Albuca spiralis, la suculenta espiral

142
Albuca spiralis

En este momento la Albuca spiralis, es una de las plantas de moda y es que además de ser una suculenta muy fácil de mantener, su forma espiral da un toque muy original llamando la atención donde se encuentre.

Seguro que nada más verla te enamoras de ella, es amor a primera vista. La puedes encontrar en las secciones de cactus y suculentas en los centros de jardinería entre la gama amplia de variedades de las que disponen.

Sí una suculenta, o sea que apenas necesita cuidados y además es bonita y original, tres características que suelen acompañar a este tipo de plantas cada día más presentes en la decoración de nuestras viviendas y jardines.

Albuca spiralis

Su crecimiento es rápido y se cultivan en macetas para disfrutarlas como plantas de interior, pero en climas de inviernos suaves también la podemos lucir en el jardín o en balcón, patio y terraza formando borduras o grupos con otras bulbosas.

¿Cómo es la Albuca spiralis?

Pertenece a la familia de las Asparagaceae donde encontramos el género Albuca que lo forman más de 60 especies de plantas bulbosas caducifolias, originarias de Sudáfrica. Es conocida también como Albuca espiralada.

El bulbo mide unos 5 cm de diámetro. Sus hojas surgen en roseta, son curiosamente retorcidas en espiral de un color verde brillante. Cuando florece en primavera, puede superar el medio metro de altura ya que lo hace con un largo tallo en cuyo extremo aparecen doce flores amarillentas con un aroma similar al de la vainilla.

Albuca spiralis

Cuidados de la Albuca spiralis

Ubicación: A pleno sol o en interior muy bien iluminado.

Temperatura: Puede resistir alguna helada débil, digamos que la temperatura mínima debería ser 5ºC.

Suelo: Debe contener abundante materia orgánica y que drene bien, las suculentas no toleran los encharcamientos. En maceta utilizaremos los sustratos especiales para cactus y suculentas.

Plantación: Conforme va creciendo, más se ondula, por lo que recomendamos espacio. Si está en maceta que esta sea grande para que pueda desarrollarse bien y que no pierda las ondas que podrían amontonarse y dejar de crecer sanas.

Riego: Sin encharcarla, está claro que en primavera y en especial en verano necesitará más riegos. A partir de otoño iremos viendo de mantenerla con algo de humedad.

Abonado: En primavera para favorecer la floración le incorporaremos algún abono líquido para bulbosas o incorporando compost, materia orgánica.

Poda: Solamente retiraremos las flores y las hojas secas.

Propagación: A partir de semillas y también separando los bulbos durante el otoño.

Plagas y enfermedades: Todas las cuculentas son plantas bastante resistentes, por lo que será difícil que le visite alguna. Controlar el riego es lo importante.

>> Los coleccionistas de cactus y suculentas ya tienen una planta más para añadir a su colección: la Albuca spiralis.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí