Anthyllis cytisoides o Albaida

0
1859
planta anthyllis cytisoides
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Si bien se trata de una especie silvestre, la Anthyllis cytisoides o Albaida, también conocida como Mata blanca, es una planta arbustiva que posee grandes posibilidades ornamentales, concretamente en jardinería y paisajismo.

La Anthyllis cytisoides o Albaida pertenece a la familia de las Leguminosae y su habita es España se sitúa por toda la Región Mediterránea occidental y su influencia climatológica, incluidas las Islas Baleares. También está presente en el noroeste de África.

Se trata de una planta de mata leñosa que puede alcanzar una altura de hasta el metro y medio en estado adulto, aunque lo habitual es encontrarlas alrededor de 90 ó 100 centímetros.

Sus leñosas ramas son erectas y están cubiertas totalmente por abundantes pelos blanquecinos o grisáceos, muy finos y apretados que adquieren un color blanco-tomentoso.

Las hojas inferiores son unifoliadas, con pecíolo corto y linear-lanceoladas, mientras que las superiores son trifoliadas, sin pecíolo sobre el tallo, con foliolo terminal mucho más largo que los laterales y de forma lanceolado-elíptico.

Florece durante los meses de abril y mayo mediante inflorescencia en forma de espiga con flores agrupadas en 2 ó 3 unidades, insertas en las axilas de las brácteas. Su cáliz es tubuloso, pubescente y la corola de color amarillo.

Las flores fecundadas producen una pequeña legumbre indehiscente y monosperma, con ciertas manchas rojas longitudinales. Sus semillas maduran de julio a agosto, son de color amarillo a verdoso y tienen forma arriñonada.

En su hábitat natural la Anthyllis cytisoides, podemos encontrarla en colinas áridas, secas y pedregosas, con suelos ricos en cal aunque se desarrolla sobre cualquier tipo de sustrato. Suele formar estructuras vegetales estables, formando parte de comunidades de tipo esclerófilo o xerófilo, dependiendo de su localización.

Necesita de un clima cálido y no tolera bien las heladas. Aun así, es capaz tanto de germinar como de rebrotar después de los incendios.

De forma silvestre, junto con el romero y el esparto constituye una buena defensa del suelo contra la erosión. Además, gracias a su capacidad para acumular materia orgánica, ayuda a aumentar el contenido de la misma en el suelo dónde se encuentre.

En jardinería y paisajismo, la Anthyllis cytisoides o Albaida, es muy valorada tanto por su follaje como por sus flores, siendo ideal para crear manchas de color arbustivas que florecerán en primavera, bien como especie única o combinada con otras especies como Limonium insigne, Phlomis purpurea, Crithmum maritimum, etc.

Los lugares más adecuados para su ubicación en este contexto son en isletas, rotondas y medianas de carreteras. Está demostrado que su uso en este último caso, por el color amarillo de su floración, contribuye a reducir los despistes de los conductores.

También es importante saber que la Anthyllis cytisoides o Albaida, es una planta melífera. De hecho, en el sureste español, sobre todo en Almería, se obtienen a partir de ella, mieles monoflorales, de consistencia ligera, considerada de primera calidad después de la de Azahar y Romero.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir
Artículo anteriorCeltis australis o Almez
Artículo siguienteFiltro para grandes estanques
Fernando Cuenca Vinculado con el sector de la horticultura y jardinería, ha desarrollado trabajos de dirección de cultivos ornamentales y revistas técnicas del sector. Actualmente es Director Comercial y Consultor de Condelmed, S.L.

No hay comentarios

Dejar respuesta