La Patata

965
flor patata

La patata se llama científicamente Solanum tuberosum, pertenece a la familia de las Solanáceas, al igual que otras hortalizas muy populares como por ejemplo el tomate, pimiento y berenjena.

La patata es una planta anual. Esto quiere decir que nace y muere el mismo año. De ella se aprovechan sus tubérculos y es uno de los cultivos más extendidos en todo el mundo. De hecho, su consumo está dedicado a la alimentación humana en fresco, para alimentación del ganado, además de como materia prima para las industrias agroalimentarias de producción de patatas fritas, copos de patatas, patatas congeladas, etc.

Como decimos, de ella se aprovechan sus tubérculos. Estos son engrosamientos provistos de material de reserva, principalmente almidón, que se forman en los tallos subterráneos. En las axilas del tubérculo se sitúan las yemas de crecimiento llamadas “ojos”, dispuestas en espiral sobre la superficie del tubérculo.

Esta planta es originaria de la cordillera andina, donde evolucionó y se cruzó con otras plantas silvestres del mismo género, presentando una gran variabilidad.

La patata llegó a Europa sobre el siglo XVI por dos vías diferentes. La primera por España hacia el año 1570, y otra por las Islas Británicas entre los años 1588 y 1593, desde donde se expandió al resto del Antiguo Continente.

Pero su desarrollo real comienza en el siglo XVIII, a partir de producciones marginales y que progresivamente van adquiriendo cierta importancia transcurridos 200 años. A día de hoy, la patata o papa, es un alimento saludable, muy nutritivo y práticamente básico que se cultiva en las regiones templadas de todo el mundo. Su disponibilidad en los mercados está asegurada durante todo el año.

La patata o Solanum tuberosum es una planta herbácea, tuberosa, perenne a través de sus tubérculos, de tallo erecto que puede medir hasta 1 metro de altura.

Sus hojas son compuestas con 7 a 9 folíolos de forma lanceolada con cierta presencia de pelos en su superficie.

El Solanum tuberosum presenta tres tipos de tallos, uno aéreo, circular o angular en sección transversal, sobre el cual se disponen las hojas compuestas y dos tipos de tallos subterráneos: los rizomas y los tubérculos. Uno de ellos es el subterráneo que se halla engrosado como una adaptación para funcionar como órgano de almacenamiento de nutrientes, el tubérculo.

El sistema radicular es fibroso, ramificado y extendido superficialmente, pudiendo penetrar hasta poco más del medio metro de profundidad.

Sus flores nacen en el extremo terminal del tallo y el número de flores en cada inflorescencia pueden ir desde 1 hasta 30, siendo lo más usual entre 7 a 15. Estas flores tienen de 3 a 4 centímetro de diámetro, con 5 pétalos unidos por sus bordes que le dan a la corola la forma de una estrella. Las 5 anteras se hallan unidas formado un tubo alrededor del pistilo y presentan una longitud de 5 a 7 milímetros. Su corola puede ser de color blanco o una mezcla más o menos compleja de azul, borravino y púrpura dependiendo del tipo y cantidad de antocianinas presentes.

El fruto de la patata es una baya, de forma semejante a un tomate pero mucho más pequeña, de forma redonda, alargada, ovalada o cónica, con un diámetro entre 1 y 3 centímetros de color verde amarillento a castaño rojizo violeta. Una vez maduros pueden contener entre 200 y 400 semillas.

Las semillas son muy pequeñas, aplanadas, de forma arriñonada, y pueden ser blancas, amarillas o castaño amarillentas.

Variedades de patatas

En el mercado se pueden encontrar una gran cantidad de variedades de patatas en función del destino de la producción, además de las que existen con un fuerte componente local. Esto es debido a las diversas empresas que trabajan en la mejora genética con el objetivo de cubrir las demandas más exigentes.

De las patatas (Solanum tuberosum), se aprovechan sus tubérculos y es uno de los cultivos más extendidos en todo el mundo. De hecho, su consumo está dedicado a la alimentación humana en fresco, para alimentación del ganado, además de como materia prima para las industrias agroalimentarias de producción de patatas fritas, copos de patatas, patatas congeladas, etc.

Sin embargo, no todas estas variedades resultan ideales para todos los lugares ya que aspectos como la climatología para su cultivo o los gustos culturales del consumo juegan un papel muy importante.

A nivel profesional, la clasificación de las variedades se realiza según caracteres como el color y textura de la piel, color de la “carne”, número de “ojos”, forma del tubérculo, aptitudes culinarias, características de los brotes y de la parte aérea, productividad, precocidad de la brotación, tuberización y cosecha, resistencia a plagas y enfermedades, etc.

Flores de patata

En el mercado español y portugués, como por su gran respuesta y facilidad a la hora de su cultivo, las variedades de patatas más populares son:

  • Jaerla.- Es de piel y carne amarilla, con una calidad culinaria buena y de firmeza al cocer. Su conservación es aceptable y está indicada para cultivos tempranos, siendo su rendimiento bueno.
  • Kenebeck.- De piel y carne blanca, con una calidad culinaria harinosa y recomendada especialmente para cocer. Su conservación es aceptable, está indicada para cultivos semitempranos y su rendimiento es muy bueno.
  • Monalisa.- De piel y carne amarilla, con una calidad culinaria apta para todo uso, siendo su conservación buena. Está indicada para cultivos semitempranos manteniendo un buen rendimiento.
  • Spunta.- Es de piel y carne amarilla, con una calidad culinaria buena y de firmeza al cocer. Su conservación es muy buena siendo indicada para cultivos semitempranos con rendimiento aceptable.
  • Desiree.- De piel roja y carne amarilla, con una calidad culinaria apta para todo con firmeza al cocer. Conservación muy buena, indicada para cultivos semitardíos, siendo su rendimiento muy bueno.
  • Baracca.- De piel y carne amarilla, con una calidad culinaria buena siendo bastante harinosa. Su conservación es buena e indicada para cultivos tardíos con un rendimiento muy alto.

Cuando hablamos de precocidades en patatas, nos referimos en función de los ciclos o tiempos necesarios para su cultivo. Así, las variedades tempranas necesitan sobre 90 días, las semitempranas entre 90 y 120 días, las semitardías entre 120 y 150 días y las tardías entre 150 y 200 días de cultivo total.

Plagas de la patata

Las plagas de la patata o Solanum tuberosum pueden arruinar facilmente su cultivo. Esta planta perteneciente a la familia de las Solanáceas, y aunque tiene un cultivo relativamente fácil, debemos estar atento a estas posibles plagas para garantizar su éxito.

Entre las más comunes se encuentran:
El escarabajo de la patata (Leptinotarsa decemlineata). Es la plaga más popular de la patata y se trata de un insecto procedente de Estados Unidos. El adulto tiene forma oval, de color amarillento en unas partes y rojizo en otras con manchas y rayas negras. Los huevos son de color amarillo con forma alargada, siendo su tamaño mayor de un milímetro. Los huevos se agrupan y se fijan por uno de sus extremos al envés de las hojas de la patata. Las larvas desarrolladas miden entre 10 y 15 mm de longitud, siendo su cuerpo de color rojizo con una doble fila de manchas negras en ambos costados del abdomen.

Los daños son producidos por los escarabajos y por sus larvas, llegando a destruir las hojas, brotes y tallos tiernos, dando lugar a la paralización del desarrollo de los tubérculos. Su control es mediante los tratamientos con insecticidas poco antes de que las larvas causen mucho daño.

La Polilla de la patata (Phtorimaea operculella). Es una pequeña mariposa de 7 a 9 milímetros de longitud que inicia su ciclo realizando la puesta de huevos sobre los montones de patatas recién recolectados. Sus larvas realizan galerías en el interior de los tubérculos, afectando de forma negativa a la calidad de los mismos.
Su control comienza con la siembra profunda, aporcar bien y mantener el suelo bien regado y sin malas hierbas. Emplear patatas de siembra libres de polillas. Realizar los tratamientos con insecticidas en vegetación cuando se vean volar los adultos.

Gusano de alambre (Agriotes sp.). Es un gusano que mide alrededor de 20 milímetros de longitud y poseen un cuerpo duro que les proporciona cierta rigidez. El gusano inverna en las capas profundas del suelo y en primavera llega a la zona radicular.

Los tubérculos atacados presentan pequeñas oquedades, pero en ataques tempranos el tejido cicatriza alrededor del agujero de entrada. Para su control aplicar insecticidas al suelo en el momento de la siembra.

Gusanos grises (Agrotis sp.). El insecto adulto realiza la puesta en primavera sobre las hojas de patata o malas hierbas o en el suelo. La larva mide alrededor de 4 mm de longitud, se alimenta por la noche destruyendo la zona del tallo, y como consecuencia la planta muere rápidamente. La oruga también se alimenta del tubérculo, en el que el daño se manifiesta por las oquedades que deja en las zonas comidas.

Pulgones. Existen cinco especies de pulgones que se reproducen frecuentemente sobre el cultivo de la patata, aunque puedan o no convivir en la misma zona. Además del daño que producen al chupar la savia de las plantas y la presencia de fumagina (una especie de tizne), causan graves daños como transmisores de virosis.

Entre ellos se encuentra el pulgón del aliso (Aphis frangulae), pulgón estriado de la patata (Aulacorthum solani), pulgón del melocotonero y de la patata (Myzus persicae), pulgón verde y rosado de la patata (Macrosiphum euphorbiae) y el pulgón de los gérmenes de la patata (Rhopalosiphoninus latysiphon). Todos ellos actúan de forma similar y su control es el mismo mediante insecticidas.

Nemátodos. Son gusanos de pequeño tamaño, inapreciables a simple vista que se alimentan a expensas del sistema radicular de la patata. Gran parte de su ciclo de vida transcurre en la planta, estando temporalmente en el suelo en estado de reposo. Producen el debilitamiento de la planta, dando lugar a un enanismo, amarillamiento y una disminución en la producción.

Como control, no emplear patatas de siembra procedentes de zonas infectadas o que no estén certificadas por algún servicio oficial de control, y aplicar nematicidas.

No hay comentarios

Dejar respuesta