Dionaea muscipula

93
Planta de Dionaea muscipula

Si hay una planta carnívora que goza de máxima popularidad es sin duda alguna la Dionaea muscipula. Su efectividad a la hora de cazar es increíble y de hecho si un insecto cae entre “sus garras” rara vez logra escapar.

Su estructura vegetal de captura es como mínimo curiosa: está formada por un área terminal de cada hoja que queda dividida en dos lóbulos, los cuales contienen unos diminutos pelos sensitivos sobre su superficie interna. Cuando una posible presa se posa sobre esta parte interna, principalmente insectos y arácnidos, al hacer contacto con cualquiera de estos pelos activa la trampa y se produce su rápido cierre quedando atrapada en ella.

Venus atrapamoscas

Conocida popularmente como Venus atrapamoscas, su nombre científico es Dionaea muscipula y pertenece a la familia Droseraceae. Otros nombres populares son simplemente dionea, atrapamoscas o diana atrapamoscas. Destacar que el género Dionaea sp. es monotípico de planta carnívora en esta familia Droseraceae, siendo la única especie Dionaea muscipula. Es nativa de los estados de Carolina del Norte y Carolina del Sur, en el sureste de los Estados Unidos.

La Venus atrapamoscas es una pequeña planta formada por una estructura de hojas que son emitidas en forma de roseta en torno a un corto tallo subterráneo de forma de rizoma. El conjunto de la parte aérea de la planta crece a nivel del suelo, alcanzando una altura que rara vez supera los 15 centímetros de altura.

Dionaea muscipula

Sus hojas están divididas en dos regiones claramente diferenciadas. La primera parte es la hoja en sí, un peciolo plano de forma acorazonada con capacidad de fotosíntesis. La segunda es la parte denominada trampa y se encuentra en su fase terminal, estando más desarrollada y dividida en un par de lóbulos abisagrados sobre el nervio central de la hoja. Este follaje tiende a reducirse durante la época más fría del año. También podemos observar que sus hojas se van renovando constantemente, volviéndose oscuras conforme envejecen hasta llegar a secarse.

Su escapo floral crece en forma de racimo emitiendo de 2 a 10 flores de color blanco. No son de un gran atractivo ornamental pero aportan su encanto.

Como planta se documenta que si bien en su uso ornamental puede vivir unos pocos años, en su hábitat puede alcanzar los 25 años de longevidad.

¿Cómo es la trampa de la Venus atrapamoscas?

La trampa de la Dionaea muscipula es una de las más curiosas dentro del mundo de las plantas carnívoras. Esta se encuentra en los extremos de sus hojas formada por dos lóbulos abisagrados sobre el nervio central de la hoja. En su cara superior contiene una pigmentación roja de antocianina y sus bordes segregan mucílago, una sustancia orgánica de textura viscosa, semejante a la goma, que contienen algunos vegetales.

Estos lóbulos muestran un movimiento vegetal rápido, cerrándose de golpe cuando son estimulados por la presa. El mecanismo de captura se activa cuando la presa hace contacto con dos de los tres tricomas en forma de pelo que se encuentran en el haz de cada uno de los lóbulos. Este mecanismo es tan especializado que puede distinguir entre presas vivas y estímulos diversos como por ejemplo unas gotas de agua o un ‘golpe de viento’.

En el perímetro de la trampa están una especie de pelos o cilios que cuando se cierran los dos lóbulos, se entrelazan y evitan que la presa escape. Según el estado de vigor de la planta los lóbulos se cierran con mayor o menor fuerza, manteniendo una serie de singularidades como por ejemplo, si el insecto es muy pequeño este puede escapar, al parecer porque el beneficio que obtendría la planta de ellos sería menor que el coste de digerirlos. Otra singularidad es que si se cierra por accidente (la ha activado un elemento extraño) la trampa se abrirá en más menos 12 horas.

Como adelantamos, la velocidad con que se puede cerrar la trampa va en función del estado de la planta, por lo que esto también nos da una idea del estado de salud de la misma. También hay que tener en cuenta otros factores como por ejemplo la cantidad de humedad ambiente y del sustrato, la luz, el tamaño de la presa, etc.

Dionaea muscipula

¿Cómo hace la digestión la trampa de la Venus atrapamoscas?

Llama poderosamente la atención el saber cómo hace la digestión la trampa de la Venus atrapamoscas… ¡es una planta!

En cuanto la presa estimula la cara interna de la hoja trampa, esta se cierra formando una ‘especie de estómago’ sellando al insecto. A partir de aquí, tras morir el insecto comienza un proceso de putrefacción de su organismo liberando sus jugos. Por otra, la planta comienza a secretar enzimas por las glándulas de los lóbulos que contribuyen al proceso predigestivo.

Los jugos del insecto o arácnido son absorbidos por las paredes internas de la trampa, sirviendo de complemento nutricional al que consigue mediante sus raíces. Recordemos que la Dionaea muscipula vive en entornos pobres en nitrógeno, como son los pantanos y los humedales, donde el suelo está ‘muy lavado’ y turboso.

Esta digestión suele dilatarse durante unos 10 días. Al finalizar, la presa ha quedado reducida a su exoesqueleto, momento en el que la trampa se reabre y queda dispuesta a una nueva caza.

Variedades de Dionaea muscipula

De todas las plantas carnívoras cultivadas y comercializadas como plantas ornamentales, la Dionaea muscipula es la principal. Si bien en sus inicios eran variedades reproducidas de las plantas silvestres que se encontraban, durante estas últimas décadas y gracias a la mejora genética realizada por coleccionistas y empresas especializadas en ello, se ha experimentado un número creciente e importante de nuevas variedades de Dionaea muscipula.

Esta mejora genética se ha producido a partir de mutaciones genéticas que se han detectado y fijado, así como la reproducción vía in vitro de plantas con características importantes desde un punto de vista de cultivo y ornamental.

Como ejemplo de nuevas variedades de Dionaea muscipula están:

  • Dionaea muscipula Akai Ryu
  • Dionaea muscipula B52
  • Dionaea muscipula Big Mouth
  • Dionaea muscipula Bohemian Garnet
  • Dionaea muscipula Clayton’s Red Sunset
  • Dionaea muscipula Cupped Trap
  • Dionaea muscipula Clumping Cultivar
  • Dionaea muscipula Dentate
  • Dionaea muscipula Dentate Traps
  • Dionaea muscipula Dente
  • Dionaea muscipula Fused Tooth
  • Dionaea muscipula Green Dragon
  • Dionaea muscipula Holland Red
  • Dionaea muscipula Jaws
  • Dionaea muscipula Justina Davis
  • Dionaea muscipula Kinchyaku
  • Dionaea muscipula Louchapates
  • Dionaea muscipula Microdent
  • Dionaea muscipula Perlite Dragon
  • Dionaea muscipula Red Burgundy
  • Dionaea muscipula Red Piranha
  • Dionaea muscipula Red Rosetted
  • Dionaea muscipula Royal Red
  • Dionaea muscipula Sawtooth
  • Dionaea muscipula Wacky Traps

Sociedad Internacional de Plantas Carnívoras – ICPS

La Sociedad Internacional de Plantas Carnívoras (International Carnivorous Plant SocietyICPS) es una asociación fundada en 1972 y toda una autoridad Internacional de registros para nuevas variedades de plantas carnívoras.

La ICPS publica su Carnivorous Plant Newsletter, una publicación oficial con periodicidad trimestral y a todo color.

Dormancia o hibernación de la Dionaea muscipula

La dormancia o hibernación vegetativa es frecuente en plantas que se desarrollan en lugares con estaciones muy contrastadas a nivel de temperatura. Este es el caso de la Dionaea muscipula y por ello en invierno la Venus Atrapamoscas entra en una fase de reposo vegetativo llamada dormancia, latencia, letargo o simplemente hibernación. Esta se caracteriza por una disminución de su crecimiento.

Durante este periodo, para el cuidado de la Dionaea muscipula debemos extremar sobre todo el riego, hasta el extremo de que es conveniente dejar el sustrato casi seco.

Durante este periodo, esta planta también tiende a perder varias de sus trampas ya que reajusta sus reservas refugiándolas en su bulbo. Pero no hay que preocuparse ya que cuando llegue la primavera brotará con más fuerza.

Dionaea muscipula

Cultivo de la Dionaea muscipula

Si deseamos cultivar la Dionaea muscipula podemos hacerlo mediante semilla, tal y como lo hace en su hábitat natural. Esta emite tallos florales durante primavera, unos tallos de unos 30 centímetros de altura varias florecillas en su ápice.

Hay quienes la cultivan y optan por cortar estos tallos florales para evitar que la planta se debilite. Con este método jamás obtendremos semillas con las que multiplicarlas. Por lo tanto hay que permitirle florecer e incluso ayudar a polinizar sus flores mediante un pincel.

Cuando nos referimos a ayudar a su polinización debemos tener en cuenta que también deberíamos tener dos plantas de Dionaea muscipula distintas. El motivo es que las partes reproductivas masculinas de la flor (estambres) maduran antes que las femeninas (pistilos). Esta característica es muy normal en muchas plantas para evitar su autopolinización y conseguir, sobre todo gracias a las abejas, una polinización cruzada.

Si se fecundan se pueden llegar a obtener de 20 a 30 semillas por flor. Semillas con forma de pequeñas bolitas de color negro de tan sólo un milímetro de diámetro. Estas las estratificaremos durante un mes en un ambiente húmedo y frío para sembrarlas seguidamente en un sustrato con una mezcla del 50% de arena de sílice y turba de sphagnum.

Manteniendo el sustrato húmedo germinarán y tras 4 a 5 años alcanzarán su madurez. La vida de la Dionaea muscipula puede superar los 25 años si se cultiva en las condiciones adecuadas.

Las pequeñas plántulas estarán listas para ser trasplantadas a su nuevo hogar cuando hayan desarrollado por completo al menos unas cuatro hojas.

Como siempre, el éxito de su cultivo dependerá en gran medida de lo fielmente que se pueda reproducir su hábitat natural. Por lo tanto, debemos saber que requiere un sustrato libre de sales minerales. También el riego se debe realizar con agua ligeramente ácida o neutra como lo es la de la lluvia. El pH óptimo debe estar entre cinco o seis. Podemos realizar dos métodos de riego: poniéndole un platito debajo periódicamente con agua para que la tierra la absorba, o por inmersión de la maceta cada vez que veamos que requiere un nuevo riego, pero evitando mojar las hojas.

En cuanto al uso de fertilizantes debemos ser extremadamente austeros ya que en su medio natural los tienen disponibles en niveles muy bajos, por ello busca compensarlo con los que obtiene de sus presas.

Su exposición es a pleno sol y si no dispone de la luz suficiente termina debilitándose y muriendo. En cuanto al riego, como en su hábitat natural (los pantanos) el suelo está constantemente encharcado, el sustrato de cultivo lo debemos mantener siempre húmedo y para ello es una buena idea colocar una bandeja con un poco de agua bajo la maceta.

Su temperatura de cultivo se sitúa entre 19 y 27°C durante el mayor tiempo posible, salvo en invierno que le viene bien la dormancia o hibernación vegetativa. Pero evitando temperaturas inferiores a 5°C y menos una helada ya que no las tolera.

Durante su cultivo es normal que algunas de sus hojas se ennegrezcan y terminen muriendo. Forma parte vital de su ciclo de vida debido a que simplemente ya cumplieron su ciclo útil para la planta. Aunque no es obligatorio, sí es recomendable ir cortando estas hojas negras para evitar la proliferación de hongos.

Cuando florezca durante la primavera, si queremos obtener sus semillas para multiplicarla, se las dejaremos e incluso le ayudaremos a su polinización ya sea frotando las flores entre sí (sus órganos sexuales para que el polen llegue al pistilo) o mediante un pincel. Si no, optaremos por cortarlas para que la planta siga desarrollándose con más vigor.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí