Miltonia

0
3763
Orquídea Miltonia

La Minoltia pertenece a la familia de las Orquidáceas y es originaria de Brasil. Su nombre está ligado al noble inglés Lord Fitzwilliam Milton, un gran amante de estas flores.

Orquídeas trinitarias, Orquídeas Pensamientos, Josefina, Josefita… son nombres populares con los que se conoce a esta orquídea de bellas flores: la Miltonia.

Curiosamente el género Miltonia contiene tan sólo 9 especies de orquídeas epifitas y que como decimos, todas ellas originarias de Brasil. Antes de su reclasificación en el año 1976 estaban incluidas muchas más especies, sobre todo las procedentes de Colombia y Perú, pero estas se han pasado al género Miltoniopsis.

El género Miltoniopsis agrupó a las Miltonias colombianas de clima andino y frío (sus hojas son verde-plateadas y sus bulbos son parecidos a los de los Odontoglossum) y se reservó el denominado Miltonia para las especies de origen brasileño de clima cálido propio del nivel del mar ó escasa altitud (sus hojas son verde-amarillo y los seudo bulbos ovoides comprimidos).

Actualmente, las 9 especies Miltonia son:

  • Miltonia anceps
  • Miltonia candida
  • Miltonia clowesii
  • Miltonia cuneata
  • Miltonia flavescens
  • Miltonia kayasimae
  • Miltonia regnellii
  • Miltonia russelliana
  • Miltonia spectabili

Así, las orquídeas del género Miltonia y Miltoniopsis son de cultivo similar y suelen confundirse entre sí. Las Miltonia se pueden hibridar con géneros cercanos dando lugar a especies intergenéricas tales como las de Colmanara, Odontonia, Burregeara y Vuylstekeara.

La Miltonia es una planta epífita simpodiales, con pseudobulbos piriformes que se desarrolla sobre su rizoma y que como planta no requiere período de reposo.

Sus hojas son perennes, de color verde, con forma lineal, oblonga y flexible con una longitud entre los 10 a 30 centímetros.

Su principal atractivo ornamental reside en sus bellas flores (ver fotos de Miltonia). La Miltonia emite una inflorescencia basal de una longitud de 50 centímetros aproximadamente, que se desarrolla a partir de los pseudobulbos más jóvenes.

Esta inflorescencia posee flores solitarias o en grupos de 6 a 10 unidades, con un tamaño de unos 7 a 10 centímetros de diámetro. Son flores perfumadas que pueden llegar a aguantar casi dos meses en la planta.

Los sépalos y pétalos de la flor son del mismo tamaño, y el labelo tiene un color con frecuencia contrastado.

Como decimos al principio de este artículo, las Miltonias son especies de origen brasileño de clima cálido propio del nivel del mar ó escasa altitud, por lo que debemos tenerlas en ambientes cálidos dentro de casa.

Cuidados de la Miltonia

La Miltonia requiere una buena iluminación, aunque nunca de forma directa. Un exceso de luz directa del sol puede quemar sus hojas en poco tiempo, además de un enrojecimiento de las mismas.

miltonia con flores de color blanco

En cuanto a temperaturas, las requiere cálidas y acompañadas de una humedad relativa ligeramente alta, en torno al 70 y el 80% durante todo el año, eso sí, con una buena ventilación. En lo que respecta a la temperatura, entre los 18 y 25ºC durante el día y entre 12 y 15ºC durante la noche, crecerá perfectamente. Si nos fijamos, esta es la temperatura de un cuarto de estar.

Volviendo a la humedad ambiente, tengamos cuidado en invierno (en el hemisferio norte) con la calefacción ya que reduce la humedad ambiente notablemente. Para subsanar esta deficiencia, podemos colocar un recipiente plano con agua cerca de ella para facilitar la evaporación, y también pulverizar de vez en cuando sobre la planta pero evitando mojar sus flores.

Entre los cuidados de la Miltonia también está su trasplante. Evitaremos los sustratos compactos excesivamente húmedos, prefiriendo los ligeros a base de corteza de árboles no muy ácidos, turba rubia de fibras largas, al que además podemos añadir algún producto que esponje el sustrato como por ejemplo el poliestireno expandido.

La Miltonia debe de tener riegos periódicos sin llegar a que se quede seca. El agua no debe contener excesos de cal y lo ideal es que su temperatura sea la misma que la del ambiente.

Si el agua es de mala calidad, se recomienda un riego muy abundante una vez al mes para lavar el sustrato y en cierta medida también las raíces. Cuando se realice este riego, debemos esperar a que el sustrato se seque ligeramente antes de volver a regar.

Recordemos que las Miltonias no tienen período de reposo, por lo tanto, en el invierno (en el hemisferio norte) los riegos deben de ser más espaciados.

Este tipo de orquídeas no son muy exigentes en cuanto al abonado. Lo haremos con un fertilizante disuelto en el agua de riego con un equilibrio equilibrado (1 – 1 – 1) a la dosis y frecuencia más baja recomendada por el fabricante. Un fertilizante recomendado es el específico para orquídeas.

Otra de las labores dentro de los cuidados de la Miltonia es el aclareo. Debido a que la planta posee numerosos seudo bulbos, se deben de entresacar prácticamente todos los años, siendo la mejor fecha a principios de otoño. Aprovecharemos para cambiarle el sustrato, quitarle las posibles raíces muertas o dañadas… y además podremos conseguir nuevas plantas.

La Miltonia es muy resistente a las plagas y enfermedades, y más cuando está como planta de interior. Una buena ventilación, regularidad en los riegos, luminosidad y temperatura adecuada, trasplante cada uno o dos años… hará que nuestra Miltonia viva muchos años.

Compartir
Artículo anteriorNuevo sistema de secado de frutas
Artículo siguienteParaje Natural la Casella
Floresyplantas.net
Fernando Cuenca Vinculado con el sector de la horticultura y jardinería, ha desarrollado trabajos de dirección de cultivos ornamentales y revistas técnicas del sector. Actualmente es Director Comercial y Consultor de Condelmed, S.L.

No hay comentarios

Dejar respuesta