Sustrato universal

510
Sustrato universal

Cuando paseamos por la sección de sustratos en los centros de jardinería, floristerías, grandes superficies y tiendas especializadas, entre la amplia oferta que suele haber se encuentra el sustrato universal. Como su nombre indica, viene a ser un todo terreno para el cultivo de un gran número las plantas.

De todas formas, debemos de saber que la utilización de los sustratos especiales siempre dan mejor resultado en el cultivo de la planta a la que va destinada. Los hay fabricados con fórmulas concretas para cubrir mejor las exigencias de las plantas de interior, plantas de exterior, cactus, etc. pero en muchos casos, el sustrato universal cumple con los requisitos mínimos y termina siendo funcional.

Con tantos sustratos especializados, ¿qué papel juegan el sustrato universal?

El sustrato universal se puede definir como un ‘sustrato todo terreno’, aquel que responde bien ante un amplísimo grupo de plantas, pudiéndose utilizar en la mayoría de casos en nuestras plantaciones y trasplantes de plantas de interior, plantas de jardín y balcón. Incluso está indicado para las mejoras de las tierras del jardín mezclándolo en las proporciones adecuadas en cada caso. Es el sustrato ‘comodín’ para aquellas plantas más rústicas.

El nombre de sustrato universal es en sí una definición de producto asociado a una marca comercial, por lo que cada fabricante utiliza sus correspondientes materias primas y porcentajes de estas en su elaboración. Es importante que estén bien formulados y con materias primas de calidad ya que deben de estar a la altura exigida en un amplísimo grupo de plantas. Que este responda bien a la hora de trasplantar una Begonia elatior, una Dracena marginata… o un Cotoneaster, no es nada fácil.

Por otra parte, en muchos casos la respuesta buena o mala de un sustrato se debe al ‘manejo’ que se realice. Además de la especie plantada en él, el riego, el abonado e incluso en ocasiones el tipo de maceta o jardinera utilizado incide notablemente en su respuesta de cultivo. Un buen o mal sustrato, depende en gran medida de estas variables.

El sustrato universal no solo está indicado para el cultivo de plantas sobre él, también lo es para su uso como enmienda orgánica en tierras de jardín de mala calidad. Terrenos muy arenosos o excesivamente arcillosos pueden ser mejorados con el aporte de este sustrato en una proporción variable según la calidad inicial del terreno. En cuanto a la cantidad aportada para su mejora, como decimos depende de la calidad del terreno base, pudiendo ser entre un 20 a un 30%. Para una proporción mayor, deberíamos plantearnos sustituir la tierra existente en su totalidad.

Pero la mezcla para la mejora de un sustrato puede ser al revés. En estos casos se puede añadir al sustrato universal una proporción determinada de arena, arcilla o tierra de jardín por ejemplo, para ajustar sus cualidades físicas a la planta a la que va destinada.

Sustrato universal

Composición de un sustrato universal

Las materias primas utilizadas en la fabricación de un sustrato universal suelen ser la turba rubia procedente de musgo Sphagnum, fibra de coco, compost vegetal, perlita, abono orgánico, abono mineral, extracto de algas… conteniendo en su conjunto un nivel de aireación elevado.

Según el fabricante puede eliminar o añadir alguna materia prima distinta, así como variar sus proporciones. La calidad de una turba rubia, la longitud de la fibra de coco, tamaño de las partículas de perlita, etc. permite modificar la composición consiguiendo un sustrato de similares características.

Su presentación en los centros de jardinería, floristerías, grandes superficies y tiendas especializadas, suele ser en envases de 5, 10, 20, 50 y 80 litros. Y en los envases debe de ir toda la información sobre su formulación de forma clara y fácilmente identificable.

Consejos en el uso de un sustrato universal

Como hemos avanzado, el uso o manejo de un sustrato es fundamental y que en muchos caso hacen de él que lo percibamos como un mal o buen sustrato.

Si lo utilizamos como enmienda orgánica o para mejora de un terreno de jardín o huerto urbano ya existente, lo primero es analizar qué características finales deseamos tener y estas van muy relacionadas con las plantas que vamos a cultivar en él. Si vamos a plantar especies que requieren un sustrato ácido como las hortensias o azaleas, evidentemente no nos va a valer un sustrato universal, siendo más indicado un sustrato especial para plantas acidófilas que posee un pH mucho más bajo en su composición.

Utilizado directamente en la plantación o trasplante, siempre es recomendable utilizar una maceta adecuada al tamaño de la planta. No es una cuestión de proporción, que también, sino que un exceso de sustrato no beneficia a la planta sino todo lo contario. Es más importante realizar cambios de macetas en el tiempo que pensar que una muy grande nos permite cultivarla allí toda su vida. Una planta, tras ser plantada desarrolla sus raíces hacia el exterior de forma rápida… llegando al perímetro de la maceta, momento en el que su crecimiento es siguiendo dicho perímetro. Por lo tanto, estas raíces explorarán los dos a tres centímetros perimetrales, quedando el sustrato interior prácticamente desaprovechado.

La frecuencia y cantidad de agua de riego es muy importante. El sustrato universal posee mucha materia orgánica por lo que puede acumular mucha cantidad de agua en cada riego. Es recomendable distanciar los riegos incluso llegando a conseguir que el sustrato se seque si llegar al punto de marchitamiento de la planta. Con ello conseguiremos que las raíces de la planta también trabajen más y esta esté más fuerte.

Los abonados deben ser frecuentes y en poca dosis. El sustrato universal retiene muy bien los nutrientes, por lo que no se suelen perder fertilizantes por lavado, como sí ocurre en sustratos muy arenosos. De esta forma evitamos salinizar el sustrato por exceso de abonado a la vez que ahorramos producto.

Flores de Tagetes

¿En qué plantas puedo utilizar el sustrato universal?

El sustrato universal, como ya hemos avanzado, es un tipo de formulado orientado a ser utilizado en un amplio grupo de plantas tanto ornamentales como hortícolas en el caso de su cultivo en huertos urbanos. Está formulado para comportarse como un ‘sustrato todo terreno’ que responde adecuadamente en un gran grupo de plantas rústicas o con pocas exigencias.

Además de poder ser utilizado como mejora de un terreno ya existente, el sustrato universal puede utilizarse directamente en la plantación o trasplante de muchas plantas de temporada, aromáticas y medicinales, así como plantas arbustivas y de interior. También en un gran grupo de hortícola cultivadas en maceta.

Un ejemplo de plantas de temporada pueden ser Abutilon hybridum, Allamanda cathartica, Antirrhinum majus, Argyranthemum frutescens, Begonia semperflorens, Bellis perennis, Bidens ferulifolia, Brassica oleracea, Celosia crestata, Chrysanthemum grandiflorum, Cuphea ígnea, Dianthus caryophyllus, Fuchsia hibrida, Gazania hibrida, Hibiscus rosa-sinensis, Lantana camara, Mimosa púdica, Perlargonium zonale, Pelargonium peltatum, Petunia hybrida, Primula acaulis, solanum rantonnetii, Tagete erecta, Tagete patula, Verbena hybrida, Viola cornuta,…

Entre las plantas aromáticas se encuentran el Hissopus officinalis, Lavnadula angustifolia, Ocimum basilicum, Petroselinum crispum, Rosmarinus officinalis, Santolina chamaecyparissus, Thymus vulgaris,… teniendo en cuenta que agregarle al sustrato universal un pequeño porcentaje de arena y tierra de campo, mejorarán sus cualidades físicas notablemente para este tipo de plantas, propias de terrenos más bien baldíos.

En cuanto a arbustos y plantas mediterráneas, pueden desarrollar bastante bien en él especies como el Buxus sempervirens, Callistemom lanceolatus, Cortaderia selloana, Cotoneaster horizontalis, Durantha plumerii, Euonymus japonicus, Forsythia x intermedia, Hebe x andersonii, Hibiscus syriacus, Myrtus communis, Pistacea lentiscus, Pittosporum tobira, Vivurnum tinus,… que al igual que en el caso anterior, añadirle un 15 o 20% de tierra de campo puede mejorar sus resultados.

De todas formas, el sustrato en sí no lo es todo. Es muy importante su manejo en cuanto a el riego y abonado, así como las condiciones de clima reinante.

No hay comentarios

Dejar respuesta