Bulbos de primavera

2937
Flores de gladiolo

Bajo el grupo de bulbosas se acoge a un importante número de plantas donde tienen cabida diferentes especies de tipo silvestres, comestibles y ornamentales. En él, también se puede establecer dos grupos de bulbosas que se definen en función de su época de plantación en maceta, en jardinera o en el jardín: bulbos de otoño y bulbos de primavera.

En este artículo nos centramos en los llamados bulbos de primavera. Los bulbos de estas especies los podemos encontrar en los centros de jardinería, floristerías, centros comerciales y tiendas especializadas normalmente entre los meses de febrero y abril. Estas fechas pueden ampliarse según factores como son las especies, las variedades… y por supuesto la climatología de la zona donde van a ser plantados.

Recordemos para no incurrir en error, que son llamados bulbos de primavera porque son los apropiados para plantarse sólo durante este periodo de tiempo, aunque su floración se sitúe durante el verano. Como siempre, están las excepciones porque según las especies, momento de su plantación y climatología reinante, algunas las podemos ver en floración desde mediados de primavera hasta mediados de otoño. Y si se cultivan en invernadero para su comercialización como planta en maceta o como flor cortada, las podemos llegar a encontrar incluso en cualquier época del año.

Los denominados bulbos de primavera, ofrecen una gran variedad de géneros, especies, variedades y por lo tanto colores. En su conjunto, permiten tener el jardín con sus flores durante más de medio año. También pueden naturalizarse quedando en el jardín de forma permanente.

Especies de bulbos de primavera

A continuación, os ofrecemos una relación de las especies más populares dentro del grupo de bulbos de primavera, teniendo en cuenta que están referidas al hemisferio norte:

  • Agapanthus africanus.- Con siembra de febrero a junio y floración de julio a noviembre.
  • Amaryllis belladona.- Con siembra de marzo a julio y floración de octubre a enero.
  • Begonia elatior.- Con siembra de febrero a junio y floración de julio a octubre.
  • Calla.- Con siembra de febrero a abril y floración de julio a octubre.
  • Canna.- Con siembra de marzo a abril y floración de julio a octubre.
  • Cyclamen persicum.- Con siembra de abril a mayo y floración de septiembre a febrero.
  • Convallaria.- Con siembra de febrero a abril y floración de mayo a junio.
  • Dalia.- con siembra de marzo a abril y floración de julio a noviembre.
  • Dicentra.- Con siembra de febrero a abril y floración de mayo a junio.
  • Gladiolo.- Con siembra de febrero a junio y floración de julio a septiembre.
  • Gloxinia.- Con siembra de febrero a mayo y floración de julio a octubre.
  • Gypsophila paniculata.- Con siembra de octubre a febrero y floración de mayo a agosto.
  • Hemerocallis.- Con siembra de febrero a abril y floración de junio a agosto.
  • Incarvillea.- Con siembra de febrero a abril y floración de junio a julio.
  • Iris germanica.- Con siembra de febrero a julio y floración de julio a agosto.
  • Liatris.- Con siembra de febrero a abril y floración de julio a agosto.
  • Lilium.- Con siembra de febrero a junio y floración de junio a agosto.
  • Mirabilis jalapa.- Con siembra de enero a marzo y floración de abril a julio.
  • Montbetria.- Con siembra de febrero a abril y floración de junio a agosto.
  • Nardo.- Con siembra de febrero a abril y floración de mayo a octubre.
  • Peonía.- Con siembra de febrero a abril y floración de julio a noviembre.
  • Phlox.- Con siembra de febrero a abril y floración de julio a noviembre.
  • Rosa de Jericó (Su cultivo se realiza en agua)
  • Sparaxis.- Con siembra de enero a marzo y floración de abril a junio.
  • Tigridia.- Con siembra de abril a junio y floración de julio a agosto.

Flores de Zantedeschia

Cómo plantar los bulbos de primavera

A la hora de plantar los bulbos de primavera debemos saber que son bastante sensibles al frío, por supuesto mucho más que los bulbos de otoño. Partiendo de ello iniciaremos su plantación cuando intuyamos que ya no hay riesgo de heladas invernales.

Como referencia, la temperatura ideal para iniciar su plantación puede estar a partir de los 13ºC. Si las temperaturas son más bajas podemos correr el riesgo de que los bulbos no inicien su brotación y se pudran.

También que salvo algunas excepciones como por ejemplo las Begonias tuberosas y los Ranúnculos, son plantas que no requieren mucha luz por lo que su exposición debe ser semisoleada.

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de su plantación es que hay especies como la Dahlia que puede ser plantada junto con otros tipos de plantas para crear bellos macizos de flor.

Por lo tanto, buscaremos para su plantación en el jardín un emplazamiento soleado con tierra rica y fresca. Si esta es excesivamente árida la podemos mejorar aportando una enmienda orgánica o un sustrato universal en una proporción del 15 al 30% hasta conseguir un sustrato más esponjoso y rico en materia orgánica. Si es muy arcilloso, a la vez podemos incorporarle arena de sílice o perlita en la cantidad que consideremos oportuno.

Si vamos a plantar los bulbos en macetas o jardineras, un sustrato universal o sustrato de plantación, pueden ser muy apropiados.

Para su plantación tendremos muy en cuenta la especie a plantar. Asociada a ella irá tanto la profundidad como la distancia de plantación de los bulbos. En cuanto a la profundidad, una buena referencia es el doble del tamaño del bulbo.

Para macetas y jardineras, el método es aportar una base de sustrato dejando una altura hasta la superficie del doble del tamaño del bulbo, se colocan con la zona de brotación hacia arriba y se les cubre de sustrato. Después se le compacta ligeramente y se le da un riego copioso. A partir de ahí se le dan riegos sucesivos intentando mantener el sustrato húmedo, pero no encharcado.

En el caso del jardín, tras mejorarse la tierra se realiza un agujero se deposita el bulbo en posición vertical, se le entierra y se procede a darle el riego copioso. El resto de riegos de forma similar a lo expresado en el punto anterior. Añadir para su plantación que siempre podemos utilizar la herramienta plantadora de bulbos.

¿Cómo escoger los bulbos de primavera?

Para asegurarnos de la calidad de los bulbos de primavera a la hora de su compra debemos tener en cuenta que en realidad estamos ante una inversión ya que no sólo florecen una vez, sino que si cuidamos sus plantas y realizamos unas buenas prácticas de conservación los disfrutaremos año tras año en la misma época. Por lo tanto, es un buen consejo que compremos los de mejor calidad.

Se pueden adquirir los centros de jardinería, floristerías, centros comerciales, en especial los de bricolaje y por supuesto online en portales especializados.

Su calibre debe ser grueso y apropiado a la especie. Es muy importante que su aspecto sea sano, compacto al tacto y sin grietas sospechosas de haber sido provocadas por golpes o mala manipulación.

No tiene que mostrar ni raíces ni yemas ya brotadas, así como síntomas de moho. En el caso de que tenga que pasar varios días hasta su plantación, debemos guardar los bulbos en un lugar seco, fresco, sin que le dé la luz del sol y ventilado.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí