Allamanda cathartica

0
6013
Flores de Allamanda cathartica

La Allamanda cathartica es una planta ornamental que ha adquirido gran notoriedad comercial durante estos últimos años. Su uso va desde planta para exterior en climas de inviernos suaves a planta de interior especialmente en zonas de inviernos más fríos como sucede en áreas con clima continental.

Pertenece al género Allamanda, llamado en honor del botánico suizo Dr. Frédéric-Louis Allamand (1735-1803) a finales del siglo XVIII. Es nativa de zonas de Sudamérica y Centroamérica, su nombre científico es Allamanda cathartica y pertenece a la familia Apocynaceae.

Esta planta también se la conoce con distintos nombres comunes, como por ejemplo Alamanda, copa de oro, jazmín de Cuba, trompeta amarilla, trompeta dorada, trompeta de oro…

Flores de Allamanda cathartica

Ampliamente cultivada se encuentra actualmente también naturalizada, especialmente en áreas pantanosas a lo largo de la costa atlántica. También, precisamente por ser una planta ornamental su cultivo se ha globalizado encontrándose ya en todos los continentes.

La Allamanda cathartica se ha extendido prácticamente en todas las zonas tropicales del mundo, pudiéndola encontrar junto a los caminos o cubriendo superficies de tierra o paredes. En algunas zonas como por ejemplo en el estado de Queensland (Australia) se la ha llegado a considerar incluso como planta invasora.

Como es la Allamanda cathartica

La Allamanda cathartica tiene un crecimiento vigoroso de porte arbustivo con tendencia trepadora que puede alcanzar varios metros. Su utilización más popular es para formar setos espectaculares y coloridos con sus hermosas flores de color amarillo brillante.

Sus hojas son perennes de color verde claro con forma lanceolada de entre tres a quince centímetros de largo y entre dos a cinco de ancho, con un ápice acuminado y base cuneada.

Si el clima es muy cálido puede florecer durante todo el año, aunque especialmente desde mediados de primavera hasta bien entrado el otoño. Lo hace mediante inflorescencias racemosas con flores amarillas, sépalos ovados y foliáceos. Su corola es ampliamente campanulada encima de un tubo basal angosto de hasta 12 cm de largo. Las anteras están aglutinadas al estigma y posee ovario sincárpico. El olor que desprenden sus flores es afrutado y delicado.

Una vez fecundadas, produce un fruto en forma de cápsula ligeramente aplanada y elipsoide de hasta siete centímetros de largo. Este tiene aspecto espinoso con semillas en su interior con forma plana, seca y con un ala concéntrica gruesa.

Cultivo de la Allamanda cathartica

España es uno de los países productores de Allamanda cathartica más importante de Europa, estando situadas las zonas más relevantes en las provincia andaluzas de Almería y Granada.

Su cultivo a nivel profesional se realiza bajo invernadero. Este parte mediante esquejes, plantadas varias unidades en macetas. El sustrato empleado es del tipo KTS 2, sustrato turboso con un pH alrededor de 6.5 y una fertilización de fondo de entre 1,5 a 2 kilos por metro cúbico.

Su riego se realiza por riego por goteo y la fertilización mediante el sistema de fertirrigación (fertilizante disuelto en el agua de riego) a lo largo de todo el cultivo.

La duración del mismo va en función de tamaño de la planta final, siendo este variable ya que hay formatos desde pequeño tamaño hasta otros que superan el metro y medio de altura, con duraciones de más de un año. Durante su cultivo, las plantas se someten a diferentes pinzados y tutorados hasta conseguir plantas muy compactas y con la forma deseada.

Plantas de Allamanda cathartica

Cuidados de la Allamanda cathartica al exterior

La Allamanda cathartica tiene un crecimiento vigoroso y puede alcanzar varios metros de altura, sobre todo si se tutora. Para ello, al ser una planta cuyas ramas no se retuercen con facilidad, necesita de soportes sobre los que tutorarlas. El resultado es la obtención de setos espectaculares y coloridos gracias a sus hermosas flores de color amarillo brillante.

Es una planta que le encanta el buen tiempo y una exposición a pleno sol será ideal para obtener una gran floración.

Elegiremos un suelo rico en materia orgánica, de buen drenaje y que no sea alcalino. De no ser así, pronto comenzarán a amarillear sus hojas como consecuencia de carencias nutricionales.

Deberemos abonarlas cada dos semanas durante la primavera y verano. En cuanto a riegos, estos deben ser frecuentes, sobre todo en las épocas más calurosas del año.

La poda consiste tanto en recortar los tallos del año anterior para estimular la floración, como para eliminar sus ramas secas, sobrecrecidas, chupones, etc. bajo un criterio de limpieza.

Las plagas más comunes pueden ser las cochinillas, los pulgones, la araña roja y la mosca blanca.

Cuidados de la Allamanda cathartica en interior

Estamos ante una planta que no tolera la sombra, ni las heladas e incluso suelos pobres o alcalinos. Por lo tanto, cuando el clima es muy frío, lo mejor es disfrutarla como planta de interior.

En invierno, debemos proporcionarle una temperatura entre 15 y 18ºC por la noche para pasar su periodo de reposo.

La ubicación será en zonas de mayor luminosidad posible, como por ejemplo lo más cerca posible de las ventanas orientadas al sur.

Necesita una humedad ambiental más bien elevada, por lo que podemos pulverizar sus hojas en días calurosos.

Flores de Allamanda cathartica

El riego será moderado y con agua no caliza. En el riego aprovecharemos para abonarla cada 15 días, especialmente durante la primavera y verano. Si vemos que sus hojas se ponen amarillas por falta de nutrientes, recurriremos a utilizar fertilizantes con microelementos.

En el interior, la poda irá orientada básicamente a labores de limpieza, eliminando los tallos del año anterior para estimular la floración, de ramas secas y sobrecrecidas, etc.

El trasplante de la Allamanda cathartica puede ser mediante esquejes apicales o interdonales o mediante semillas.

Las plagas más comunes pueden ser las cochinillas, los pulgones, la araña roja y la mosca blanca. Las trataremos con insecticidas y acaricidas según la plaga, procurando mojar bien toda su masa foliar, en especial el envés ya que algunas de estas plagas concentran su ataque en estas zonas.

Si realizamos un cambio de maceta, la mejor época es a principio de la primavera, en una maceta de diámetro ligeramente mayor y un sustrato especial para plantas de interior.

Curiosidades de la Allamanda cathartica

Según la documentación consultada, la Allamanda cathartica contiene en toda su planta un látex blanco catalogado como cáustico. Sus hojas contienen triterpenos esterificado, el pluméricina, la isopluméricina, ácido ursólico, de β-amirina y β-sitosterol. En cuanto a sus raíces también tiene compuestos en tre los que se encuentran la lactonas iridoides (allamandina y allandina allamandicina) y lactonas triterpénicas (fluvoplumeirina, pluméricina etc.). La flor contiene flavonoides (quercetina y kaempferol).

En Colombia, su látex se utiliza como vomitivo y vermífugo. En Cuba, la infusión de hoja se ha utilizado como emético y purgante.

Compartir
Artículo anteriorVariedad de arroz Albufera
Artículo siguienteMPS celebra su 20 aniversario
Floresyplantas.net
Fernando Cuenca Vinculado con el sector de la horticultura y jardinería, ha desarrollado trabajos de dirección de cultivos ornamentales y revistas técnicas del sector. Actualmente es Director Comercial y Consultor de Condelmed, S.L.

No hay comentarios

Dejar respuesta