Cómo detectar un consumo excesivo de cannabis o marihuana

743
Consumo de cannabis

Son muchas las consultas que nos llegan a Floresyplantas.net sobre las técnicas más idóneas para el cultivo de la marihuana, sobre cómo potenciar sus principios activos, los mejores tipos de sustrato para la germinación de semillas,… Sin embargo, nos llaman la atención otras consultas acerca del uso responsable del cannabis, solicitando información para poder detectar un consumo abusivo y cómo evitar la adicción a la marihuana.

Para aportar información cualificada al respecto, hemos contactado con un Centro para el tratamiento personalizado de las adicciones de Alicante (España). En este artículo vamos a intentar informaros acerca de las diferentes dudas que nos planteáis.

Consumo excesivo de cannabis

Principales usos del cannabis en España.

Debemos partir de que el cultivo de la marihuana en España es legal. Por un lado, está el realizado por empresas legales con destino al mundo farmacológico o, por ejemplo, el destinado al sector de la papelería (se utiliza su celulosa para la fabricación de billetes). Por otro lado, tenemos el cultivo de marihuana para autoconsumo, siempre dentro de los límites legales. Recordemos que las empresas de ventas de insumos para su cultivo a nivel particular son legales.

Legalidad, a un lado, lamentablemente también es sabido por todos que existe un mercado negro como en otras drogas.

Centrándonos en el uso legal, aunque el consumo de marihuana se realiza con fines lúdicos o recreativos, cabe la posibilidad de que se presenten efectos adversos asociados a consumos elevados. Efectos tales como alteración en la percepción (vista, oído, tacto), cambios importantes del humor o del estado de ánimo, o dificultades con el pensamiento, atención, memoria y resolución de problemas, entre otros.

¿Cuándo sabemos que el consumo de cannabis se está convirtiendo en un problema?

Conviene señalar que el consumo en cantidades continuadas y elevadas puede favorecer la aparición de problemas cardíacos, pulmonares, de desarrollo fetal cuando se consume durante el embarazo, o de desarrollo cerebral cuando se consume en etapas tempranas de la adolescencia o infancia. Además, se ha observado que el uso de marihuana, de forma diaria o casi a diario y en dosis altas, puede dar lugar a pensamientos o sentimientos desagradables de ansiedad y paranoia, y aumenta la probabilidad de sufrir depresiones y la aparición de psicosis.

En cualquier caso, existen diferentes indicadores que nos pueden ayudar a identificar situaciones en las que el consumo de cannabis se ha convertido en un problema.

Consumo de marihuana

Síntomas físicos y psicológicos en el consumo de cannabis excesivo.

Para empezar, conviene advertir cuando se necesita más para conseguir lo mismo. Es el proceso conocido como tolerancia, y supone la primera señal de aviso de que el consumo está superando umbrales de peligro. Derivado de esto, también es una señal de alarma cuando la persona siente alguna vez la necesidad de disminuir su consumo.

Otro indicador es cuando se pierde el control, o cuando no se puede detener el consumo una vez se empieza.

La aparición de malestar cuando no se consume es otro de los indicios importantes. Este puede tratarse tanto de reacciones físicas (dolor de cabeza, mareos, náuseas…), como psicológicas (irritabilidad, agresividad, reacciones bruscas, ansiedad…). En la misma línea, no se puede ignorar cuando se presenta preocupación por disponer de la sustancia, o incluso reacciones agresivas cuando no se consigue.

Por otra parte, persistir en el consumo a pesar de reconocer los problemas o las consecuencias, o incluso cuando se consume para mitigar los efectos negativos de un consumo anterior, son también señales de que el cannabis está causando problemas que conviene atender.

Síntomas de un alto consumo de cannabis a nivel social.

La evidencia de que el consumo de cannabis se está convirtiendo en un problema se puede detectar también a nivel social, como por ejemplo, abandono de actividades gratificantes de la persona (deporte, ocio, relacionarse con otras personas), abandono del grupo de amigos no consumidores (o nuevas amistades que sí consumen), o desinterés por actividades que no tengan relación directa con el consumo.

La disminución brusca o acusada del rendimiento escolar o laboral es otro de los factores que nos pueden estar advirtiendo de la presencia de problemas asociados al consumo de esta sustancia.

Consumo de marihuana

¿Qué podemos hacer cuando nos encontramos con problemas de adicción al cannabis?

Lo más importante frente a la adicción al cannabis es ser capaces de reconocer estos indicadores y aceptar que, en un grado u otro, nos encontramos en una dinámica que nos puede conducir a mayores consumos, mayor aislamiento y mayores dificultades. Si no somos conscientes de la presencia de problemas, nunca vamos a hacer nada para salir de ellos.

Contar con apoyo de nuestro entorno social y familiar es esencial, puesto que los problemas con el cannabis pueden implicar dificultades considerables a las que puede resultar complicado hacer frente solos.

Es importante, en cualquier caso, no abandonar en la medida de lo posible, o recuperar las actividades agradables, de ocio, deporte y de tipo social. Todas ellas suponen un muro de contención esencial para evitar complicaciones por el aislamiento y la falta de motivación.

En la medida de lo posible, conviene disminuir el consumo de cannabis si se advierten problemas como los que hemos reseñado. Persistir en su uso o abuso siempre conllevará un empeoramiento de la situación.

En cualquier caso, solicitar ayuda o asesoramiento de profesionales especializados en el tratamiento de las adicciones es una opción principal para poder contar con la ayuda de expertos en la materia que sabrán entender nuestra situación y ayudarnos en nuestras necesidades.

Imágenes propiedad de Depositphotos

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí