Cuidados de la Primula acaulis

0
8340
primula acaulis

La Primula acaulis es una de las grandes protagonistas entre las plantas de temporada de flor de otoño e invierno. Son ideales para plantarse en el jardín creando manchas en macizos y arriates, así como en macetas y jardineras. En todos los casos, sus diversos y vivos colores, son una alegría para la vista en esta época del año.

Su nombre científico es Primula acaulis, aunque se le conoce comúnmente con otros muchos como por ejemplo Primula vulgaris, Primavera, Primula, Orejas de oso… pertenece a la familia Primulaceae y su origen es de los denominados hortícolas, ya que viene del cruce de otras especies en viveros especializados.

La Primula acaulis es una planta perenne con hojas radicales oblongo-obovadas, dentadas y algo arrugadas, de color verde intenso por el haz y algo más claras por el envés.

Sus flores están compuestas por cinco pétalos y crecen en forma de penachos sostenidas sobre un pedúnculo más o menos grueso. La gama de colores en muy grande, partiendo de los colores puros amarillos, blancos, rosas, violetas, rojos… variando en sus tonalidades… hasta las combinaciones en bicolor entre ellos.

La Primula acaulis es una de esas plantas que pueden ser disfrutadas tanto como planta de interior como planta de exterior. Por ejemplo, se puede tener en una pequeña maceta decorando el interior del hogar, para pasar unas semanas después a ser plantada en una jardinera o directamente en el jardín.

Gracias a las mejoras genéticas, esta planta tan típica de la época fría del año, está presente en el mercado durante más tiempo. Actualmente la podemos ver en las tiendas desde septiembre hasta abril y para ello, los viveristas profesionales cultivan grupos de variedades más o menos precoces.

Así, estas variedades se agrupan profesionalmente en grupos denominados:

  • Variedades de Primula acaulis de producción muy precoz
  • Variedades de Primula acaulis de producción semiprecoz
  • Variedades de Primula acaulis de producción media temporada
  • Variedades de Primula acaulis de producción tardía
  • Variedades de Primula acaulis de producción muy tardía

primula acaulis de flores rojas

Los cuidados de la Primula acaulis serán diferentes en función de si la tenemos dentro del hogar o en el exterior. A continuación os ofrecemos algunos consejos.

Cuidados de la Primula acaulis como planta de interior

La Primula acaulis como planta de interior, la ubicaremos lo más cercana posible a las fuentes de luz, como por ejemplo las ventanas. Con ello conseguiremos que el color de sus flores siga siendo intenso y su floración se desarrolle con normalidad.

Es una planta de exterior de clima frío, por lo que evitaremos que esté cerca de las fuentes de calefacción.

La regaremos directamente a la maceta, evitando mojar sus flores. El agua aconsejada es la de lluvia o mineral. Si la regamos con agua potable, lo mejor es que la dejemos reposar unas 12 horas para que se evapore el cloro que suele llevar.

Evitaremos colocar un plato o posa maceta. Si lo hacemos, retiraremos el agua sobrante de cada riego para evitar que su acumulación provoque la pudrición de las raíces ubicadas en la base de la maceta.

Tras tres o cuatro semanas de disfrutarla dentro del hogar, es aconsejable sacarlas al exterior, ya sea para plantarlas en una jardinera o directamente en el jardín. En el exterior puede vivir perfectamente varios meses.

Cuidados de la Primula acaulis como planta de exterior

Son ideales para plantarse en el jardín creando manchas en macizos y arriates, así como en macetas y jardineras. Son muy resistentes por lo que sus cuidados serán mínimos.

El sustrato de plantas de exterior o de plantación es el ideal para su trasplante. Las ubicaremos en el jardín a pleno sol, procurando plantarlas bastante juntas para conseguir una bonita ‘mancha de color’.

La mayoría de las plantas de Primula acaulis necesitan de 5 a 8ºC para su inducción a floración. Por ello, si el otoño es muy cálido no florecerán hasta que las temperaturas nocturnas bajen por debajo de estos valores.

Para evitar un exceso de vegetación y baja floración, tendremos cuidado con el exceso de abonos nitrogenados.

No tolera los ambientes secos, por lo que es aconsejado el riego regular, de modo que el sustrato se mantenga siempre algo húmedo y fresco.

Prefiere los terrenos bien drenados y que no se acumule agua en exceso. En terrenos muy arcillosos, podemos aportar para mejorarlo un sustrato tipo plantación en una proporción del 15 al 30% según las características del terreno original.

La Primula acaulis no tiene grandes enemigos en cuanto a plagas, si bien las babosas y los caracoles pueden ocasionarle daños a sus hojas cuando hay mucha humedad. Los controlaremos con la aplicación de cebos antilimacos esparcidos en gránulos sobre el terreno plantado.

El cultivo de la Primula acaulis

Los aficionados a la bricojardinería suelen comprar sobres de semillas, tanto hortícolas como ornamentales, para su cultivo. Saber o tener información técnica profesional al respecto es de gran ayuda. En este caso, aportamos datos técnicos de interés referente al cultivo de la Primula acaulis. Estos datos deben de tomarse siempre como orientación ya que según las variedades cultivadas, substrato utilizado, clima, etc. puede variar notablemente en los resultados.

El tipo de Primula nos marcará las fechas adecuadas de cultivo, adelantándolas o atrasándolas en función del grupo al que nos refiramos y como consecuencia directa… a las fechas en las que la deseemos tener en flor.

Algunos datos de cultivo de la Primula acaulis base son:

  • La temperatura de germinación debe de ser inferior a los 18ºC.
  • No debemos cubrir sus semillas.
  • Mantendremos el sustrato húmedo durante todo el proceso de germinación.
  • Repicaremos las plántulas de Prímula a una maceta de 9 ó 11 centímetros de diámetro.
  • El sustrato ideal es el de plantas de exterior para su plantación.
  • Ubicaremos las plantas en el jardín a pleno sol.
  • La mayoría de las Prímulas acaulis necesitan de 5 a 8ºC para su inducción a floración.
  • Para evitar un exceso de vegetación y baja floración, tendremos cuidado con el exceso de abonos nitrogenados y demasiada agua en el riego.
  • El nivel de pH óptimo es de 5,5 a 6,5.

Como planta ornamental de temporada y dentro del grupo de las llamadas plantas de otoño, tras realizar el semillero y tener las plántulas ya germinadas (planta joven), procederemos a su plantación en unas macetas de unos 10 centímetros de diámetro aproximadamente. Una vez crezcan y adquieran un tamaño razonable, las podremos plantar en el jardín directamente… tal y como las hubiésemos comprado directamente de un vivero, centro de jardinería, etc.

El sustrato indicado en este caso es un ‘sustrato universal‘ o ‘sustrato para plantas de exterior‘, con un pH de entre 5,5 y 6,5. La Ec (conductibilidad eléctrica del sustrato) deseada debe de situarse entre 1 y 1,5.

Las temperaturas ideales son entre 5 a 10ºC durante la noche y de 18 a 22 durante el día. Por debajo de ellas se ralentizará su desarrollo y por encima se acelerará, en ambos casos, su crecimiento no será el idóneo.

La exposición de las nuevas plantas recién plantadas será a sol y sombra, ya que en esta época del año, cuando se cultiva la Primula acaulis, aunque el tiempo no es muy caluroso, debemos protegerla, sobre todo a las horas más calurosas.

Los riegos serán moderados, siendo frecuentes durante la primera semana y distanciarlos durante el resto de cultivo para favorecer el desarrollo radicular.

Los abonados pueden realizarse a partir de las 4 ó 5 semanas de cultivo con un abono del tipo 18-12-24 en fertirrigación (abono mezclado en el agua de riego), a una dosis de 1 gramo por litro y con una frecuencia de 2 veces a la semana.

Las plagas más comunes que se pueden presentar son el Pulgón, el Thrips, la Mosca blanca, el Minador y las Orugas.

En cuanto a las enfermedades no son muy frecuentes, pero en el caso de riesgo, la Botrytis pueden que sea la más propensa a manifestarse.

En estas condiciones, el tiempo de cultivo de la Primula acaulis desde su repicado (plantación a la maceta) y estar listas para su plantación directamente en el jardín es de 20 a 24 semanas.

Flores de Primula acaulis

Sus flores son de vivos colores y en una diversidad varietal impresionante, gracias a las constantes hibridaciones que llevan a cabo las empresas productoras de semillas de esta planta. Destacar que con estas hibridaciones, no sólo se consigue variedad en color de flores, sino también diversidad en plantas… que comportan diferencias en tamaños de hojas, densidad de las mismas, precocidad en la floración, abundancia de éstas, etc.

Flores de Prímula acaulis

Las flores de Primula acaulis son muy llamativas, creciendo reunidas en densos grupos globosos dispuestos en forma de roseta en el centro de su follaje. Sus colores abarcan prácticamente toda la gama: blancos, rosas, amarillos, azules, rojos… e incluso bicolores con mezclas armoniosas e impactantes.

Las flores de Primula acaulis consiguen su máximo esplendor en el jardín cuando sus plantas, son utilizadas en grupos, creando formas sobre el césped sobre el que contrasta elegantemente. Es recomendable plantar los grupos siempre utilizando variedades con flores del mismo color, o en su defecto, agruparlas y distribuirlas mediante un orden inteligente.

Compartir
Artículo anteriorParrot Flower Power
Artículo siguienteEl Pino de los Dos Hermanos
Floresyplantas.net
Fernando Cuenca Vinculado con el sector de la horticultura y jardinería, ha desarrollado trabajos de dirección de cultivos ornamentales y revistas técnicas del sector. Actualmente es Director Comercial y Consultor de Condelmed, S.L.

No hay comentarios

Dejar respuesta