Bacopa

174
Bacopa de flores rosas

La bacopa es una planta de temporada ideal para ser cultivada como planta tapizante, colgante, en borduras y también como cubresuelos, incluso en macetas de porte más grande de los habituales en este tipo de plantas, gracias a la mejora y selección de nuevas variedades.

En definitiva, la planta de bacopa es una atractiva planta de flor, perfecta para llenar el paisaje con miles de delicadas flores. Además, gracias a su cierto crecimiento con tendencia colgante, resulta muy decorativa con la caída de sus largos tallos y floridos, semejando maravillosas cascadas.

Sutera cordata

La Bacopa es su nombre más común y, por lo tanto, el más comercial, siendo su nombre científico Sutera cordata y pertenece a la familia Scrophulariaceae. Otros nombres populares son: Nevada, Sutera, Ildefonsia o Bramia.

Como género Sutera, cuenta con unas ciento cincuenta especies, todas ellas, plantas anuales y perennes, siendo la mayoría originarias de América y de África.

Entre las principales especies de Sutera spp, las más importantes desde un punto de vista ornamental, se encuentran la Bacopa caroliniana, Bacopa eisenii, Bacopa monnieri y la Bacopa cordata, esta última es concretamente originaria de Sudáfrica.

La bacopa (Sutera cordata) posee una vez plantada un crecimiento rápido y como mata suele alcanzar entre los 10 a 20 centímetros de altura, creciendo sobre todo extendiéndose o colgante según si está plantada en el suelo o en maceteros y jardineras.

Esta planta emite numerosos tallos, largos y delgados que se extienden sobre el suelo o penden si están en altura.

Sus hojas crecen opuestas y más bien pequeñas, de un color verde oscuro con el borde dentado y textura fina.

Le gusta el clima cálido y si es así, aunque su floración álgida se sitúa en primavera, puede estar floreciendo prácticamente todo el año.

Sus flores nacen en las axilas de las hojas, dispuestas sobre un pedúnculo erguido que eleva la flor ligeramente sobre el follaje. Son flores simples con cinco pétalos en diversos colores según la variedad. Los más habituales son el color blanco, rosa, el azul con la posibilidad de tener en el centro un punto de color amarillo.

Una vez fecundadas sus flores por insectos polinizadores, se forma su fruto, una pequeña cápsula de color anaranjado con numerosas semillas en su interior.

Bacopa de flores blancas

Sutera hybrida

Si bien nos centramos en este artículo en la Sutera cordata y bacopa como nombre más comercial, tenemos que incluir en ella a la Sutera hybrida, fruto de hibridaciones y mejoras genéticas realizadas por genetistas y empresas obtentoras de nuevas variedades.

Como Sutera hybrida, esta bacopa se reproduce principalmente por esqueje, con el que se consiguen plantas más resistentes, compactas, vigorosas y de floración más precoz y abundante. También con colores más vistosos ornamentalmente hablando.

Cuidados de la bacopa

En el caso de la especie Sutera cordata, estamos ante una planta bastante resistente, por los que sus cuidados no deben ser bastante pocos para que vegete adecuadamente. Para que así sea, bastará no salirnos de sus necesidades biológicas y para ello hay que conocerla adecuadamente.

Lo primero, una vez adquiramos la bacopa, elegiremos adecuadamente su ubicación y ya sea cultivada en maceta o en el jardín, lo ideal es que esté en semisombra. Lugares con una exposición al sol intenso amarilleará sus hojas, disminuirá su floración y no crecerá bien.

Como hemos avanzado, es una planta de clima cálido o templado, por lo que el frío le afecta negativamente. Temperaturas por debajo de los 5ºC le afectan seriamente. En caso de temperaturas nocturnas por debajo de los 10ºC conviene o bien protegerla o resguardarlas dentro de casa.

El sustrato ideal es uno turboso, fértil y con buen drenaje. En el jardín, si el terreno es muy pesado, arcilloso, conviene mejorarlo añadiéndole arena silícea o de río lavada, además de turba o compost para mejorar su nivel de materia orgánica. La textura debe ser suelta y que evite posibles encharcamientos. En cuanto a su pH, debe ser ligeramente ácido.

En cuanto al riego, un factor a cuidar, debe ser frecuente y en pocas cantidades, teniendo como objetivo mantener el sustrato húmedo, pero no encharcado. Es conveniente evitar que el sustrato se quede seco para que no pierda hojas, ya que la bacopa regula su follaje en función de la humedad del suelo.

Para su abonado, se comenzará a aplicar en el agua de riego (fertirrigación) con el comienzo del buen tiempo (primavera), con un fertilizante para plantas de flor que contenga tanto macro como microlelementos.

La frecuencia puede ser cada dos semanas a la dosis recomendada por el fabricante. El caldo nutritivo (agua más abono), debe echarse directamente al suelo, evitando mojar su follaje para no dañar sus pequeñas y abundantes flores.

Lo ideal es no podar la bacopa, dejándola crecer a su estilo. Solamente recortaremos aquellas ramas que o bien estén dañadas o crezcan fuera en zonas no deseadas.

Bacopa de flores azules

Cultivo de la Sutera cordata y Sutera hybrida

El cultivo de la bacopaSutera cordata, se realiza normalmente en viveros y su multiplicación se realiza mediante semilla o esqueje.

Los viveros abordan el cultivo de la bacopa mediante esquejes, tanto el de la Sutera cordata como el de la Sutera hybrida. Las dos se cultivan exactamente igual. Inicialmente, lo hacían por semilla, pero la mejora genética ha dado paso al cambio de esta tendencia.

En el caso de su cultivo doméstico, se puede multiplicar por semilla haciendo el semillero en primavera o en otoño, o mediante esquejes en estas mismas fechas en las que enraízan con facilidad.

Volviendo al cultivo de bacopa en vivero, se procede mediante la plantación de los esquejes durante el invierno bajo instalaciones con calefacción. Las plántulas les llegan enraizadas en bandejas de alvéolos. Estas se plantan en la maceta definitiva con un sustrato turboso, con buen drenaje ligeramente fertilizado y pH sobre 6,5.

Estos planteles de bacopa proceden de viveros especializados en planta joven, por ejemplo Vivergal, quienes nos han proporcionado las fotografías que documentan este artículo.

Se puede o no pinzar porque es una planta que rebrota fácilmente por sí sola. Si se pinza se favorece una mayor celeridad.

Durante el cultivo se le dan riegos frecuentes y cortos. Por lo general, siempre es en fertirrigación con pequeñas dosis de fertilización.

La densidad de plantación se va modificando durante su cultivo, siendo inicialmente maceta a maceta, para ir espaciándose según necesite más espacio.

El cultivo se puede realizar con las plantas sobre el suelo o mesas de cultivo, así como mediante estructuras que permitan estar suspendidas en el aire porque es una planta de porte colgante.

La venta de la bacopa se efectúa desde principios de primavera a inicio del verano.

Plagas y enfermedades de la Sutera cordata

Respecto a las posibles plagas y enfermedades que se pueden presentar en la bacopa en casa o el jardín, irán en cierta medida ligados a que esta esté mejor o pero cuidada. Por ejemplo, si la abonamos con un fertilizante rico en nitrógeno o nos excedemos con el riego, puede más propensa a ser atacada por enfermedades.

De esta forma, en cuanto a enfermedades, las más propensas son las de sistema radicular y tallo. El Fusarium oxysporum, la Rhizoctonia solani, el Pythium spp., la Phytophthora spp. y la Armillaria mellea son ejemplo de este tipo de enfermedades. Y todas ellas van ligadas a una mala práctica de cultivo.

En cuanto a las plagas de la bacopa, los pulgones a partir de primavera y la araña roja en verano, son los más habituales, tratándose eficazmente con insecticidas sistémicos y acaricidas respectivamente. En los dos casos, el tratamiento es vía foliar procurando mojar perfectamente toda la planta, tanto por el haz como por el envés de sus hojas.

La Sutera cordata en el jardín

La Bacopa, como podemos ver, es una planta de tamaño pequeño en altura, pero que puede extenderse de modo que puede ser utilizada también como tapizante o cubresuelo. Así, puede ser disfrutada como planta colgante cultivada en tarrinas o tapizante en suelos con cierta pendiente. En todos los casos, en su mejor momento de floración proporciona atractivas manchas de color.

En zonas con inviernos fríos y si protección, la bacopa se cultiva como planta anual. Si la zona es de inviernos cálidos, se puede comportar como una planta perenne.

En jardinería es una planta muy apreciada por su rápido crecimiento y floración duradera. Con ella se consiguen borduras de poca altura y muy floridas. No obstante la bacopa también puede cultivarse en solitario, siendo capaz de decorar cualquier rincón con su floración en blanco, rosa o azul.

Para parterres se deben plantar varias plantas, todas ellas del mismo color de flor para potenciar la mancha de color creada. Si el espacio requiere pocas plantas, o es una jardinera donde se disfruta a corta distancia, da muy buenos resultados cuando se combinan varios ejemplares con colores distintos de flor.

Por sus características vegetativas, es adecuada para ser plantada delante de arbustos en zonas de semisombra, así como cultivada debajo de árboles.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí