Ritos y magia del Muérdago

0
1903
arboles muerdago
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Cuentan las leyendas los poderes mágicos del Muérdago como una planta que ni es del cielo ni de la tierra, ya que sus raíces no tocan nunca el suelo (por ser una planta parásita que vive en las ramas de los árboles), pero tampoco se mantiene por sí mismo en el aire.

El Muérdago, cuyo nombre científico en el Viscum album, es una planta semiparásita de tallos articulados y siempre verdes que pertenece a la familia de las (Lorantáceas). Este, junto con el Acebo, la Poinsettia y los abetos, forman un grupo de plantas muy populares en Navidad (también se puede incluir en este grupo al musgo).

De todos es conocido que en invierno, escasea la comida para los animales en estado salvaje y que estos la puedan encontrar es de agradecer. El muérdago, al igual que el Acebo, son plantas que proporcionan alimento a muchos pájaros en estas épocas tan duras. En este caso, sus bayas no son comestibles por las personas y maduran a finales de otoño. Sin embargo, si lo son para los pájaros, aspecto fundamental para su dispersión vegetativa. Cada baya contiene semillas que tras su digestión y cuando los pájaros defecan durante el vuelo, caen unidas por un pequeño filamento a modo de ‘rosario’. Esta peculiaridad le permite quedar enganchadas fácilmente como ‘hilos con semillas’ sobre las ramas y así, enraizar sobre ellas como planta parásita.

Volviendo a los ritos y magia del Muérdago, ya se comienza con su corte. Actualmente se puede comprar ya cortada en mercadillos navideños, pero en la antigüedad, el rito de cortar el Muérdago era respetuoso y complejo. El Muérdago más valioso era el que crecía en los robles. La tradición decía que había que pedir permiso a la planta antes de cortarla y que, quien no lo hiciera con la debida reverencia, sufriría todo tipo de males. Además, era obligado hacerlo cuando la luna tenía seis días, de un solo corte y evitando que cayera al suelo.

En España, el Muérdago se comercializa en ramitas con sus frutos en pequeñas bolsas durante el mes de diciembre, principalmente como símbolo de la buena suerte. La tradición dice que siempre se debe de regalar cerca de la festividad de Navidad. De hecho, el día 13 de diciembre, día de Santa Lucía, se quema el Muérdago que se ha tenido durante todo el año detrás de la puerta de casa y con ello se eliminan los males acumulados y retenidos por esta planta durante todo el año. En nuevo Muérdago que ocupa ahora su lugar, será el encargado de protegernos durante todo el año siguiente.

Otra tradición popular dice que aquella mujer que recibe un beso bajo el muérdago en Nochebuena encontrará el amor que busca o conservará el que ya tiene. Normalmente, si una pareja pasa por debajo de una puerta con muérdago, deben besarse si quieren que les proteja la buena suerte.

Retrocediendo al siglo XIX, en Inglaterra y Francia, los mendigos pedían dinero durante las Pascuas con ramas de muérdago en la mano, de ahí que esta planta haya adquirido su connotación navideña.

Aparte de sus utilidades decorativas y ‘sus poderes’ asociados a la superstición navideña, también se le atribuyen ciertas propiedades medicinales de tipo antiespasmódicas y tranquilizantes, por eso se ha considerado muy útil contra la epilepsia, los vértigos y las convulsiones. Pero como con otras muchas plantas… puede ser tóxico en grandes cantidades por lo que se deben de extremar sus usos sin los conocimientos adecuados.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir
Artículo anteriorFrutas directas del jardín
Artículo siguienteÁrboles de navidad con personalidad
Fernando Cuenca Vinculado con el sector de la horticultura y jardinería, ha desarrollado trabajos de dirección de cultivos ornamentales y revistas técnicas del sector. Actualmente es Director Comercial y Consultor de Condelmed, S.L.

No hay comentarios

Dejar respuesta