La paja de arroz

61
Paja de arroz recolectada

La paja de arroz es un subproducto derivado del cultivo de esta planta: el arroz. Un subproducto que ha tenido muchas interpretaciones a lo largo de su historia y que aún no ha dicho sus últimas palabras en este contexto.

En sus inicios, fueron aquellas épocas en la que cualquier material encontraba su utilidad, por básica que esta fuese. Como cobertura de tejados, camas para los establos, etc. hasta pasar a ser quemado porque sus costes de recolección no eran rentables.

Hoy, su quema ya no está contemplada como una opción y se abren múltiples variantes de aplicación, ya sea como producto empleado directamente o transformado.

Paja de arroz en el campo

En el primer caso, aquellos que hace válida la frase de devolver a la tierra lo que nació de ella: su uso en jardinería y para el cultivo de plantas vía sustrato.

En el segundo, al margen de su uso en el mundo de la decoración, entran en juego las empresas con la adecuada tecnología para transformar esta materia prima en un insumo, con el cual se pueda elaborar otros productos más complejos y de utilidad para la sociedad.

Un banco de paja de arroz

Por poner un ejemplo, en Valencia se queman o pudren unas 70.000 toneladas de paja de arroz tras su cosecha. Viendo que la quema o pudrición no son una solución aceptable medioambientalmente, se optó por crear un banco de paja de arroz.

Pero ¿qué es el banco de paja? Pues un proyecto producido por la Asociación Acción Ecologista-Agro y la Cooperativa Agroecológica L’Aixada que nació en el año 2013 y que tiene como objetivo dar salida al problema que ocasionaba serios problemas en el medio ambiente.

Con él se eliminaba tanto su pudrición como su quema, acopiando todas estas toneladas de paja, consiguiendo así disponer de producto que puede ser un recurso para muchas finalidades.

De esta manera, esta paja de arroz se presenta como un residuo natural con muchas utilidades con las que darle una segunda vida y con ello contribuir al reciclado de materias primas y como consecuencia el respeto al medioambiente. Vivimos momentos en los que actuar en una ‘economía circular’ no es una opción sino un compromiso que nos permite proteger el planeta y con ello dejar una mejor herencia medioambiental a nuestros hijos e hijas.

Vista de campos con paja de arroz

¿Cómo se obtiene la paja de arroz?

Lo primero que debemos saber es que cuando nos referimos a cómo se obtiene la paja de arroz, lo hacemos pensando en la calidad final de este producto. Para ello hay que cuidar tanto el momento como el método de recogida, empacado, recogida y almacenado hasta su uso, ya sea directo o para transformación.

El proceso, como no puede ser de otra manera, va muy ligado al cultivo del arroz. A continuación, y como ejemplo tomamos el cultivo del arroz de Valencia (España).

Desde finales de abril a principios de mayo, según zonas, se empieza a preparar el terreno para el cultivo del arroz. Esta comienza con la inundación del terreno, previamente trabajado y fertilizado. Desde el río Júcar se envía agua para inundar los arrozales del Parque Natural de la Albufera.

El nivel de agua sobre la superficie de la tierra es escaso. Seguidamente se procede a la siembra mediante máquinas con aperos especializados. Una vez se inicia la germinación, cuando las primeras hojas empieza a aparecer por encima del nivel del agua, se procede a una segunda inundación que eleva el nivel y que se mantiene hasta finales de mayo y principio de junio.

Ya en el mes de junio, es cuando se aprecian las llamadas “calvas”, repartidas por algunas zonas de las parcelas en cultivo. Se trata de pequeños espacios sin cosecha, fruto de una no germinación, corrimiento de semilla, etc. Para subsanar este hecho, los agricultores replantan esas zonas mediante planteles procedentes de otros campos llamados semilleros, en los que se sembró el arroz para el uso exclusivo de esta actividad.

A primeros de septiembre, se deja de enviar agua a los campos, el nivel desciende y el terreno va quedando apto para el paso de las máquinas cosechadoras. Esta fase de recolección, en Valencia se realiza entre finales de septiembre a primeros de octubre.

Durante el trabajo de estas máquinas cosechadoras, cortan toda la planta, separando el grano de arroz de la paja. El grano sale por la chimenea de la cosechadora hasta los remolques encargados del transporte, mientras expulsa la paja sobre el terreno ya cosechado.

Seguidamente, entra en acción otro tipo de maquinaria: las empacadoras. Estas tienen la capacidad de recoger la paja y empacarla, dándole diferentes tamaños según su futuro uso: construcción, ganadería, agricultura, etc. Estas pacas de paja se transportan a determinados almacenes desde donde se distribuyen o reciben a las empresas para su carga.

Mediante este proceso de recolección y empacado de la paja se consigue, por una parte, evitar su quema (actividad prohibida) y producir una contaminación ambiental. Y por otra, que el agricultor la enfangue con la tierra, evitando que el agua se putrefacte y llegue al lago del Parque Natural de la Albufera.

Pacas de paja de arroz

¿Qué se puede hacer con la paja de arroz?

La paja de arroz es un material orgánico con numerosas propiedades, que pueden ser aprovechadas según el fin perseguido. Los campos de aplicación van desde el mundo forestal hasta la fertilización, pasando por la decoración.

Paja de arroz para uso forestal

En el campo forestal, se han realizado ensayos con éxito, aplicando esta paja de arroz sobre zonas tras un incendio. Este material hace un efecto mulching manteniendo más tiempo la humedad de suelo, protegiendo la semilla existente y permitiendo así un mayor porcentaje de germinación.

Esta paja termina incorporándose en el tiempo a la tierra, según se va descomponiendo, actuando como enmienda orgánica.

Paja de arroz para fundas protectoras

Otro uso, ya como producto fabricado, son las fundas protectoras a base de paja de arroz.

Se les llama fundas de protección para su uso en invierno. Son fundas que pueden medir sobre un metro de ancho por uno y medio de largo. Están fabricadas a partir de paja de arroz, material natural y biodegradable.

Estas fundas o mantas, convenientemente colocadas, ofrecen un buen aislamiento contra el frío permitiendo, a la vez, que la planta respire sin sofocarla.

Pero también pueden servir como material para envolver objetos delicados, como por ejemplo la cerámica, sustituyendo a materiales de origen plástico.

Su espesor no suele llegar a los dos centímetros y su peso, para las dimensiones antes mencionadas, ronda los dos kilos.

Paja de arroz para uso en jardinería

Se puede utilizar como mulching anti hierba en jardines. Colocada por ejemplo bajo rosales y demás arbustos contribuye a conservar la humedad del suelo a la vez que evita en gran medida la nacencia de malas hierbas.

Por supuesto, también como decoración en jardines temporales, como aquellos que se crean en calles y plazas coincidiendo con festividades o actos lúdicos. La paja de arroz es un elemento muy decorativo y además aporta un plus de naturalidad.

Paja de arroz para uso en huertos urbanos

Es muy apropiada como acolchado en el huerto urbano. En este ámbito tiene numerosas utilizaciones como por ejemplo el colocar una pequeña capa de paja de arroz sobre los pasillos de un huerto nos permite transitar sobre él fácilmente incluso durante los días de lluvia.

También, depositada sobre las zonas sin cultivo o alrededor de las plantas cultivadas evita o disminuye la salida de hierba.

Paja de arroz para uso ganadería o para mascotas

Se les llama ‘camas de animales’, y se utiliza en gallineros, por ejemplo. La paja de arroz extendida sobre el suelo, contribuye a mantener los animales más protegidos de la humedad de suelo, crear un ambiente más limpio y además descompactar la materia orgánica procedente de las heces de los animales.

Paja de arroz para compost

Otro de los usos de esta paja de arroz es la de generar compost, ya sea como materia prima o junto a otros materiales de origen orgánico (resto de podas, siegas, comida, etc.). En estos casos, es conveniente trocearla para favorecer su compostaje.

El compost obtenido es adecuado para enmiendas orgánicas. Según el volumen puede emplearse para el jardín, pequeño huerto o en campos agrícolas cuando se trabaja a nivel industrial.

Recolección de paja de arroz

Venta de la paja de arroz

Como podemos ver, son muchas sus aplicaciones y todas ellas dentro del concepto de Economía circular, beneficiando al medioambiente a la vez que se hace un uso responsable de la paja del arroz.

Solo hace falta la voluntad de que existan más empresas que, entre otras actividades y productos de reciclado, incorporen la paja de arroz en sus esquemas productivos, creando unidades de venta adecuadas a cada campo de aplicación.

Actualmente hay empresas, por ejemplo, centros de jardinería, que se suministran de balas de paja de arroz que las venden a sus clientes según el uso previsto. Su uso final suele ser su aplicación en jardinería y huertos urbanos.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí