Frankenplantas

0
803
El Manuscrito Voynich y las Frankenplantas

Frankenplantas es una expresión que define coloquialmente a los grabados o ilustraciones de plantas inventadas, fruto de su composición mediante la técnica de juntar diversas partes (hojas, raíces, tallos, flores,…) de plantas botánicamente distintas entre sí.

El Manuscrito Voynich y las Frankenplantas

Uno de los ejemplos más claros y que ha dado pie a la popularización de la palabra Frankenplantas es el Manuscrito Voynich.

El Manuscrito Voynich es el códice más enigmático de todos los tiempos y de hecho, además de su valor histórico, es el libro más desconcertante y misterio literario de toda la historia, que por cierto… nadie ha podido leer de forma entendida a día de hoy.

El Manuscrito Voynich y las Frankenplantas

Su misterioso texto viene ilustrado por múltiples escenas de mujeres desnudas, plantas desconocidas o inexistentes, las que hacen referencia a las Frankenplantas. Son llamadas así porque en muchos casos parecen estar compuestas de diversas partes de otras plantas, en algún caso llegando incluso a tener como tentáculos y ojos e incluso constelaciones que los astrónomos no han logrado identificar.

El tema de las Frankenplantas del Manuscrito Voynich es tan apasionante e inagotable y los esfuerzos por esclarecer este tozudo jeroglífico son tan vastos y considerables que han dado lugar una nueva ciencia: la voynichología.

El Manuscrito Voynich

El Manuscrito Voynich es un libro ilustrado que las pruebas de carbono 14 realizadas sobre él datan su origen entre los años 1404 y 1438. Fue escrito por un autor anónimo en un alfabeto no identificado y un idioma incomprensible, el que los estudiosos del tema han concluido en denominarlo como el voynichés.

Actualmente está catalogado como el ítem MS 408 en la Biblioteca Beinecke de libros raros y manuscritos de la Universidad de Yale. Su nombre Voynich, se debe al especialista lituano en libros antiguos Wilfrid M. Voynich (1865-1930), quien lo adquirió en 1912. Es un manuscrito de algo más de 245 páginas de pergamino con numerosas ilustraciones y escrito en caligrafía en la que se distinguen 25 letras diferentes en un alfabeto no identificado.

Objeto de intensos estudios por numerosos criptógrafos profesionales y aficionados, incluyendo destacados especialistas estadounidenses y británicos en descifrados de la Segunda Guerra Mundial, aún no han conseguido descifrar una sola palabra. Esta imposibilidad de descifrado ha convertido al Manuscrito Voynich en el Santo Grial de la criptografía histórica. Por otra parte, hay fuentes que alimentan la hipótesis de que el libro no es más que un elaborado engaño, una secuencia de símbolos al azar sin sentido alguno.

Para su escritura e ilustraciones se utilizó pluma de ave y tinta de colores. Extrañamente no contiene tachaduras, todo el libro está escrito con unas 25 letras diferentes y, por las ilustraciones, se podría dividir en seis temas: farmacia, botánica, biología, astrología, cosmología y texto.

El Manuscrito Voynich y las Frankenplantas

Edición facsímil del Manuscrito Voynich

Como hemos avanzado, el original del Manuscrito Voynich se encuentra en la Biblioteca Beinecke de libros raros y manuscritos de la Universidad de Yale (EEUU).

Este no sale de allí porque se trata de un libro demasiado valioso para viajar o sufrir desperfectos por su manejo. De hecho, tampoco permiten a cualquier editorial que lo tenga en sus manos y menos que hagan una réplica.

Pero los estudiosos de este mundo están de enhorabuena para admirar este libro tan codiciado y solicitado por miles de instituciones, ya que se está realizando una edición facsímil del Manuscrito Voynich. Y la editorial elegida a nivel mundial para realizar el facsímil del «libro más famoso después de la Biblia», tras un exigente y riguroso examen del panorama mundial de las editoriales especializadas en ediciones facsimilares realizado por los responsables de esta prestigiosa Universidad americana, es la Editorial Siloé de Burgos (España).

Siloé es una editorial dedicada al sugerente campo de las ediciones facsimilares. Sus obras reproducen con gran fidelidad, belleza y rigor los más importantes códices y documentos antiguos, lo que la convierte en la más laureada del sector.

El Manuscrito Voynich y las Frankenplantas

Para su elaboración la editorial Siloé no escatima esfuerzos ya que el proyecto y su ética profesional le exige cuidar hasta el más mínimo detalle para que la reproducción facsímil sea extremadamente fiel al original. Para ello, su editor Juan José García cuenta con el trabajo de un grupo multidisciplinar de empresas seleccionadas-colaboradoras para realizar estos distintos procesos altamente complicados. El fabricante del papel, la realización de la impresión, las estampaciones de detalles, el recortado minucioso de sus hojas/pergaminos, el envejecimiento de estas, la confección de sus cubiertas, los materiales como el cuero utilizado, los herrajes de cierre, encuadernaciones manuales, etc. deben concluir en obras perfectas con destino a instituciones, investigadores, universidades y coleccionistas por ejemplo.

Entre este grupo de empresas multidisciplnar que participan en esta edición facsímil del Manuscrito Voynich, se encuentra la firma Pentagraf Impresores, situada en Valencia (España) y una de las más prestigiosas del país por su calidad de impresión. La calidad de reproducción de sus hojas/pergaminos es fundamental como punto de partida para la perfecta reproducción de esta gran obra.

No hay comentarios

Dejar respuesta