Tuberías de colores para el riego en jardinería

1872
tuberias de riego violeta

Existen varios sistemas de riego en jardinería, en realidad tantos como existen en la agricultura profesional pero adaptados para que su uso sea lo más sencillo posible. Un ejemplo de estos sistemas son el riego con aspersores, riego con microaspersores, riego por goteo, riego subterráneo (también llamado riego enterrado), riego con difusores integrados, riego mediante cintas de exudación… los tradicionales riego con manguera y riego con regadera, y si tenemos huerto los riegos en surcos y riego a manta (también llamado riego por inundación). Sin olvidar las macetas y jardineras de autorriego, conocidas más popularmente como hidrojardineras.

Indistintamente del sistema empleado, el objetivo perseguido es el asegurarnos que el jardín reciba la cantidad de agua que necesita en el tiempo y la frecuencia justa.

Pero un aspecto que nos llama la atención es ver las tuberías de colores para el riego en jardinería ya que las hay principalmente de color negro, marrones y violetas, además en más raras ocasiones verdes y blancas. ¿Es una cuestión de modas, caprichos… o tienen un significado lógico?. La respuesta es que utilizadas adecuadamente, obedecen a un uso reglamentado.

El uso de tuberías de riego de color negro en jardinería es el más popular y viene directamente del uso directo de la agricultura. Su función es como en todos los casos canalizar el agua e indica que ‘el agua que pasa por su interior no es potable’ y que además no se encuentra identificada (si en origen lo es o no).

El uso de tuberías de riego de color marrón en jardinería es igual que en el caso anterior, pero con la finalidad de integrar estéticamente estas tuberías en el jardín. En ambos caso, el agua nunca es potable ya que los materiales empleados en su fabricación no garantizan la calidad del agua para consumo humano.

Por último, el uso de tuberías de riego de color violeta en jardinería, además del mismo cometido y funcionalidad que en los casos anteriores, indica que el agua que pasa por su interior son ‘aguas regeneradas’. Este agua es procedente de depuradoras que vuelve a ser perfectamente válida para su uso en jardinería pero que por precaución sanitaria, no es recomendable para el consumo humano.

No hay comentarios

Dejar respuesta