Bandejas forestales

2984
Bandejas forestales

Entre los diferentes recipientes utilizados para el cultivo de plantas se encuentra las bandejas forestales, en concreto la bandeja de alvéolo forestal.

Las bandejas forestales se usan habitualmente en los viveros para producir plantas autóctonas, forestales, arbolado y demás tipos de plantas que requieren de un largo período de tiempo para su cultivo en ellas, además de más volumen de sustrato por alvéolo.

Por ello, los alvéolos son más grandes que los utilizados para semilleros y esquejados, además de contar con un diseño que evita posibles problemas radiculares: sistemas de autorrepicado y antiespiralización radicular.

Bandejas de alveolos forestales

Se utilizan en cultivo durante muchos meses, incluso hasta dos años según la especie y pueden sembrarse directamente, esquejar o concluir su cultivo tras repicarse en ellas.

Las plantas cultivadas en estas bandejas de alvéolos forestales, se comercializan directamente desde ellas, gracias a que estas plantas tienen el tamaño aéreo y radicular adecuado para proseguir su cultivo en el terreno de destino.

Estas bandejas forestales cuentan como decimos, con sistemas técnicos en su diseño (autorrepicado y antiespiralización radicular) que garantizan una raíz proporcionada y orientada, para obtener finalmente una buena respuesta cuando la planta pase al suelo definitivo.

Son más rígidas que las bandejas de alvéolos de semillero y repicado y pueden ser fabricadas en plástico termoconformado, por inyección o de poliestireno expandido, siendo las primeras las más utilizadas.

Catálogo de bandejas forestales

Fabricantes de bandejas de alveolos forestales

Los fabricantes de bandejas de alveolos forestales las fabrican generalmente de plástico termoconformado, en menor cantidad mediante la técnica de inyección y de poliestireno expandido.

Son bandejas de cultivo resistentes que ofrecen una facilidad de manejo y las hacen muy interesantes cuando el número de plantas que hay que manipular es elevado. También son apilables y ligeras, con lo que se consigue un óptimo aprovechamiento de almacenaje.

Estas bandejas de alveolos forestales cuentan con características técnicas especiales, como son los sistemas de autorrepicado y antiespiralización radicular.

En definitiva, los fabricantes de bandejas de alveolos forestales trabajan sus diseños para conseguir entre otros objetivos:

  • Que ocupen poco espacio en el invernadero dentro de la densidad de cultivo esperado.
  • Sean apilables, ligeras y de fácil transporte.
  • Faciliten una buena extracción del cepellón.
  • Que sean elaboradas en material reciclable.
  • Sean reciclables también.
  • Posean una buena resistencia a agresiones químicas (soluciones ácidas o básicas).
  • Contribuyan a una gran capacidad de producción.
  • Favorezcan un buen desarrollo radicular de la planta.
  • Consigan una excelente formación de la raíz.
  • Si son termoconformadas, sean más económicas que las de inyección o poliestireno expandido.

Bandejas forestales con autorrepicado aéreo

El autorrepicado aéreo consiste, mediante una técnica de diseño de la base del alvéolo, favorecer un ‘autopinzado’ de la raíz principal, estimulando de esta manera la emisión de raíces secundarias, responsables de la absorción de agua y nutrientes, y por tanto de garantizar la supervivencia de la planta cuando pasa a suelo.

Para ello, además, es necesario que la bandeja se encuentre suspendida en el aire durante el cultivo.

Sistema de antiespiralización radicular

¿Qué es la espiralización radicular? La respuesta a esta pregunta es que, cuando se cultiva una planta en una maceta o alvéolo de paredes lisas, estas, al alcanzar el fondo y paredes del recipiente, tienden a enrollarse sobre sí mismas.

En el caso de cultivos de plantas forestales, la espiralización radicular debe evitarse en muchos casos y para ello se recurre a diseños antiespiralización radicular.

El sistema de antiespiralización radicular, consiste en, mediante el diseño del alvéolo, crear unos canales verticales sobre las paredes internas del mismo, de forma que dirijan las raíces verticalmente y hacia el fondo, evitando que se enrollen.

Esto es especialmente importante en el caso de árboles o arbustos de gran porte, ya que, con el tiempo, estas vueltas acaban estrangulando la raíz del árbol comprometiendo su estabilidad y su desarrollo.

¿Qué medidas tiene la bandeja forestal?

Las medidas de una bandeja forestal dependen del fabricante, aunque si es cierto que todas las variantes se mueven en una horquilla de tamaños muy ajustada. El motivo es buscar una estandarización para su disposición en el vivero y transporte, normalmente en carrys.

Las dimensiones estándar se sitúan entre los 48,5 a 50 centímetros de largas por unos 30 de ancho. Las medidas de altura ya varían en función del número de alvéolos que contenga. Estas medidas pueden ir de 10 a 20 centímetros aproximadamente.

Al margen de la dimensión de la bandeja, están las dimensiones de sus alvéolos. Estos van en función del número total en cada bandeja y especialmente de la altura de la misma. Estos factores serán principalmente los que marquen la elección de un modelo u otro según la especie a cultivar y el tiempo que necesitará.

En cuanto al número de alveolos forestales por bandeja, suelen estar entre los 40, 30 e incluso 8 alvéolos, dando densidades de producción de 275, 240, … 62 plantas por metro cuadrado. A menor número de alvéolos, menor densidad de cultivo.

Bandejas forestales reutilizables

Gracias a que las bandejas forestales son rígidas, pueden ser reutilizables durante varias campañas. También es cierto que por una parte, al estar sometidas a una exposición de exterior y durante muchos meses, sufre una degradación que en muchos casos se aconseja iniciar cultivos con nuevas bandejas. Por otra, como las plántulas se comercializan en estas mismas bandejas forestales, no suelen devolverse al vivero, sino que se desechan en los puntos de recogida de envases plásticos para su reciclado.

Por lo dicho, el mercado de bandejas forestales segunda mano, aunque es posible, en la práctica no es muy activo. La venta de bandejas forestales usadas suele darse cuando un vivero cierra su actividad o una empresa de restauración del paisaje acumula muchas bandejas en buen estado.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí