Bellis perennis

0
5620
flor de bellis perennis 2

Aunque no tan popular en España como en otros países centroeuropeos, la Bellis perennis es una planta de temporada muy apreciada por su colorido en época invernal. La podemos englobar dentro de un contexto de utilización en el jardín, como planta de flor semejante a los pensamientos.

Se la conoce con muchos nombre populares como ‘la chiribita’, ‘margarita común’, ‘margarita menor’, ‘margarita de los prados’, ‘pascueta’, ‘bellis’, ‘vellorita’… siendo su nombre científico el de Bellis perennis. Pertenece a la familia de las Compuestas y es de origen europeo, más concretamente de las zonas centro y norte de Europa.

La Bellis perennis es una planta de flor herbácea bianual, que al igual que el pensamiento, se utiliza ornamentalmente para crear floridos panterres y mazizos y así grandes y vistosas zonas de color en el jardín. Estas ‘manchas florales’ destacan mucho mejor cuando se contrastan en zonas con césped.

La altura de la planta de Bellis perennis es de 10 a 20 centímetros si contamos su floración, sus hojas crecen en una apretada roseta y son oblongo-espatuladas de color verde más o menos intenso.

Planta de Bellis perennis

Su floración en España está centrada desde mediados de invierno hasta bien entrada la primavera, necesitando frío invernal para hacerlo de forma más abundante. Sus flores tienen un tamaño de entre 2 a 4 centímetros de diámetro y crecen en capítulos con un tallo floral sin hojas. Destacamos que la Bellis perennis es una planta con la que se trabaja genéticamente de forma intensa por parte de las empresas obtentoras de nuevas variedades, por lo que la podemos encontrar con flores semidobles, extradoble y pompón, así como en multitud de atractivos colores.

La Bellis perennis se puede comprar en viveros, gardens centers, centros de jardinería y tiendas especializadas, cultivados en macetas de 10 a 12 centímetros de diámetro. Si por el contrario, deseamos comprar su semilla y partir desde su siembra, ésta se aconseja realizarla a principios de otoño para disfrutar de las plantas desde mediados de invierno.

El cultivo de Bellis perennis

Como planta ornamental de temporada y dentro del grupo de plantas de otoño, tras realizar el semillero y tener las plántulas ya germinadas (planta joven), procederemos a su plantación en unas macetas de unos 10 centímetros de diámetro aproximadamente. Una vez crezcan y adquieran un tamaño razonable, las podremos plantar en el jardín directamente… tal y como las hubiésemos comprado de un vivero, centro de jardinería, etc.

La plantación de Bellis perennis en el jardín se debe de realizar en zonas con un suelo fértil (aunque es bastante rústica), en una zona bien iluminada y colocando las plantas entre 15 y 25 centímetros entre sí, procurando unificar la variedad (los colores de sus flores) para aumentar su ‘impacto’ visual.

El sustrato indicado en este caso es un ‘sustrato universal‘ o ‘sustrato para plantas de exterior‘, con un pH de entre 5,6 y 6,2. La Ec (conductibilidad eléctrica del sustrato) deseada debe de situarse entre 1,5 y 2.

Las temperaturas ideales son entre 2 a 6ºC durante la noche y de 20 a 25 durante el día. Por debajo de ellas se ralentizará su desarrollo y por encima se acelerará, en ambos casos, su crecimiento no será el idóneo.

La exposición de las nuevas plantas recién plantadas será a pleno sol ya que en esta época del año, cuando se cultiva la Bellis perennis, el tiempo no es muy caluroso.

Los riegos serán moderados, siendo frecuentes durante la primera semana y distanciados durante el resto de cultivo para favorecer el desarrollo radicular.

Los abonados pueden realizarse a partir de las 4 ó 5 semanas de cultivo con un abono del tipo 18-12-24 en fertirrigación (abono mezclado en el agua de riego), a una dosis de 1 gramo por litro y con una frecuencia de 2 veces a la semana.

Las plagas más comunes que se pueden presentar son la mosca blanca, el minador y orugas.

En cuanto a las enfermedades no son muy frecuentes, pero en el caso de riesgo, el Pythium puede ser el más propenso a manifestarse.

En estas condiciones, el tiempo de cultivo de Bellis perennis desde su repicado (plantación a la maceta) y estar listas para su plantación directamente en el jardín es de 8 a 12 semanas.

No hay comentarios

Dejar respuesta