Multiplicación de las rosas

411
Multiplicación de las rosas

Todo apasionado por las rosas desea tener una amplia colección de todas y cada una de las especies; Rosales antiguos, Híbrido de Té, Polyantha, Paisajísticos, etc.

Podemos comprar todo tipo de rosales para nuestro jardín en los centros de jardinería o quizás podemos hacer lo que más estimula al apasionado, multiplicar por nosotros mismos e intercambiar especies con otros coleccionistas.

Hay distintas técnicas de multiplicación que vamos a ir viendo una a una a lo largo de estos artículos.

Multiplicación de las rosas por esquejes

Es una de las propagaciones vegetativas. Consiste en la obtención de un nuevo ejemplar a partir de una rama de la planta madre.

Dependiendo de la época en que se haga la reproducción, se denominará de “madera tierna” si es entre los meses de primavera o de “madera dura” si se realizan en el otoño. En ambos casos el procedimiento es muy similar:

    1. Seleccionar un tallo robusto, sano y no florido.
    2. Cortaremos unos 20 centímetros de tallo, haciendo un corte oblicuo en la parte superior de forma que evitemos el encharcamiento de agua en caso de lluvias, el agua correrá por el corte.
    3. Se retiran todas las hojas del tallo excepto las dos finales, evitando dañar las yemas.
    4. Colocaremos en un contenedor adecuado una base de arcilla porosa o guijarros para el drenaje, una tierra especial para enraizamiento que podemos adquirir en nuestro centro de jardinería o podemos hacer nosotros la mezcla con una porción en partes iguales de arena, turba y tierra de buena calidad.
    5. Tras humedecer el tallo en agua o en agua mezclada con una solución de hormona de enraizamiento, se entierra en nuestro contenedor a pocos centímetros de profundidad y regaremos cuidadosamente.

Multiplicación por de las rosas esquejes

Este método que podríamos denominar “estándar” tiene algunas variaciones que también me gustaría comentar:

  • Colocar canela en polvo en el orificio que hagamos para enterrar el esqueje en el contenedor. Es un método que nos enseñó nuestra amiga Sol Barroso del grupo de Facebook PASION POR LAS ROSAS y que ha dado muy buenos resultados.
  • Colocar una bolsa de plástico sobre el contenedor una vez sembrado y regado el esqueje para mantener la humedad.
  • Colocar el esqueje en una patata, perforando esta con el mismo tallo. La patata se entierra junto al esqueje y le servirá de catalizador de enraizamiento.

Una vez realizada la operación con cualquiera de sus vertientes o siguiendo el método que hemos denominado “estándar” en un mes y medio podremos ver los primeros brotes y el esqueje enraizado podrá ser trasladado a una maceta llena de turba húmeda.

Podemos fracasar en caso de darse una infección o falta de humedad. Por ello debemos trabajar con ambientes limpios y resulta útil también el uso de fungicidas durante algunas semanas.

Las rosas obtenidas a partir de esta forma de reproducción serán idénticas a la planta madre.

Multiplicación de las rosas por acodo aéreo o terrestre

Este método consiste en la reproducción por enraizamiento de una parte del rosal ya sea en la tierra o a distancia de ella.

Por acodo terrestre

Necesitaremos una rama larga y flexible para realizar este tipo de reproducción, por ello no es posible realizarlo en todas las especies de rosales.

Escogeremos una rama robusta y sana y la enterraremos en una porción de tierra. Hemos de procurar que haya una o dos yemas bajo la tierra para favorecer el enraizamiento.

Para que la rama no se salga de la tierra nos podemos ayudar de una estaca o una barrita de hierro. No podemos dejar así mismo que la zona donde se produzca el entierro de la rama pierda consistencia por lo que la hemos de mantener húmeda.

Multiplicación por de las rosas esquejes

El acodo lo realizaremos en primavera, cuando la planta está con mayor vigor y si todo ocurre con normalidad obtendremos raíces en el otoño siguiente, momento en el cual separaremos el acodo de la planta madre.

En ese momento, podremos trasplantar el acodo, unido a la porción de tierra donde ha enraizado a una nueva ubicación.

Por acodo aéreo

Al igual que el acodo terrestre, realizaremos este método de reproducción en la primavera. Es ideal para rosales que no dispongan de ramas flexibles y largas, realizándolo en porciones de ramas colocadas a bastante distancia del suelo.

También en este método podemos realizar dos formas diferentes dependiendo del porta-acodos que utilicemos, una bolsita de plástico negro o un recipiente de polietileno que acogerán la rama que enraizará.

Escogeremos una rama robusta, sana y a ser posible del mismo año. Una vez decidamos cual será nuestra rama, se le practicará una incisión justo por debajo de una yema y se puede impregnar con solución para enraizamiento.

A continuación, colocaremos la bolsa de plástico negro alrededor de la parte de la rama con la incisión y cerraremos mediante una gomita o una cuerda la parte inferior de la bolsa y la llenaremos con una tierra ligera, mezclada con musgo o turba. Una vez llena la bolsa y siempre dejando dentro la zona que queremos acodar, cerraremos la parte superior de la misma forma, no sin antes haber humedecido la tierra con agua.

Transcurridos unos dos meses y siempre que veamos que la rama está comenzando a brotar, podemos retirar la bolsa y proceder a cortar la rama por debajo de las nuevas raíces. Este tallo lo podemos trasplantar directamente a una maceta con tierra húmeda.

El procedimiento es el mismo si en lugar de bolsa de plástico utilizamos una botella de plástico transparente cortada por la parte superior y por la parte lateral para encajar la rama. En este caso podremos ver la producción de raíces a través de la botella.

Multiplicación por de las rosas esquejes

En ambos casos, conseguiremos un rosal idéntico genéticamente a la planta madre.

En el próximo artículo veremos como podemos crear nuestra propia rosa a partir de las que tenemos en nuestro jardín.

Carlos Rivero Ramos: Pasión por las rosas

Carlos Rivero Ramos

Autor del artículo: Carlos Rivero Ramos, al margen de su actividad profesional tiene entre sus pasiones las de viajar, escribir,… pero destaca la de su pasión por el mundo de las rosas.

Carlos encuentra en la floricultura y en especial en el cultivo de las rosas un amplio abanico de posibilidades a todos los niveles. Es un alivio al estrés y saca el poeta que hay en él, además de incitarle a coleccionarlas de forma casi compulsiva. Destaca su colección de diferentes especies de rosas y el que varias de ellas han sido premiadas en el Concurso Nacional de las Rosas en 2018 y 2019.

» Autor: Carlos Rivero
» Canal Facebook: Pasión por las rosas

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí