El mirto

368
Flores de Myrtus communis

El mirto es una planta silvestre con una estrecha relación con la sociedad, tanto que es considerado como un arbusto emblemático de la cultura mediterránea.

Está presente por toda la cuenca mediterránea creciendo de forma natural en ramblas, torrentes, vaguadas, así como zonas y laderas de monte más bien sombrías, compartiendo espacios con especies como por ejemplo el lentisco, encina, carrasca y alcornocal.

Su madera es dura y se utiliza desde en el ámbito de la marquetería hasta hacer carbón vegetal. Como planta es muy apreciada por sus propiedades medicinales derivadas de su contenido en tanino y esencias. Pero, además, forma parte de la gastronomía y cosmética.

Myrtus communis

Murta, mirto o arrayán, son nombres populares referidos al Myrtus communis. Planta perteneciente a la familia Myrtaceae (Mirtáceas) y es originaria de la Europa meridional y el norte de África. En España, en concreto en la península, crece en las maquias de las regiones mediterráneas marítimas hasta una altura de unos 600 metros sobre el nivel del mar, en zonas que se extienden por el sur, suroeste y este peninsular.

Su nombre científico proviene del griego «myrtos» que significa perfume por su condición de planta muy aromática. El común «arrayán«, también hace alusión a la palabra ‘aromático’ pero en este caso, el nombre proviene del árabe ar-Rayhan o Rihan.

El Myrtus communis es un arbusto que en su estado natural crece en zonas asilvestradas que puede alcanzar hasta los 3 metros de altura si bien su altura habitual es de uno a dos metros. Cuando se cultiva en jardinería, al estar más cuidado puede alcanzar los 5 metros.

Tiene tendencia a ramificarse bien. Es de hoja perenne y en sus ramas, de cada nudo, nacen dos hojas opuestas, de color verde oscuro en el haz y algo más claras en el envés. Su aspecto es coriáceo, bastante duras, lustrosas y relucientes, ovalo lanceoladas que al restregarlas desprenden un agradable aroma. Estas poseen un peciolo corto y contienen glándulas oleíferas transparentes.

Flores de Myrtus communis

El arrayán florece a finales de primavera, entre mayo y junio. Por lo tanto, es normal verlas en flor desde mediados de primavera a principios de verano, si bien, se puede dar el caso de verlas en flor puntualmente durante el otoño.

Sus flores son blancas y nacen de las axilas de las hojas con unos pedúnculos más o menos largos. Crecen solitarias y están compuestas de 5 pétalos y sépalos, alcanzan los tres centímetros de diámetro. Son muy fragantes.

Su fructificación comienza sobre el mes de octubre y su fruto es técnicamente una baya de color negro azulado metalizado. Son comestibles y le aportan un atractivo valor ornamental al arbusto.

El tamaño de estas bayas está entre el centímetro y centímetro y medio de diámetro, son redondeadas y contiene entre 2 y 20 semillas.

En cuanto a las semillas, poseen una forma arriñonada, de color amarillento y con un reborde endurecido más brillante. Su tamaño es de unos 3 milímetros. Estas semillas son dispersadas principalmente por lo pájaros tras ingerir sus bayas.

Recolección de la semilla del mirto – Myrtus communis

La recolección de la semilla del Myrtus communis se realiza de forma manual directamente del arbusto durante el otoño e invierno. La técnica empleada se le denomina ‘ordeño manual de semilla’.

La madurez de del fruto del mirto se aprecia visualmente cuando este adquiere un color azul muy oscuro. Hay que tener presente que hay genotipos que pueden producir bayas de color más claro. La experiencia es importante en estos casos para determinar el momento justo de la recolección.

Una vez recogido los frutos, para la extracción de la semilla se procede al despulpado, introduciendo todo (pulpa y semilla) en agua para que por decantación se selecciones las semillas válidas. Las semillas vanas, así como la pulpa flotarán y serán eliminadas.

Seguidamente se procede al secado de la semilla, viendo que el rendimiento en peso se sitúa sobre el 11,5% del total. También, tras la limpieza por este método. Si la calidad de la semilla es adecuada se consigue entre el 95- 99% de pureza y unas 75 semillas por gramo.

Ya limpia y seca se procede a su almacenamiento. Se recomienda hacerlo en cámaras con ambiente seco, sin luz y con una temperatura de 3 a 5 ºC. En estas condiciones, aunque no es lo recomendable, puede mantener un poder germinativo aceptable hasta cuatro años.

Multiplicación del mirto por esqueje

El cultivo del Myrtus communis se puede realizar tanto por esqueje como por semilla. En el primer caso se opta para fijar el genotipo. En realizad se trata de una clonación. Y se hace cuando se quiere asegurar la multiplicación de una variedad determinada ya que existen bastantes. Por ejemplo: Myrtus communis var. adrianii Sennen, Myrtus communis var. alcovertii Barceló, Myrtus communis var. angustifolia L., Myrtus communis var. baetica L., Myrtus communis var. balearicus Sennen, Myrtus communis var. baui (Sennen & Malag.) Sennen, Myrtus communis var. belgica L., Myrtus communis var. bercialis Sennen, Myrtus communis var. camboanus Sennen, Myrtus communis var. campestris Welw, Myrtus communis var. eugeniae Sennen, Myrtus communis var. foucaudii Sennen, Myrtus communis var. gallachi Sennen, Myrtus communis var. gausseni Sennen, Myrtus communis var. gibertii Sennen, Myrtus communis var. grandifolia Sennen, …

En este caso se realiza mediante esquejes semileñosos procedentes de plantas madres correctamente seleccionadas. Para su enraizado se recomienda la utilización de hormonas de enraizamiento tanto para mejorar el tiempo de emisión de raíces como su cantidad.

Si se dispone de instalaciones bien dotadas con control climático (humedad ambiente, calefacción, etc.) se pueden realizar esquejes de brotes tiernos, los cuales enraízan en menos tiempo y además permiten realizarlos durante cualquier época del año si la planta madre también se encuentra bajo invernadero.

Los esquejes tiernos se enraízan en bandejas de alvéolos con un sustrato turboso con pH 6,5 y ligeramente fertilizado, manteniendo humedad ambiente saturada y unos 20 ºC durante todo su proceso de enraizado. Conforme emite sus primeras raicillas, se reduce la humedad relativa hasta que la planta se encuentra aclimatada al clima real.

En unos 60 días, estos esquejes ya enraizados de murta pueden ser trasplantadas a maceta definitiva para proseguir su cultivo.

Si se opta por estaquillado de madera semileñosa, la mejor época para realizarlo es a mediados de primavera y en otoño, antes de que el ambiente sea frío.

Multiplicación del mirto por semilla

Para mejorar la germinación de la semilla del Myrtus communis, es interesante poner la semilla a remojo durante unas 12 horas antes de la siembra.

El mirto es una especie que se propaga muy bien por semilla. Su fecha de siembra recomendada es desde finales de invierno a principios de primavera.

Se puede sembrar a voleo en bandejas semillero o en bandejas de alvéolos, con un sustrato igual o simular al recomendado para el esquejado, si bien, con textura más fina.

Una vez esparcida o situada la semilla sobre el sustrato de siembra, esta se cubrirá para que esté enterrada bajo una capa de unos 3 a 5 milímetros con este mismo sustrato y como opcional, con una fina capa de vermiculita. Seguidamente se procederá a regarse y se mantendrá a temperaturas entre 20-30ºC. hasta su germinación, con el sustrato siempre húmedo.

En estas condiciones de humedad y temperatura, el mirto comenzará a germinar a partir de los 10 o 15 días.

Si la semilla está en buenas condiciones y es de ese mismo año, el porcentaje de germinación será del 80 al 90%. Para semillas más viejas o que se tenga dudas sobre su correcta conservación, se recomienda hacer una pregerminación previa para ajustar la cantidad de semilla a la producción deseada.

Como la semilla de mirto tiene buenos porcentajes de germinación y para evitar el repicado, los viveros optan hacer una siembra directa en bandejas de alveolos forestal. En estos casos, se emplean con alvéolos con una capacidad de 250 o 300 centímetros cúbicos. En el caso de que la semilla sea de segundo año o más, se recomienda el empleo de semilleros.

Semilla de Myrtus communis

Cultivo del mirto – Myrtus communis

Para el cultivo del arrayán se puede abordar desde dos conceptos bastante distinto en función de su mercado. En bandeja de alvéolo forestal o pequeña maceta para su plantación final en trabajos de reforestación, o en macetas de porte medio para el mercado de la jardinería.

En el primer caso, todo el cultivo se realiza en la misma bandeja y puede ser o no pinzada durante su estancia en el vivero.

En el segundo, una vez germinada o enraizado el esqueje, se planta en macetas a partir de 12 centímetros de diámetro. Se pinza varias veces durante su estancia en el vivero para crear plantas de mirto bien brotadas y frondosas. En los dos casos, las plantas de 1 savia ya florecen en condiciones de cultivo.

Para mejorar la velocidad de desarrollo del mirto, hay que tener en cuenta que se trata de un arbusto relativamente termófilo, lo que quiere decir que no soporta temperaturas invernales bajas. Por ello, en zonas de producción de clima con riesgo de heladas invernales, debe cultivarse en invernaderos o estructuras similares.

El desarrollo del cultivo se debe realizar bajo protección solar mediante umbráculos ya que la insolación fuerte y directa le ocasionará daños en las hojas y brotes jívenes.

El mirto en jardinería

Cuidados del mirto en el jardín

Si se utiliza el mirto en jardinería, los resultados ornamentales son muy buenos ya que es una planta muy polivalente: es bella por sus flores y luego por sus frutos. Y cuando no por su follaje.

Los cuidados del Myrtus communis en el jardín son mínimos porque es una planta muy rústica. Aun así, prestaremos un especial a la ubicación, suelo y riego.

La ubicación será en espacios soleados, pero no en exceso, prefiriendo los llamados de mediasombra. En cuanto al tipo de tierra o sustrato, puede vivir bien en aquellos que se encuentran en torno a un pH neutro, por lo tanto, en sustratos ligeramente básicos como ligeramente ácidos.

Si es muy arenoso o impermeable, podemos mejorarlo añadiendo materia orgánica o turba, fibra de coco, arena de ría, etc. según el objetivo perseguido.

Si se riega en exceso o el suelo es poco permeable, el mirto es una especie que tiende a amarillear. Para evitarlo, huir de suelos con poco drenaje que provoque asfixia radicular, hacer riegos periódicos con un fertilizante equilibrado con microelementos.

En cuanto al uso de los mirtos en jardinería se utilizan para crear grupos y setos. Con él también se le puede dar la opción de cultivarlo como bonsái.

Respecto a las posibles plagas de los mirtos, tan solo se les reconoce como tal los pulgones y las cochinillas.

Curiosidades del Myrtus communis

Entre las curiosidades del mirto se encuentran:

  • Como planta tiene propiedades medicinales.
  • Su madera es dura y apreciada por ebanistas y torneros.
  • También se utiliza su madera para hacer carbón vegetal.
  • Toda la planta, incluidas sus flores, es muy olorosa y aromática.
  • Se usaba tradicionalmente para tratamientos de afecciones pulmonares y bronquiales porque contiene un alcohol llamado mirtol, con propiedades balsámicas, antisépticas y sedantes.
  • Hay quien usas sus bayas como condimento y para la elaboración de cosméticos entre los que se encuentra el perfume.
  • Sus ramas se utilizan para la decoración de belenes en Navidad, así como adornar las calles para que a su paso desprenda su característico aroma.
  • En el lenguaje de las plantas se le asocia al amor y a la belleza.
  • Con su destilación se elabora el licor de murta (licor de mirto).

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí