Techos verdes

1400
dibujo jardines de babilonia

Llamamos de forma popular Techos Verdes a los techos de los edificios, azoteas o zonas de cubierta, total o parcialmente cubiertas de vegetación.

Los Techos Verdes pueden ser fruto de un cultivo sobre un suelo natural aportado o sobre sustratos especialmente desarrollados para este fin. En cualquier caso, este tipo de cubiertas están orientadas a mejorar el hábitat y ahorrar consumo de energía, haciendo de las casas una opción más ecológica.

Alrededor de este concepto han aparecido empresas de servicios que ofrecen naturalizar cubiertas de edificios, impermeabilizándolos, creando recogida de aguas, incorporando sustratos adecuados, implantando vegetación con especies autóctonas o no pero seleccionadas para este fin… e incluso el trabajo de su mantenimiento.

Los Techos Verdes se pueden usar para cultivar frutas, verduras y flores, mejorar la climatización del edificio, filtrar contaminantes y CO2 del aire, como barrera acústica ya que el suelo bloquea los sonidos de baja frecuencia y las plantas los de alta frecuencia… hasta proteger la biodiversidad de zonas urbanas.

Estudios realizados en estos últimos años demuestran que los techos verdes pueden reducir la pérdida de calor y reducir el consumo de energía en invierno. De la misma forma, también ayudan a bajar las temperaturas especialmente en zonas urbanas.

Los Techos Verdes pueden clasificarse básicamente como intensivos o extensivos, según el tipo de vegetación implantas y su grado de mantenimiento.

Los intensivos son aquellos que necesitan de un espesor de suelo considerable para cultivar plantas grandes y césped tradicional. También requieren de mucho trabajo de mantenimiento, irrigación y abono. Estos techos son muy ajardinados y en ocasiones están preparados para ser visitados e incluso utilizados como jardín.

Los Techos Verdes extensivos son los diseñados para requerir un mínimo de atención, tal vez desmalezar una vez al año o una aplicación de abono de acción lenta para estimular el crecimiento. En general los techos extensivos se visitan sólo para su mantenimiento.

Aparte de esta clasificación, también se pueden distinguir entre techos horizontales o con pendiente. Este factor marcará notablemente su diseño, instalación y mantenimiento. Sólo basta saber que las superficies inclinadas facilitan las escorrentías durante las lluvias, dificultan el drenaje del agua y generan mayores problemas para mantener húmeda la tierra.

Los Techos Verdes, aparentemente son una tendencia moderna ya que en realidad no es así. Podemos remontarnos a los famosos Jardines colgantes de Babilonia (construidos en el siglo VI a. C. durante el reinado de Nabucodonosor II en una ciudad a orillas del río Éufrates), aunque no hace falta tanto para referirnos a ellos: los países escandinavos han usado techos de pasto por muchos siglos.

En la época reciente, todo parece apuntar que esta tendencia comenzó de forma ‘industrial’ en la década de los 60 en Alemania, y de allí se difundió al resto de países como Suiza, Holanda, Hungría, Suecia y el Reino Unido. Resaltar que precisamente estos países poseen asociaciones que fomentan los Techos Verdes.

No hay comentarios

Dejar respuesta