Azafrán silvestre

218
El azafrán silvestre

Muy poco tiene que ver el azafrán silvestre con el azafrán con el que identificamos esta popular especia comestible, salvo que ambas son bulbosas y de bellas flores.

El azafrán silvestre crece como su nombre invita a adivinar, en el monte y lo podemos encontrar con facilidad por las montañas del prepirineo y los macizos centrales de España. Nativa de Europa, su hábitat natural son las praderas de montaña y claros de bosque, sobre tierras fértiles y húmedas.

Colchicum autumnale

El nombre científico del azafrán silvestre Colchicum autumnale, conocido popularmente en Cataluña como Còlquic, en el País Vasco como Azpegarr y en Galicia como Colquico. Otros nombres populares en español, además del azafrán silvestre mencionado son cólquico, mataperros, crocus de otoño, narciso de otoño, quitameriendas y azafrán bastardo.

Es una planta herbácea perenne y bulbosa que pertenece a la familia Liliaceae. Esta alcanza una altura de entre los 10 a 30 centímetros. Sus hojas tienen aspecto lanceolado terminado en punta, envolventes en su base, miden unos 30 centímetros y son de color verde oscuro.

Flores de azafrán silvestre

Sus flores son de color rosa lila muy similares a las del Crocus sativus (planta del azafrán) si bien tiene seis estambres en vez de tres que tiene la del azafrán. Estas flores son de tamaño medio con un pedúnculo de unos 20 centímetros. Su corola la conforman seis grandes pétalos, anchos, alargados y de color morado. Generalmente se disponen en forma de campana invertida, si bien algunas de ellas pueden llegar a abrirse completamente.

Una vez fecundadas, producen un fruto que lo compone una agrupación de una a tres cápsulas. Sus semillas son muy pequeñas, de 1,8 a 2,2 milímetros de diámetro.

El azafrán silvestre, si las condiciones le son óptimas, entra en letargo a la llegada del invierno y brota en primavera. Si no lo es, su brotación se retrasa hasta el verano.

Variedades de Colchicum autumnale

Hay catalogadas diferentes variedades de Colchicum autumnale. Entre las más populares están la Colchicum autumnale var. Castrovillarense, Colchicum autumnale var. elatius Simonk, Colchicum autumnale var. lucanum Terr, Colchicum autumnale var. transsilvanicum, Colchicum autumnale var. vernale y Colchicum autumnale var. vernum Dumort.

Ya no tanto como variedad, también de referencias por sus formas: Colchicum autumnale forma macropetala Gajic, Colchicum autumnale forma milosi Gajic y Colchicum autumnale forma radei Gajic.

El azafrán silvestre es una planta tóxica

Su nombre, azafrán silvestre, le viene de su parecido con la planta productora de azafrán, pero al contrario de esta, estamos ante una planta tóxica.

Las fuentes consultadas afirman que todas las partes de la planta tienen un alcaloide llamado colchicina. Con la ingestión de menos de 0,5 mg/kg provoca trastornos digestivos (vómitos, diarrea profusa) y dolores abdominales que comienzan a desaparecer a partir del cuarto o quinto día de su ingestión.

El Colchicum autumnale está incluido en la ORDEN SCO/190/2004, de 28 de enero, por la que se establece la lista de plantas cuya venta al público queda prohibida o restringida por razón de su toxicidad.”

El contenido en colchicina de las semillas puede estar entre el 0,3 y el 0,8%; y en las flores sobre el 0,1%.

Pero una sustancia tóxica puede también tener sus beneficios para la salud cuando esta es tratada y suministrada de forma magistral. Así, el bulbo de cólquico ha sido utilizado como tratamiento de las crisis de gota desde el siglo XVII.

Este alcaloide (la colchicina) fue aislada en 1884 y actualmente se extrae industrialmente, principalmente de las semillas de cólquico. Correctamente formulada y suministrada, se le reconoce propiedades antimitóticas y antinflamatorias.

Por todo ello, al ser en sí un veneno, no debe utilizarse sin consejo médico.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí