Cultivo de Anthyllis cytisoides o Albaida

0
1195
flores de anthyllis cytisoides

El cultivo de Anthyllis cytisoides o Albaida es relativamente sencillo. Este parte de semilla, por lo tanto, lo primero será recolectarla.

La floración de la Anthyllis cytisoides o Albaida se produce entre los meses de abril a mayo y su maduración, durante julio y agosto. La fructificación suele ser abundante y homogénea para cada localización. Estos frutos son una pequeña legumbre indehiscente y monosperma, con ciertas manchas rojas longitudinales. Sus semillas son de color amarillo-verdoso y tienen forma arriñonada.

La recolección es relativamente sencilla y se hace mediante el método de ordeño. Seguidamente procederemos a la limpieza de la semilla mediante trillado y aventado.

Si deseamos comprar la semilla, esta se suministra como legumbre con la semilla en el interior (un gramo posee de 300 a 400 semillas). El almacenamiento puede ser bastante prolongado, en condiciones de sequedad y frío, aunque también admite almacenamientos al exterior.

La dificultad de la siembra de Anthyllis cytisoides o Albaida radica en el proceso de separación del fruto y la semilla, ya que los frutos presentan indehiscencia. Por ello es conveniente el empleo de tratamientos pre germinativos.

Es también importante conocer las condiciones que requiere la conservación de las semillas. Esta no debe superar el 8% de humedad y su almacenamiento debe darse en condiciones herméticas, a una temperatura de 4/5ºC. Así, pueden prolongar su viabilidad hasta unos 3 años.

En cuanto a los tratamientos pre germinativos recomendados para la Anthyllis cytisoides o Albaida son:

  • Escarificado químico en ácido sulfúrico comercial durante 1 hora (con abundante lavado posterior), se eleva la potencia germinativa hasta el 80% y se mejora la simultaneidad de la nascencia.
  • Escarificación mecánica (G=58,4%) y eliminacion de la cubierta externa da los mejores resultados de germinación (G=80,8%).
  • Puede sembrarse con la legumbre y germina a los 15-20 días, sin necesidad de tratamiento pre germinativo.

Su germinación es epígea, saliendo plántulas delicadas de 1 a 3 centímetros con dos cotiledones verdes elipsoidales de 2 a 4 milímetros de largo, con hojas primordiales simples, semejantes a las adultas.

En algunos viveros en vez de semilleros, realizan su siembra directa en envase (alvéolos) de unos 200 centímetros cúbicos.

Si optamos por la siembra directa, es recomendable utilizar alvéolos forestales de más de 15 cm de profundidad. El sustrato debe de ser más bien arenoso con buen drenaje.

En cada alveolo sembraremos de 4 a 6 semillas, regaremos y en condiciones favorables germinará a los 15-20 días. Cuando las plántulas alcancen los 5 u 8 centímetros, las ubicaremos a pleno sol para que crezcan robustas.

Para su implantación en el jardín buscaremos los lugares más soleados y arenosos, como por ejemplo las rocallas. Si es en el campo, convendría utilizar tubos protectores o cualquier otro sistema que proteja a las plantas de la fauna silvestre.

No hay comentarios

Dejar respuesta