Cómo enraizar los keikis

0
60
Detalle de keikis en Phalaenopsis

Cómo enraizar los keikis, esos hijuelos que nacen sobre las varas florales, especialmente en Phalaenopsis spp. y Dendrobium spp., durante o al final de su floración, es una de las consultas que llegan a nuestra redacción y que vamos a dar respuesta.

Ya tratamos en un artículo qué son los keikis en orquídeas. Pues bien, estos nos ofrecen una excelente oportunidad para propagar nuestra orquídea, sabiendo, que solo suelen darse en determinadas especies como las anteriormente mencionadas.

Lo primero, es esperar a que aparezcan, ya que en realidad se tratan de una rareza. Si aparecen, hay que esperar a que estos pequeños hijuelos se desarrollen un mínimo, adquiriendo unas cuantas hojas e incipientes raicillas.

Llegado ese momento, en el que podemos esperar más o menos tiempo… cuanto más grandes sean los keikis, ya podemos proceder a su enraizado.

Trasplante o enraizado de keikis.

Realmente, al tratarse de pequeñas plantitas de orquídea, también puede denominarse como trasplante, porque como sabemos, tanto las especies de Phalaenopsis spp., como de Dendrobium spp., son plantas epifitas (planta que crece sobre otro vegetal u objeto usándolo solamente como soporte), que no desarrollan su sistema radicular en un sustrato tradicional, sino que son raíces aéreas.

Sabiendo esto, cuando consideremos que tienen el tamaño adecuado, las separaremos con cuidado de la planta madre y la plantaremos en pequeñas macetas individuales. Recordemos que las macetas deben ser transparentes y el sustrato para orquídeas Phalaenopsis.

Macetas transparentes porque conforme crezcan las raíces va a necesitar luz. Y sustrato especial para orquídeas Phalaenopsis porque debe estar compuesto por trozos de corteza de árboles porque su misión es simplemente de soporte y aportar cierto grado de humedad.

Cuidados tras el trasplante o enraizado de keikis.

Una vez separado de la planta madre y plantadas en su macetita, el cuidado de los keikis es similar al de las orquídeas adultas, si bien, prestaremos más cuidado en la humedad ambiente que debe ser alta, del sustrato, evitar corrientes de agua y una iluminación alta.

Una vez plantadas, la nueva orquídea, por cierto, idéntica a la planta madre porque se trata de un clon, mantendremos un nivel de humedad ambiente alto para compensar que deja de recibir la de su planta madre. Y lo podemos conseguir rociándola un par de veces al día, a las horas de mayor calor, con un pulverizador con agua descalcificada y sin cloro.

Los riegos al sustrato, deben limitarse a mantenerlo ligeramente húmedo. En cuanto a evitar corrientes de aire, es para no someter a la planta a un exceso innecesario de transpiración y su consiguiente pérdida de humedad.

Y para evitar un estrés similar, la ubicaremos en una zona iluminada pero no en exceso. Una fuerte iluminación provoca en cualquier planta una mayor transpiración para regular su temperatura.

Con estos cuidados, estos keikis emitirán mayores hojas y un sistema radicular potente, teniendo en pocos meses, nuevas plantas adultas.

Anuncio