Flores Jaras

0
1483
flores de jaras

Sin duda, los paisajes con flores de jaras, siempre animan a realizar relajados paseos por la naturaleza. El mejor momento suele ser en primavera a principios de mayo, cuando estas plantas salpican los campos con sus atractivas y aromáticas flores.

Cuando se habla de forma genérica de las Jaras, casi siempre se hace aludiendo al género Cistus, aunque también se engloban a las del género Halimium.

Todas ellas, en especial las del género Cistus, forman parte importantísima de los matorrales mediterráneos. Algunas de estas especies son pioneras en la recuperación de suelos degradados, especialmente tras los incendios forestales. De hecho su expansión se ve favorecida por ellos; son especies pirófitas cuyas semillas se abren y germinan antes ayudadas por el fuego.

Flores Jaras

Son plantas perennifolias, arbustivas, leñosas, que forman parte del sotobosque mediterráneo, formando en su conjunto un matorral espeso. Prefieren los suelos más bien ácidos (graníticos, pizarrosos) vegetando mal en los calizos.

Las flores de las Jaras son regulares, hermafroditas y con cinco grandes pétalos a menudo arrugados que caen fácilmente de la flor. Es una flor melífera ya que atrae a numerosos insectos dado que sus numerosos estambres producen una gran cantidad de polen. La popular miel de jara es un claro ejemplo de ello. Las flores de Jaras, dependiendo de la especie, son de colores blancos, rosas y rojizos… y la vez que en diferente tonos.

Una vez fecundadas sus flores, produce frutos son cápsulas formadas por 5 ó 10 hojas carpelares, que se abren a la madurez en 5 ó 10 cavidades con numerosas semillas.

Flores Jaras

Su madera es dura. De hecho, la madera de la especie Cistus ladanifer, se usa en la fabricación de pequeñas herramientas o piezas que vayan a sufrir gran rozamiento.

Las Jaras sirven de escondite para muchos animales que habitan en su entorno, enriqueciendo así el ecosistema.

No hay comentarios

Dejar respuesta