El corcho

323
tapones de cava

Cien por cien natural, renovable y biodegradable, el corcho nos ofrece múltiples aplicaciones después de su extracción manual mediante el descortezamiento del alcornoque (Quercus suber).

En bruto, en láminas decorativas, para suelos y revestimientos de paredes, en la elaboración de tapones, en una amplia gama de productos y utensilios, como se ve, el corcho tiene múltiples aplicaciones después de su extracción.

¿Qué es el corcho?

La corteza que cubre al Quercus suber, el alcornoque, es lo que se denomina corcho. Este protege al árbol frente a las inclemencias atmosféricas y los incendios.

Si analizas esta corteza se ve que está constituida por células muertas en cuyo interior se asienta un gas similar al aire en un 90%, ese es el motivo por lo que pesa tan poco. Los compartimentos estancos que forman las paredes de esas células están formadas por suberina y cerina, unas sustancias orgánicas que hacen que esta corteza sea impermeable, elástica e ignífuga, lo que hace que estemos ante un material extraordinario de propiedades únicas.

Cortezas de alcornoque

La producción del corcho no perjudica en absoluto al ecosistema, no hay que talar ningún árbol, no contamina, simplemente cada nueve a doce años por descortezamiento manual del alcornoque se obtiene este producto completamente natural, renovable y biodegradable.

¿Cómo se obtiene el corcho?

Saca del corcho’, así es como se denomina a la extracción del corcho por los expertos ‘corcheros’ o ‘peladores’. Estos trabajadores son los que desde finales de mayo hasta el mes de julio, (es cuando sin dañar al árbol el corcho puede separarse del árbol) proceden a extraer la corteza en el curioso proceso de ‘la pela del alcornoque’.

Normalmente cuando el árbol tiene los 25 años es cuando se extrae por primera vez la corteza, aunque las condiciones climáticas tienen mucho que decir, por lo que el parámetro a medir es cuando la CAP (circunferencia altura de pecho) del árbol sea de 70 cm a una altura de 1,30 metros. Este corcho solamente será válido para la elaboración de elementos decorativos o aislantes y se denomina ‘bornizo’.

El proceso es todo manual desde hace décadas. Hoy solamente ha cambiado el método de transporte, sustituyendo los burros por tractores. Se sigue utilizando el hacha y la palanca junto la destreza de los operarios. Cada árbol tiene dos operarios, que comienzan con el corte perimetral a media altura del árbol para dividir la saca en dos medias partes del tronco. Uno de los operarios trabaja en el suelo mientras el otro sube hasta la cruz del árbol donde realiza los cortes ayudándose con la cuña del hacha que contiene en el mango y de su compañero que desde el suelo, le ayudará con la cuña y tirando con las manos de las piezas hasta desprender los trozos de corteza.

Una vez terminado de pelar el alcornoque, continúan la saca con otro ejemplar mientras otro operario selecciona las panas que se extrajeron, separando lo de peor calidad y apilándolas boca abajo para que no pierdan humedad de forma rápida, ya que eso haría que pesaran menos y bajara el valor a la hora del pesaje.

Dependiendo de la zona y los efectos climáticos, tras esta primera saca se podrá sacar el corcho cada nueve años. Será a partir de la tercera saca cuando el corcho tiene la calidad necesaria para la elaboración de tapones. El alcornoque entonces tendrá sobre los 40 años, recordemos que estos árboles pueden llegar a vivir de 170 a 200 años.

Panas de corcho

Fabricación del corcho

Podemos decir que del alcornoque se aprovecha todo. Ya que en el aclareo y poda esa leña es muy valiosa. Está considerada una madera blanda, esta genera una combustión elevada y rápida, dando menos calor que las maderas duras. Mediante esta leña se inicia el fuego en las chimeneas fácilmente y después se pasa a leña más dura. También es buena leña para en momentos puntuales avivar el fuego.

En cuanto a la fabricación del corcho, comenzamos por el proceso del corcho de peor calidad y restos de planchas que se rompen. Este corcho es limpiado, triturado, aglutinado y prensado para obtener un aglomerado, el cual se presenta en distintas formas: rollos, planchas, barras, granulado… para su utilización como material aislante, juntas de estanqueidad, paneles decorativos, acústicos, baldosas… El desperdicio último se utiliza como combustible de las calderas y hornos que se utilizan en la producción del producto acabado.

El corcho de mejor calidad es utilizado para la creación del tapón de corcho para botellas. Aquí el corcho se hierve a 100 grados durante una hora más o menos y se deja curar durante un año. Posteriormente se hierve una segunda vez, se corta en tiras y se perfora creando los tapones. El tapón de corcho no tiene rival para este fin, hasta el punto que corcho y vino constituyen una conjunción indisoluble tanto desde el punto de vista medioambiental como de la crianza de los vinos.

Corazón de corcho

Aplicaciones del corcho

Impermeable, elástico, ignífugo, inodoro, resistente a los agentes químicos y a los ataques de insectos, liviano, elevada resistencia mecánica, etc. son tantas las características útiles y extraordinarias del corcho que no es de extrañar que tenga múltiples aplicaciones. Y aunque materiales sintéticos han sustituido su uso parcialmente la verdad es que no tiene rival en la mayoría de sus usos.

La utilización más importante desde el punto de vista económico y la más clásica es sin duda la fabricación de tapones para vinos y otras bebidas, pero no debemos olvidar que se emplea en más cosas. Para no cansar enumeramos los diferentes sectores en los que se utiliza como son la construcción, la industria del frío, los accesorios para automóviles y aeronáutica, la industria química y farmacéutica, la del calzado, la del mueble, la imprenta, en la fabricación de artículos deportivos, y artículos relacionados con la moda.

Parquet flotante y revestimientos murales de corcho

El corcho vuelve a estar de moda como una interesante opción, sobre todo entre los más jóvenes que encuentran en él múltiples aplicaciones. Una de ellas que le confiere una calidez especial al hogar es como revestimiento ligero y es que el parquet de corcho flotante es un producto natural, que es lo que el consumidor está demandando últimamente, productos respetuosos con el medio ambiente.

Entre sus propiedades están su calidez y tacto agradable, que es elástico y tiene el poder de aislar de manera tanto térmica como acústica. Se encuentra fabricado de diferentes maneras, normalmente tricapa donde la capa inferior sirve para aislar, nivelar y amortiguar al caminar sobre él, luego la capa media donde hay una tabla de fibra de densidad media que es la que le da cierta rigidez y permite la colocación y por último la capa superior en la que prima su diseño que juega con los diferentes gránulos del corcho.

También son muchos los decoradores e interioristas, además de amantes del bricolaje, los que utilizan en sus proyectos el papel decorativo de corcho para recubrimientos murales. Estos recubrimientos están fabricados mediante una base de papel especial sobre la que se fija el laminado de corcho natural decorativo con acabado que puede ser natural o encerado.

Las presentaciones del corcho decorativo para paredes y techos las encontramos en rollos de corcho continuos o en losetas de corcho, con diferentes espesores según su objetivo. Su acabado puede ser encerado o natural, con mayor o menor cualidad aislante térmico y acústico, así como si se desea que actúe como anti-humedad.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí