Plantas repelentes de mosquitos

465
Pelargonium graveolens

Ante la presencia de insectos molestos como por ejemplo los mosquitos no hace falta recurrir necesariamente a insecticidas. Es más, está la opción de las velas y aceites de quemar que en su composición contienen extractos de determinadas plantas… entonces ¿por qué no tener plantas repelentes de mosquitos? No hay nada más natural, además de embellecer el lugar.

El uso de plantas repelentes de mosquitos y otros insectos ya se vienen utilizando de forma natural en cultivos en huertos urbanos, plantando por ejemplo algunas albahacas o tagetes entre los cultivos para ahuyentar a insectos como por ejemplo la mosca blanca.

¿Cómo ahuyentar de forma natural a los mosquitos de casa? Algunas plantas repelentes de mosquitos:

Sobre todo en verano en el hemisferio Norte comienzan a hacer presencia los molestos mosquitos. Sus odiosos zumbidos y picotazos pueden fastidiar las noches aunque curiosamente hay gente que es más propensa que otras a sufrir sus picaduras.

A continuación os presentamos una relación de plantas que contribuyen a ahuyentar a los mosquitos, con la ventaja de que casi todas ellas aportan el toque de color que da la vida vegetal además del olor de sus flores. Y ojo, todo natural… nada de químicos y pesticidas innecesarios.

Melisa. Algunos ya conocerán esta planta por ser uno de los componentes de la popular bebida alcohólica ‘Agua del Carmen’ que posee multitud de efectos beneficiosos para el cuerpo. Es su olor a limón el encargado de mantener alejados a los mosquitos. Para que su aroma sea más intenso, coloca las plantas de Melisa a pleno sol y levanta los recipientes para que estén más a mano.

Recordemos que es una planta algo invasora con fuerte crecimiento por lo que por una parte la podaremos con frecuencia para estimular un crecimiento arbustivo y por otra tengámoslas en maceta o en el caso de plantarla directamente en el jardín controlemos su desarrollo.

Tagetes. Son plantas que desprenden un olor especialmente intenso por las tardes. Son muy interesantes por su prolongado periodo de floración, que abarca desde finales de primavera hasta bien entrado el otoño.

Nepeta cataria o hierba gatera. Es un potente repelente de mosquitos gracias al aceite que albergan sus hojas. Es una de estas hierbas multiusos ya que por una parte su fresco olor mantendrá alejados a los insectos y si llega a picar un mosquito, bastará con frotar una de sus hojas sobre la picadura para aliviar la irritación. También es una hierba que aman los gatos hasta el hecho de que hay quien la llama ‘la droga para felinos’. También es conocida como la hierba de los gatos, menta gatuna, albahaca de gatos, gatera nébeda, si bien su nombre científico es Nepeta cataria.

Caléndula. Plantada en macetas y jardineras se pueden ubicar en ventanas y algo en alto para crear una especie de muro para aislar la zona donde no queremos que pasen los mosquitos. Posee bonitas flores y si le ponemos alguna pega es que su cultivo se centra en las épocas más frescas del año, por lo que su acción contra mosquitos solo se disfruta en otoño y primavera.

Romero. Además de ser una planta culinaria muy usada como especia en la cocina, también posee un efecto como planta repelente de mosquitos. Es muy rústica por lo que podemos ubicarla tanto en el interior como en el exterior, sabiendo que si optamos por la primera opción, deberemos sacarla durante algunos periodos de tiempo al exterior para que se recupere y fortalezca.

Albahaca – Ocimum basilicum. Esta planta no solo es uno de los principales ingredientes de la salsa pesto, sino también una de las plantas más eficaces para mantener alejados de nuestro hogar a los molestos mosquitos. Debe de estar plantada en un lugar soleado y necesitan de un suelo húmedo y con un buen drenaje para desarrollarse completamente. Podemos cortar algunas de sus ramas y esparcirlas sobre la mesa de nuestra estancia para que ayude a ahuyentar a estos insectos.

Geranio – Pelargonium graveolens. Estamos ante una de las plantas más famosas por sus coloridas flores. Planta que está presentes en muchos jardines, sobre todo andaluces. Son fáciles de cuidar y además son repelentes de mosquitos. También es cierto que no todas las especies de geranio lo son de igual manera y al que nos referimos en este apartado, en concreto es la especie Pelargonium graveolens.

Agerato o Damasquino – Ageratum houstonianum. Es una de las plantas consideradas, junto a la citronella, más eficientes como repelente de mosquitos, en especial porque segrega cumarina, una sustancia que repele a las plagas de insectos.

Lavanda. Es una planta aromática y su aroma es relajante. Es una planta muy sencilla de cultivar y su cultivo puede durar años sin apenas prestarle atención. Si a esto le sumamos el hecho de que es una planta que repele a los mosquitos, ya no tenemos excusa para tenerla en nuestra terraza o jardín.

Planta de Citronela

Citronela o Hierba Limón – Cymbopogon citratus. Es famosa porque muchos de los productos repelentes de insectos que se usan en la actualidad llevan entre sus componentes aceite de Citronella. Es una planta muy rústica que se puede cultivar fácilmente en macetas o jardineras. Se cultiva al exterior y es conveniente regarla con frecuencia. Podemos colocar estas plantas en un rincón luminoso del interior en momentos determinados para que ayude a ahuyentar a los mosquitos ya que su aroma es tan fuerte que enmascara cualquier otro aroma que pudiera atraer a estos insectos. La puedes plantar en macetas y con poco que la cuides perdurará sin problemas.

Poleo – Mentha pulegium. El poleo es capaz de atraer con sus minúsculas pero abundantes flores a las mariposas y a su vez, precisamente este aroma desprendido ser capaz de mantener a raya a mosquitos y pulgas. Con esta planta además podemos preparar deliciosos tés para aliviar dolores estomacales.

Ajo.- Los dientes de ajos, ligeramente ‘reventados’ y esparcidos por la terraza o patio de la casa, gracias a su olor se mantendrán lejos estos desagradables mosquitos. Eso sí, la casa olerá a ajo.

Menta de caballo – Mentha longifolia. Es una planta utilizada para ahuyentar las pulgas y mosquitos y para ello se ponen ramos en las habitaciones o en las camas, e incluso hay quien se frota el cuerpo con ella. Está catalogada como una planta perenne muy adaptable que repele los mosquitos al mismo nivel que la Citronella. Tiene un intenso aroma parecido al incienso que confunde a los mosquitos enmascarando el olor de sus víctimas.

Plantas repelentes de mosquitos tigre

Plantas repelentes de mosquitos tigre

El mosquito tigre se llama científicamente Aedes albopictus y es una especie de díptero que se caracteriza por su coloración negra con ornamentación blanca en tórax y abdomen con una longitud de entre unos 5 y 10 milímetros. Como otras especies de mosquitos, son las hembras las que poseen una trompa fina y alargada que a modo de estilete utilizan para picar y extraer la sangre. Los machos en cambio no pican y simplemente se alimentan de néctar.

Sus larvas se desarrollan en recipientes donde existan pequeñas cantidades de agua, sobre todo si se encuentran en lugares protegidos y sombreados como por ejemplo jarras, cubos, floreros, platos de macetas y demás objetos capaces de contener agua en jardines, patios y descampados. Por lo tanto, una forma de evitarlos es precisamente no dar pie a que puedan criar. Ojo, su criadero larvario original consiste en ocupar las oquedades llenas de agua en árboles.

En cuanto a las plantas repelentes de mosquitos tigre, nos pueden servir las antes mencionadas, si bien esta plaga es mucho más agresiva por lo que convendría apoyarla con otros productos como por ejemplo los aceites repelentes de mosquitos.

Aceites repelentes de mosquitos

En establecimientos del tipo farmacias, parafarmacias y supermercados podemos encontrar diferentes tipos de aceites repelentes de mosquitos en los que curiosamente tienen como principal materia activa extractos de determinadas plantas. Este hecho avala la eficacia de las plantas repelentes de mosquitos antes mencionadas. Unos ejemplos:

  • Aceite de lavanda.
  • Aceite de citronela.
  • Aceite de árbol de té.
  • Aceite de soja.

Todos ellos pueden encontrarse ya preparados en establecimientos pero podemos comprar sus aceites esenciales y diluirlos en aceite para aplicarlo directamente sobre la piel. Eso sí, es recomendable elegir un aceite ecológico y que además permita ser un gran hidratante para la piel.

No hay comentarios

Dejar respuesta