Cuidados del rosal mini

2
38781

El rosal mini es una atractiva planta de flor caracterizada por su porte compacto, su capacidad de floración constante y su capacidad para vivir perfectamente en una pequeña maceta durante muchos meses. La encontramos en floristerías, centros de jardinería y demás tiendas especializadas y aunque es una planta típica de exterior, también es utilizada como planta de interior, siendo una de las plantas de flor para interior más vendidas durante estos últimos años. Existen numerosas variedades por lo que podemos encontrarlas en una amplia gama de colores y tamaños. Existen variedades de porte pequeño, medio y grande, las cuales se cultivan en diferentes macetas para mantener una proporción ornamental adecuada.

Algunas de las variedades más conocidas son las denominadas Parade, plantas de pequeño porte, con altura comprendida entre los 20 y 30 centímetros y flores de 5 a 8 centímetros con un delicado aroma. Las Patio Hit suministradas en tamaños situados entre los 30 y 40 centímetros, si bien luego alcanzan con su desarrollo natural una altura de entre 40 a 60 cm. Sus flores oscilan entre los 8 y 12 centímetros y poseen un aroma tan intenso como sus colores. Las Palace, las de mayor porte, que destacan por sus grandes flores con gran número de pétalos, florecen de forma continuada durante el verano y poseen un delicado perfume.

Al contrario de lo que sucede con los rosales para flor cortada e incluso los tradicionales de jardín, los rosales mini son variedades que no necesitan ser injertadas sobre patrones de especies rústicas. Se reproducen por esqueje y tanto el sistema radicular como su masa foliar pertenecen a la misma variedad.

El rosal mini se encuentra disponible en el mercado durante todo el año y sus formatos más habituales son los de maceta de 10 centímetros a contenedor de 16 centímetros de diámetro.

Los cuidados del rosal mini

A la hora de hablar de los cuidados del rosal mini debemos hacer una observación importante: Aunque el rosal mini es disfrutado inicialmente como planta de interior, tarde o temprano deberá ser plantado en el exterior, por lo que los cuidados serán diferentes en uno u otro caso.

El rosal mini como planta ornamental de interior

Los cuidados del rosal mini en este caso, se centran principalmente en su ubicación, riego, abonado, trasplante y poda.

Su ubicación ideal será en el lugar más luminoso de la casa, cerca de las ventanas, ya que sabemos que el rosal mini en realidad es una planta de exterior. La falta de luz provocará una floración escasa, colores pálidos en los pétalos de sus flores e incluso el aborto de los botones florales existentes.

El riego deberá ser moderado, evitando que el agua sobrante se quede en un plato. El exceso de agua provoca la podredumbre de sus raíces.

En cuanto al abonado deberá ser periódico, cada semana y con un fertilizante con equilibrio rico en potasa. Un tipo 1-05-2, siempre con microelementos, puede ser el más adecuado. Fertilizantes ricos en nitrógeno producirán un crecimiento del rosal rápido, de mucho follaje y sin apenas floración.

Si queremos trasplantarla a una maceta mayor, el sustrato más adecuado debe de ser de tipo turboso y fertilizado, del tipo sustratos de plantación y sustratos para plantas de exterior.

La poda del rosal mini en el interior se centra en ir eliminando sus flores ya pasadas y tras varios meses… cuando el tamaño de la planta esté desproporcionado respecto a su maceta, realizar una poda de rejuvenecimiento bien baja para provocar una nueva brotación desde abajo. Esta poda puede realizarse entre 5 y 10 centímetros por encima del sustrato.

Rosal mini en el jardín

El rosal mini como planta ornamental de exterior

Como planta ornamental de exterior, los cuidados del rosal mini son semejantes al del rosal de exterior.

Suelen plantarse en grupos, entre la primavera y principios de verano, ya que durante el invierno entran en reposo vegetativo perdiendo todas sus hojas.

La ubicación ideal será en zonas soleadas y con terreno franco de tierra bien mullida.

Aquí es más fácil que le ataquen plagas como el pulgón, la mosca blanca, las avispas, las orugas y la araña roja. Y en cuanto a enfermedades, la roya y el oídium suelen ser las más frecuentes.

Entre las plagas, un ataque muy curioso es el que realizan las avispas, que recortan con precisión y de forma oval partes sus hojas. De entrada, cuando vemos que faltan estos tozos en las hojas, lo primero que pensamos es que se trata de un ataque de orugas, pero a su vez nos llama la atención que no aparentan ser comidas, sino que es como si alguien las hubiese cortado con unas tijeras creando zonas más o menos circulares. Y la verdad es que estas partes cortadas no son aprovechadas para comer sino para ayudar a construir sus nidos.

Los pulgones, la mosca blanca, y las orugas las trataremos con insecticidas; la araña roja con un acaricida y las avispas… lo mejor es detectar donde está el avispero y actuar sobre él. En cuanto la roya y el oídium, lo combatiremos con un fungicida específico para cada caso, además de evitar que el riego salpique de unas plantas a otras para disminuir el riesgo de contagio.

Con respecto a la fertilización, será suficiente con la aplicada en el jardín en calidad de su mantenimiento y sólo puede que haga falta un aporte de abonado extra de hierro en forma quelatada, si vemos que sus hojas empiezan a manifestar una clorosis (amarilleo de sus hojas en exceso).

La poda se realizará durante el año como medida de formación, teniendo una poda de rejuvenecimiento durante el invierno, cuando la planta se encuentre totalmente sin hojas.

Compartir
Artículo anteriorParaje Natural de La Murta
Artículo siguienteNuevo sistema de secado de frutas
Floresyplantas.net
Fernando Cuenca Vinculado con el sector de la horticultura y jardinería, ha desarrollado trabajos de dirección de cultivos ornamentales y revistas técnicas del sector. Actualmente es Director Comercial y Consultor de Condelmed, S.L.

2 Comentarios

  1. Muy buenas.
    Compre un rosal mini, sin saber que lo era, por que lo vi en una gran superficie a punto de morir, realmente estaba muy mal.

    Lo pode, lo trasplante de maceta y lo cuide, y ahora me ha dado el premio, floreciendo con unas bonitas rosas.

    Vivo el Valle de Aran, donde los inviernos son fríos, con temperaturas mantenidas bajo cero y con abundante nieve. Hay algún problema con dejarlo fuera todo el invierno?

    Gracias anticipadas.

  2. Hola.
    Vivo en Sanabria (zamora). No sé qué temperaturas mínimas llegaréis a alcanzar en invierno. Aquí, perfectamente se pueden alcanzar -12 e incluso más. Mis rosales enanos están todo el año en el jardín, de hecho, están plantados directamente en el suelo y han aguantado ya varios inviernos sin problemas.
    Espero que te haya servido de ayuda.

Dejar respuesta