Tipos de podas en el rosal (I)

0
1939
poda de rosales
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Poda en rosales arbustivos y de copa

Por lo general, la poda durante el reposo vegetativo del rosal se realiza en zonas geográficas como España desde finales de diciembre a mediados de febrero. La intensidad de esta poda dependerá de los propósitos que se persigan: si la poda es enérgica el número de flores es más limitado pero de mejor calidad… y si por el contrario es más ‘suave’, el número será mayor pero de menor tamaño. Paralelamente, se trabajará esta poda para dar a la planta de rosal una forma ornamental más adecuada a nuestros propósitos.

Básicamente se pueden realizarse varios tipos de poda dependiendo de la modalidad de rosal de que se trate. Los hay arbustivos de tallo bajo, de copa o llorones, trepadores y sarmentosos. Por lo tanto, la poda de formación varía según el tipo de rosal y el fin ornamental que se persiga.

Poda en rosales arbustivos

En el caso de los de los rosales de tipo arbustivos. Ya sean de porte arbustivos bajo o de tallo alto, se podan muy poco durante el primer o segundo año, con objeto de observar y tutelar su desarrollo, ala vez de permitir el afianzamiento del rosal en el terreno.

Como norma general, durante estos dos primeros años se deben dejar sólo tres o cuatro ramas formando el esqueleto estructural del rosal, únicamente podando durante el primer año aquellas ramas muy ahiladas, eliminando algo del follaje central si es muy denso, así como las flores ya pasadas; éstas deberán retirarse a lo largo de toda la floración junto con la denominada poda en verde.

Debemos de tener en cuenta que este tipo de rosal, sus flores sólo nacen de los tallos que se hayan producido en el año. Y con respecto a los tallos que broten por debajo del punto injertado deben ser eliminados ya que restan fuerza al rosal y además son de la variedad del porta injertos y no de la variedad comercial que deseamos disfrutar.

Poda en rosales de copa

La poda en los rosales de copa tiene como objetivo el de mantener su ‘forma de arbolito’ con copa redondeada. Los tres primeros años se mantendrá una poda muy corta dejando solamente dos brotes como base estructural, aumentando uno más cada año siguiente. También se deben de eliminar aquellas ramas que desequilibren la copa estéticamente.

Como en los rosales arbustivos, emiten tallos en la base y tronco que corresponden al porta injertos y que deben ser eliminados nada más asomen las yemas.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir
Artículo anteriorLa Fiesta de los Patios de Córdoba
Artículo siguienteEl Cyclamen mini y sus cuidados
Fernando Cuenca Vinculado con el sector de la horticultura y jardinería, ha desarrollado trabajos de dirección de cultivos ornamentales y revistas técnicas del sector. Actualmente es Director Comercial y Consultor de Condelmed, S.L.

No hay comentarios

Dejar respuesta