer campestris, Quercus faginea, Prunus mahaleb, Sorbus aucuparia…

El Acer monspessulanum, también conocido como Arce de monpelier, Enguelgue y Arce menor. Este debe su nombre a la ciudad francesa donde fue descrito por primera vez. Es un árbol perteneciente a la familia de las Aceraceas, originario de Europa y Asia Meridionales.

En la península ibérica, lo podemos encontrar con más frecuencia en la zona norte, aunque también en Extremadura y Andalucía, habitando en las provincias de Málaga, Granada, Almería, Córdoba, Jaén y Cádiz.

Su crecimiento es lento y es un árbol de porte más bien pequeño, que sitúa su altura en estado adulto alrededor de los 9 metros.

Su tronco, con una altura media de unos 75 centímetros, es de de color gris oscuro y suave en los árboles jóvenes y finamente estriados en los ejemplares viejos. Su copa es compacta con ramillas lampiñas.

El Acer monspessulanum es un árbol caducifolio de follaje frondoso, con hojas de entre 3 a 7 centímetros, largamente pecioladas, trilobadas, coriáceas, subglabras, brillantes en el haz, con márgenes enteros. Estas tornan a color amarillo en otoño y caen normalmente hacia el mes de noviembre.

Su floración es verdosa y poco atractiva. Lo hace en primavera, en forma de corimbos erectos al principio y después péndulos, largamente pedicelados. Esta floración se produce en los meses de abril y mayo, fructificando de septiembre a octubre.

Una vez fecundadas producen frutos en disámara, con las dos alas subparalelas. Estos maduran durante el verano, pudiendo recolectarse sus semillas en otoño, recogiéndose los frutos directamente del árbol, mediante ordeño.

Como decimos, el fruto es una disámara de unos 2 centímetros más o menos, con aquenios ovoides, lampiño, con las alas casi paralelas y convergentes, de tonos pardo-rojizos. Es una semilla gruesa, de forma circular a ligeramente cónica, con cubierta seminal de color pardo, algo estriada.

No hay comentarios

Dejar respuesta