Bolsas protectoras de frutas

206
Bolsas protectoras de frutas

Bolsas protectoras de organza, para embolsar melocotones, racimos de uva,… y mejorar la calidad de los frutos.

La protección de frutos con bolsas se utiliza desde hace muchos años como una buena práctica agrícola para conseguir frutos de mejor calidad. Recordemos por ejemplo las uvas del Vinalopó en Alicante que les permiten llegar hasta Navidad de forma impecable, o también los famosos melocotones de Calanda cultivados fundamentalmente en la comarca del Bajo Aragón. Estos dos productos nombrados tienen tal calidad que gozan de Denominación de Origen en sus comarcas.

La Uva de Mesa Embolsada del Vinalopó con Denominación de Origen Protegida está considerada una fruta única en el mundo por su particular proceso de maduración. Esta crece bajo una bolsa que la protege al menos durante 60 días, y cuida y guarda con mimo todos los granos del racimo hasta llegar a manos del consumidor.

Melocotón de Calanda

En cuanto al melocotón de la Denominación de Origen Melocotón de Calanda ha alcanzado su prestigio en el mercado además de por su gran tamaño, por su excelente aroma, sabor y dulzura. Como datos para destacar su importancia se embolsan cada año más de 250 millones de melocotones, cultivados por unas 15 empresas certificadas, todas ellas situadas fundamentalmente en la comarca del Bajo Aragón, al sureste de la depresión del río Ebro entre las provincias de Teruel y Zaragoza.

Bolsas protectoras de organza

En el mercado se pueden encontrar diferentes tipos de bolsas protectoras de frutas, si bien en este artículo nos vamos a centrar en las de organza, que destacan por su calidad y efectividad.

En este sentido destacamos unas bolsas de organza protectoras de frutas de extraordinaria calidad diseñadas en Alemania por la empresa Organzabeutel24:

  • Sus bolsas son de color verde, lo que las integra perfectamente en el ambiente del huerto.
  • Su material de fabricación es semitransparente lo que permite la circulación del aire dentro de la bolsa impidiendo así la formación de moho.
  • Poseen una protección que no deja pasar los rayos UV, protegiendo la fruta de manera óptima.
  • Su luz interior difusa permite que la maduración del fruto sea uniforme sin el temido “planchado del sol” sobre la piel del fruto.
  • Al embolsar los frutos los protege del ataque de insectos.
  • Su fácil cierre les permite una manipulación rápida y cómoda.
  • Y por sus características de fabricación, se pueden reutilizar durante varias campañas.

Bolsas protectoras de frutas

Estas bolsas protectoras de frutas las fabrica Organzabeutel24 en tres tamaños estándar:

  • La bolsa de 40×30 centímetros, perfecta tanto para legumbres como para hortícolas del tipo brócoli, repollo o coliflor,… así como para arbustos frutales de bosque: frambuesa, grosellas y zarzamora entre otros.
  • La bolsa de 30×20 centímetros tiene el tamaño óptimo para proteger racimos de uvas, tomates, pimientos, berenjenas, etc.
  • La bolsa de 23×15 centímetros es ideal para frutas pequeñas como manzanas, albaricoques, peras y melocotones.

Cómo se coloca la bolsa protectora de organza

El manejo de las bolsas protectoras de organza es muy fácil, solo hay que colocarlas alrededor de la fruta que se desea proteger y cerrarlas con el cordón que viene incorporado en el extremo superior de la bolsa. Para abrir las bolsas al empezar la temporada de cosecha es igual de sencillo y pueden ser guardadas para próximas temporadas sin ningún problema.

Un aspecto a destacar es que el uso de bolsas para la protección de frutos en agricultura se realiza tanto a nivel profesional en grandes producciones como de Hobby en pequeños huertos de jardín y urbanos. En el primer caso su uso está destinado a cultivos muy concretos ya que la rentabilidad de estos prima en ocasiones sobre la calidad final del producto. Pero en el mundo de los huertos urbanos se valora especialmente la satisfacción de la calidad de las frutas y hortalizas, además de cultivarlas en un contexto más ecológico, por lo tanto el tiemplo empleado en su embolsado se considera un valor añadido ya que mejora la calidad de los frutos y evita el uso de fitosanitarios para protegerlos de plagas.

Bolsas protectoras de frutas

Ventajas de las bolsas protectoras de organza

Ya hemos adelantado algunas de las ventajas de las bolsas protectoras de organza fabricadas por Organzabeutel24. Su material es fuerte y resistente por lo que no se estropean aunque haya lluvias fuertes o tormentas. Su sistema de ajuste incorporado en la propia bolsa permite que una vez sujetas alrededor de las frutas estas no se muevan, evitando el roce de los frutos con las ramas, lo que garantiza la protección de la cosecha.

Su color verde permite que se integre en el ambiente del huerto. Este, en ocasiones se encuentra en el propio jardín y aquí la estética también cuenta.

Al proteger las frutas y hortalizas con estas bolsas evitamos tratamientos fitosanitarios y con ellos, además de ahorrar tiempo y dinero también nos beneficiamos de comer frutos más sanos. En algunas ocasiones también nos visitan pájaros y avispas que son difíciles de controlar.

Las bolsas protectoras de organza son reutilizables por lo que además de ser una inversión para varios años, también las convierte en un producto más amigable y respetuoso con el medio ambiente.

Dada sus características, también las podemos utilizar por ejemplo para recoger las semillas de ciertas aromáticas. Basta con coger ramilletes de flores, meterlos dentro de las bolsas colocadas boca abajo y conforme maduren estas semillas caerán recogidas en el fondo de la bolsa. Y ya puestos, también nos permitirán secarlas a la vez que protegidas para aromatizar con ellas lugares de la casa.

Melocotón de Calanda

Cómo adquirir y utilizar las bolsas protectoras de organza

Si optamos por proteger nuestras frutas y hortalizas con bolsas de organza las podemos adquirir fácilmente por internet ya que están disponibles tanto en la propia página web del fabricante como por medio de Amazon. En ambos casos se encuentra la información detallada de las bolsas además de una guía rápida para elegir el tamaño correcto.

Una vez realizada la compra, las bolsas llegan en unos pocos días, listas para ser utilizadas. Simplemente hay que abrir el embalaje, sacar una unidad y cubrir la fruta o racimo con ella, cerrarla fácilmente gracias al sistema de cordón y a esperar a que llegue el tiempo de su cosecha, momento de retirar la bolsa y guardarla hasta la siguiente temporada sin ningún problema.

Recomendamos colocar las bolsas protectoras nada más se formen las primeras frutas pequeñas, ya que los insectos no deben tener oportunidad de poner sus huevos en estos frutos. Las bolsas protegen las frutas durante todo el proceso de maduración.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí