La Peonía (Peonia broteroi)

1249
Paeonia broteroi

La Peonía (Peonia broteroi o Paeonia broteroi), perteneciente a la familia de las Paeoniaceae, es una de las flores más hermosas y tóxicas que podemos encontrar en nuestros campos. Habitante común de matorrales, prados, pastizales y sotobosques de robles y encinas, destaca desde lejos, con sus flores de color púrpura intenso. Planta vivaz, pasa el invierno representada por rizomas subterráneos, brota en primavera y fructifica en verano. Pasado el verano, y cuando los pétalos ya se han marchitado y los frutos han madurado, sigue mostrando su belleza ya que las semillas negras con restos rojizos llaman la atención del caminante.

Sus tallos que alcanzan hasta 70-80 cm de longitud, a menudo están coloreados de rojo. Hojas uni o bipinnatisectas, con 10-30 segmentos, de ovados a oval-lanceolados, verdes y brillantes por el haz, glabros en el envés. Flores de hasta 15-16 cm de diámetro, que están formadas por 5-6 pétalos de color rosa púrpura.

La Peonía también llamada rosa albardera, rosa maldita o rosa de monte, es una planta herbácea perenne, rizomatosa, endémica de la península Ibérica, por lo que sólo podemos encontrarla en nuestra península, y aunque tiene propiedades medicinales, como antiespasmódica, sedante y a veces utilizada contra las hemorroides, su alto contenido en principios activos hace que sea muy tóxica para el hombre, e incluso animales, hasta el punto de que en algunos pueblos llaman a sus flores “matagallinas”, probablemente por alguna experiencia tenida con sus hojas o frutos en algún corral.
Antiguamente la usaban contra convulsiones y epilepsía pero dejó de utilizarse por el peligro que conllevaba. Sus flores y semillas pueden provocar naúseas, cólicos y diárreas.

Existen variedades cultivadas que se utilizan en jardinería, pero las que encontramos en el campo no son aptas para trasplantarlas, ya que muy probablemente no sobrevivan.

No hay comentarios

Dejar respuesta