Acer negundo

2855
Árbol de Acer negundo

El Acer negundo es uno de los árboles urbanos y de jardinería con mayor capacidad de adaptación. Se caracteriza por su resiliencia (capacidad que tiene un ser vivo de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando su futuro), por lo que sobrevive y se adapta fácilmente al medio en el que se encuentra. De hecho es fácil verlo plantado en avenidas y paseos decorando ambientes urbanos. Gracias a su rápido crecimiento y facilidad de adaptación, es una especie muy adecuada para ser utilizada en infinidad de jardines.

Prefiere climas templados pero es resistente al frío, aguanta períodos de sequía y la exposición directa al sol a la vez que vegeta bien en ambientes húmedos. Lo dicho… una especie muy interesante para la jardinería tanto pública como privada.

Hojas de acer negundo

Arce americano o Arce de hoja de fresno

Es curioso ver como a los Acer se les llama Arce y como ejemplo, al Acer negundo se le llama comúnmente Arce negundo, Arce americano, Arce plateado (en EEUU), Arce de hoja de fresno (en España), Arce de Manitoba (en Canadá),… a la vez de otros nombres comunes como Acezintle (en México), Bordo o simplemente Negundo.

El Acer negundo es una especie de Acer perteneciente a la familia Aceraceae, aunque hay bibliografía que la cataloga como Sapindaceae, que crece por toda Norteamérica de donde es originario… desde la costa este de EE.UU. hasta California, y desde Alberta hasta el sur de México y Guatemala. En Canadá se encuentra naturalizado.

El Acer negundo es un árbol dioico (o sea que hay un árbol “macho” y otro “hembra”) y caducifolio de tamaño medio que sitúa su crecimiento entre los 10 y 20 metros de altura. Su crecimiento es rápido aunque de vida relativamente corta, de 50-60 años.

Su tronco es de corteza más o menos lisa o finamente fisurada que suele adquirir un diámetro de 30 a 50 centímetros, estando su madera considerada de mala calidad, aunque se ha usado como fuente de fibra de madera. Su copa es frondosa con forma más o menos redondeada. En cuanto a sus tallos son verdes, con una cera rosa o violeta cuando son jóvenes.

Al contrario de otros Acer sp. que poseen hojas palmadas, las del Acer negundo son pinnadas con tres a siete folíolos de color verde en el haz y de envés algo más pálido, manteniendo una forma ovado-oblonga con el borde aserrado.

El Acer negundo florece durante los meses de marzo y abril. Sus flores son poco vistosas. Posee flores masculinas y femeninas en pies diferentes, apareciendo antes que las hojas y sobre ramillas del año anterior. Estas flores unisexuales se encuentran dispuestas en racimillos colgantes de color verde-amarillento. Las masculinas se disponen en fascículos y tienen de 4 a 6 estambres con las anteras lineares y purpúreas con una longitud de unos 2 a 4 milímetros, mientras que las femeninas crecen en racimos colgantes y poseen 2 estigmas blanquecinos de unos 4 a 6 milímetros de largo.

Sus semillas/frutos son técnicamente disamaras, de 1 a 2 centímetros de longitud, con alas de 2 a 3 centímetros incurvadas que se dispersan y caen en otoño. También se puede dar el caso de que estas fructificaciones colgantes permanezcan en el árbol aun cuando éste ha perdido su follaje.

Flores de Acer negundo

Variedades de Acer negundo

Si bien la variedad de Acer negundo más utilizada es la de hojas verdes (sinónimo de A. fraxinifolia), se suelen ver cada día con más frecuencia otras variedades.

Variedades de Acer negundo más conocidas:

  • Acer negundo ‘Argenteovariegatum’. Arce negundo ‘Argenteovariegatum’. De follaje verde claro parcialmente manchado o bordeado de blanco crema.
  • Acer negundo ‘Aureovariegatum’. Arce negundo dorado. Árbol de porte erecto con hojas de color verde variegadas de blanco-amarillo en los bordes y que se tornan amarillentas hacia el otoño.
  • Acer negundo ‘Flamingo’. Arce negundo ‘Flamingo’. Hojas ligeramente más pequeñas que las del Acer negundo, verdes con borde blanquecino.

El Acer negundo en jardinería

El Acer negundo en jardinería es una buena opción por su tolerancia a la contaminación, utilizándose principalmente como árbol ornamental en zonas urbanas en alineaciones y parques. Se puede utilizar tanto como árbol aislado, como en grupo y en alineación de paseos y por ello se encuentra entre los denominados árboles urbanos.

Además de su tolerancia a la contaminación, sus hojas actúan como ‘recolectoras de partículas contaminantes del aire’ por lo que ayudan a su limpieza. De la misma forma, su transpiración contribuye a aportar humedad ambiente por lo que mejora la calidad de vida en las ciudades.

Su floración no es su principal valor ornamental, produciéndose entre los meses primaverales de marzo a abril. Aun así no deja de tener su interés decorativo. Como árbol, prefiere los terrenos soleados, si bien es capaz de crecer sobre cualquier tipo de suelo, incluso inundado.

Acer negundo

Cuidados del Acer negundo

Es un árbol muy rústico aunque vegetará mucho más rápido y mejor con los cuidados adecuados.

Su ubicación debe de ser a pleno sol o con cierta semisombra. Con preferencia a un suelo fértil, profundo y fresco. Aunque soporta algo la sequía no tolera nada la cercanía al mar.

Lo normal es comprar estos árboles en contenedor y para su plantación realizaremos un hoyo de unos 15 a 20 centímetros más por lado que las dimensiones de la maceta o contenedor. La tierra la podemos mejorar con un sustrato universal, un sustrato de plantación, o simplemente añadiéndole un compost que mejore su riqueza en materia orgánica. La proporción será del orden del 20 al 30% según la calidad de tierra del jardín. Seguidamente se llenará el hueco con agua, se retirará el contenedor y se plantará nada más se absorba el agua aportando la mezcla de tierra para su sujeción. Se le aplicará otro riego y se cuidará de que el terreno permanezca con humedad para un buen arraigo.

Es muy importante colocar un buen tutor en el momento de su plantación y fijar correctamente la verticalidad de su tronco, sobre todo si su copa ya tiene peso o está sometida a corrientes de aire.

Un abonado durante la primavera con un fertilizante general equilibrado le ayudará a mantener su follaje de color más intenso. Estos deben ser equilibrados y con micro nutrientes para evitar carencias nutricionales. El Acer negundo no soporta bien los terrenos calizos y si lo son es propenso a manifestar clorosis férrica, en tal caso el aporte de hierro en forma quelatada le ayudará a corregir esta carencia.

Es conveniente podarlo como mínimo cada dos años, durante el reposo invernal como poda de formación o sobre la primavera (poda en verde) para conseguir así brotes más vigorosos y hojas grandes. Aunque las heridas producidas por la poda cicatrizan fácilmente al formarse un callo si los cortes son pequeños, en el caso de ser grandes su cicatrización es más lenta y difícil, pudiéndose dar el caso de que los hongos que se desarrollan a expensas de la madera la destruyan, apareciendo las temidas caries del tronco. Para evitarlo podemos utilizar masilla protectora sobre los cortes nada más producirse.

Si tras un fuerte granizo o viento se producen lesiones en la corteza, debemos cortar las ramas afectadas mediante cortes limpios y sin desgarros.

Acer negundo

Multiplicación del Acer negundo

La multiplicación del Acer negundo se puede hacer tanto por semilla como por esqueje. Por medio de semillas, estas presentan algo de letargo interno, por lo que es conveniente su estratificación antes de la siembra si se desean buenos porcentajes de germinación. Esta estratificación se realiza a unos 4ºC durante 3 meses, seguida de siembra en primavera.

En cuanto al esqueje, funcionan muy bien los extremos de ramas vigorosas plantados a finales de primavera, manteniendo el aire muy húmedo durante el proceso y aplicando hormonas de enraizamiento.

Viveros de Acer negundo

Existen muchos viveros de Acer negundo, planta cultivada entre otras muchas especies arbóreas ornamentales. Su cultivo parte de semilla o esqueje según el criterio del vivero en cuestión.

Tras su germinación o enraizado en bandejas de alvéolos, se cultiva durante un breve período de tiempo en contenedor. De ahí suele pasar a su plantación en campo de forma alineada, donde se les coloca un tutor y transcurre prácticamente todo su cultivo viverístico.

A cierta altura son despuntados o no según si se desee su formación. Durante su reposo invernal son arrancados y contenerizados (plantados en contenedor) en el propio vivero para su correcto arraigo. De ahí se mantienen en bancales con riego localizado a esperas de su venta durante todo el año.

Los formatos más comunes de venta son en contenedor con un diámetro de tronco de 10/12, 12/14, 14/16, 16/18 y 18/20 centímetros con una altura que oscila entre los 100 a 350 centímetros según el tiempo de cultivo y estado de formación.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí