Consejos para fotografías de flores y plantas – VI

1419
almendros con nieve 1

Fotografía en blanco y negro

Son muchos los que coinciden en que las ‘imágenes en blanco y negro tienen algo de especial‘. Quizás la ausencia de color le quite realismo a la fotografía, pero precisamente este es uno de los objetivos menos ambiciosos de la fotografía. La gente quiere producir unas imágenes sensacionales, evocadoras, enigmáticas, inquietantes… y en ello interviene muy poco el realismo.

Por otra parte, con una fotografía en blanco y negro se puede lograr una representación gráfica más pura y simple. Podemos decir que el color está bien, pero la técnica monocroma es sinónimo de una extraordinaria claridad.

De entrada, aunque la mayoría de máquinas fotográficas digitales tengan la opción en la propia máquina de fotografiar en blanco y negro, es preferible fotografiar siempre en color y procesar la imagen posteriormente en el ordenador.

Las técnicas de procesado de las imágenes en el ordenador pueden ser varias dependiendo del programa elegido. En este campo, Photoshop es uno de los mejores, dando la posibilidad de llegar al monocromo mediante diferentes caminos con resultados aparentemente iguales… pero muy distintos cuando se analizan detenidamente.

Si pretendemos obtener fotografías en blanco y negro, de entrada ya deberíamos plantearnos el ejercicio de ‘ver en monocromo‘, intentando adivinar como quedará esa instantánea sin su color natural. Esto nos permitirá dedicarle algo menos de tiempo en su edición e ir más directos hacia el objetivo perseguido.

En este tipo de fotografías, la iluminación y la composición son fundamentales, aunque las líneas, texturas, profundidad de campo… e incluso los pequeños detalles juegan en ocasiones aspectos decisivos.

En definitiva, os animamos a trabajar también en blanco y negro con las flores y las plantas ya que dan un juego espectacular con sus complejas tonalidades de color, sus formas en troncos y ramas, su ‘arquitectura’ floral y en sus nerviaciones, etc. Seguro que cuando extraemos el valor estético de las líneas y formas… se detectan imágenes abstractas por todas partes.

Pero también os aconsejamos que podemos tomar la decisión de trabajar el blanco y negro con algunas fotos que en principio estaban pensadas en color y no resultan tan atractivas como esperábamos. En algunos casos, pasarlas a monocromo es la única forma de salvarlas y además, con más éxito.

No hay comentarios

Dejar respuesta