El Sabinar de El Hierro

1488
Sabinar de El Hierro

La Sabina canaria (Juniperus turbinata ssp. tanariensis) es junto a la palmera canaria, el Drago o el Mocán, uno de los elementos vegetales más representativos de los bosques termófilos de Canarias. Originariamente, los sabinares (bosques de Sabinas) eran muy comunes en las islas, llegando a cubrir grandes extensiones.

La Sabina herreña es un arbusto resinoso de hasta 8 m. de altura, de hoja perenne y de profundas raíces, que crece incluso en sustratos rocosos. Este sufrido y legendario árbol ha pasado a formar parte de la simbología de la isla de El Hierro.

Su corteza es pardo grisácea o pardo rojiza en los brotes jóvenes. Cuando está en zonas ventosas presenta unas formas retorcidas, tocando en la mayor parte de las veces el suelo. Sus frutos son globosos y carnosos de unos 10 milímetros de diámetro, que llevan de 4 a 10 semillas con una cubierta muy dura que hace díficil la germinación. Crece en zonas comprendidas entre los 100 y los 650 metros de altitud. Su madera, de gran densidad y resistencia ha formado parte de la actividad doméstica desde tiempos lejanos. Es uno de los ejemplos más significativos de la flora autóctona y aunque existen ejemplares en otras islas, es en El Hierro donde es más abundante formando pequeños bosques abiertos.

Actualmente, podemos encontrar sabinas en Tenerife, La Palma o La Gomera, pero sin duda uno de los reductos más importantes de sabinar que actualmente sobreviven lo encontramos en la isla de El Hierro.

El sabinar de El Hierro se encuentra en La Dehesa, una zona de pastoreo comunal, donde las sabinas se retuercen por efecto de los vientos Alisios, que soplan constantemente, creando un paisaje único de belleza espectacular.

No hay comentarios

Dejar respuesta