Dieffenbachia amoena

180
Dieffenbachia amoena

Dentro del género Dieffenbachia sp con valor ornamental se encuentran las especies Dieffenbachia maculata, Dieffenbachia bausei, Dieffenbachia bowmanii, Dieffenbachia oerstedii y la Dieffenbachia amoena, siendo esta última la protagonista de este artículo. Destacar que coloquialmente a todas ellas se les conoce como Diefembaquia.

La Dieffenbachia amoena es una de las más grandes del género con grandes hojas de aspecto exótico que aportan como planta de interior un elegante valor ornamental gracias a las características de sus grandes y llamativas manchas variegadas (apariencia de zonas diferentementes coloreadas en las hojas).

Dieffenbachia amoena

Dieffenbachia tropic

Uno de los nombres más populares de esta planta es Dieffenbachia tropic y como variedad principal la Dieffenbachia amoena “Tropic snow”. Su nombre científico es Dieffenbachia amoena, pertenece a la familia Araceae y es originaria de Colombia y de Costa Rica.

Esta Diefembaquia es una planta herbácea y perenne, que aunque su crecimiento es variable según su variedad y condiciones de cultivo se puede considerar rápido, pudiendo crecer en el interior de los hogares entre 30 centímetros y el medio metro de altura en tan solo un año.

Su sistema radicular es fasciculado y le afecta la luminosidad, por lo que la maceta o contenedor en la que se encuentre plantada debe ser totalmente opaca.

Su tallo es erguido, relativamente grueso y carnoso con respecto a otras Diefembaquias de menor tamaño. En cuanto a sus hojas son de color verde con llamativas manchas variegadas, de tamaño grande y anchas con una forma ovalo-lanceolada, provistas de un largo peciolo. Su nervio central es ancho y marcado.

Sus flores de color blanco-verdoso se muestran en modo inflorescencia en espádice, una especie de espiga de eje carnoso que es rodeada por una espata, que hay quien la confunde con frecuencia con un pétalo.

Es una planta ornamental y a la vez catalogada como venenosa por contener en sus células de hojas y tallo cristales de oxalato de calcio.

Dieffenbachia amoena

Cultivo de la Dieffenbachia amoena

El cultivo profesional de la Dieffenbachia amoena “Tropic snow” se realiza partiendo de la plantación de un esqueje, normalmente una unidad por maceta… más bien contenedor porque los tamaños de venta suelen ser de medio a grande dado el tamaño de sus hojas.

La temperatura ideal para su cultivo se encuentra entre los 20 y 28ºC. Es cierto que soportan períodos cortos de bajas temperaturas, si bien cuando bajan de los 10 o 12ºC comienzan a sufrir daños irreparables, comenzando con la perdida inferior de su follaje.

Es una planta que requiere durante su cultivo una humedad relativa alta, superior al 70%. Dada su elevada superficie foliar si puede ser más alta, en torno al 80% mucho mejor.

En cuanto a su iluminación es una planta de semisombra, situándose su rango ideal entre los 25.000 y 30.000 lux (un lux es la unidad derivada del Sistema Internacional de Unidades para la iluminancia o nivel de iluminación y equivale a un lumen por metro cuadrado), por lo que de primavera a otoño, las cubiertas de los invernadero deben estar sombreadas.

Para su plantación requiere un sustrato ligeramente ácido, turboso, con un buen drenaje ya que sus raíces requieren de buena aireación. Este sustrato debe estar permanente húmedo sin llegar al encharcamiento, por lo que los riegos deben ser frecuentes a la vez que moderados.

La Dieffenbachia amoena “Tropic snow” no necesita poda durante su cultivo. Como mucho una limpieza de hojas basales cuando estas pierden su valor ornamental.

La fertilización se realiza normalmente junto al agua de riego (fertirrigación) utilizando un fertilizante del tipo 18-12-24 más microelemento a la dosis recomendada por el fabricante. Las más altas en invierno y las más bajas durante el período cálido del año puesto que la frecuencia de riego es mayor.

Plagas de la Dieffenbachia amoena

Entre las plagas de la Dieffenbachia amoena más comunes se encuentran:

  • La araña roja (Tetranychus urticae), Suele presentarse en épocas de mayor calor (desde mediados de primavera a principios de otoño), cuando la humedad ambiental disminuye. Se detecta su presencia por las pequeñas punteaduras amarillentas sobre las hojas, creando con el tiempo su abarquillamiento y caída. También podemos observar a modo de pequeñas telarañas en el envés de las hojas.
  • Las cochinillas. Aparecen como unas pequeñas manchas de color pardo-rojizas en el envés de las hojas e incluso sobre el tallo. Su presencia también provoca la segregación de una sustancia azucarada sobre la que se desarrolla el hongo negrilla.
  • El pulgón. Son estos populares insectos que se instalan por la zona de brotación y sobre el envés de las hojas. Provocan manchas amarillas como consecuencia de los puntos de picadura, seguido del enrollamiento y deformación de las hojas. Como en el caso de las cochinillas también segregan sustancia azucarada donde se instala este mismo hongo llamado negrilla.

Dieffenbachia amoena

Enfermedades de la Dieffenbachia amoena

Entre las enfermedades de la Dieffenbachia amoena más corrientes se encuentran:

  • Colletotrichum y Leptosphaeri. Son hongos que tienen su mayor virulencia durante los meses de invierno, provocando manchas concéntricas en tonos pardos con el borde exterior amarillo sobre las hojas.
  • Myrothecium: Afecta a las hojas dando lugar a manchas pardas, que cuando fructifica crea formas de anillos concéntricos blancos y negros. Una de las consecuencias de su ataque es la podredumbre del pecíolo.
  • Rhizoctonia y Phytophthora. Son hongos que causan la podredumbre del tallo y raíces. Al faltarles nutrientes y agua por tener estos órganos dañados sus hojas adquieren un color amarillo y terminan por marchitarse.
  • Erwinia. Es una bacteria que produce graves y frecuentes podredumbres húmedas en hojas, tallos y raíces. Una vez que aparece la mejor opción es eliminar las plantas afectadas ya que no tiene un tratamiento sencillo.

Fisiopatías de la Dieffenbachia amoena

Entre las fisiopatías de la Dieffenbachia amoena que se pueden presentar están:

  • Una clorosis internerval, que puede ser causada simplemente tanto por una carencia de humedad en el sustrato como por estar sometidas a bajas temperaturas.
  • Una pérdida de hojas. Si estas son jóvenes se debe a temperaturas muy bajas, corrientes de aire frío o seco. Si son las superiores es debido a una deficiencia de luz o un exceso de sales, en este último caso pueden aparecer también que se curven hacia abajo e incluso que los bordes de estas hojas estén como quemados.

Multiplicación de la Dieffenbachia amoena

La multiplicación de la Dieffenbachia amoena “Tropic snow” a nivel viverístico se realiza mediante esquejes apicales de plantas madres seleccionadas o provenientes de su propagación in-vitro. Lo habitual es que esta técnica in vitro se utilice para la obtención y propagación de plantas madres exentas de virus y bacterias. Una vez que adquieren tamaño se sacan de ellas los esquejes para comercializar a los viveros productores.

Las plantas madres pueden cultivarse en grandes contenedores o directamente en el suelo dado su gran porte y duración de cultivo.

Para el enraizado de esquejes se cortan tallos apicales que se enraízan en pequeñas macetas individuales. El sustrato debe ser ligero y poroso, por lo que se tiende a uno creado a base de mezcla de turba y arena con PH ligeramente ácido y una fertilización muy baja. A estos esquejes se les aplica calefacción de fondo sobre los 25ºC y temperatura ambiente de unos 22ºC. Estarán protegidos de corrientes de aire, con humidificación hasta su emisión de raíces además de estar protegidos de un exceso de iluminación. En estas condiciones los esquejes enraizarán en unas dos semanas y estarán listos para su trasplante sobre las seis. Se puede acelerar ligeramente su enraizado si se utiliza hormonas de enraizamiento.

Dieffenbachia amoena

Cuidados de la Dieffenbachia amoena en el interior con éxito

La Dieffenbachia amoena se cultiva como planta de interior por sus hojas decorativas. Para su cuidado uno de los aspectos a tener muy en cuenta es que ama la sombra. Sus hojas son grandes y transpiran eficientemente por lo que aportan al hogar una humedad ambiental que siempre es de agradecer, sobre todo en épocas de mayor calor.

Tras su compra y llegada a casa, se le quitará el envoltorio, se regará si lo necesita y ubicará en el lugar que se tenga previamente asignado. Una vez allí evitaremos cambiarla de sitio para que se aclimate a él.

El lugar debe estar bien iluminado pero sin que le incida la luz directa de la calle, un lugar no expuesto a corrientes de aire y a ser posible fuera de la incidencia directa de los electrodomésticos de aire acondicionado.

El riego debe ser dirigido al sustrato evitando mojar sus hojas, de forma periódica sin exceso aunque manteniendo este sustrato siempre húmedo. Cada semana o dos se puede abonar con un fertilizante especial para plantas de hoja decorativa, al ser posible con un equilibrio 2-1-3 más microelementos, diluido en el agua de riego a la dosis recomendada por el fabricante.

Su poda simplemente queda relegada a la limpieza de hojas viejas y dañadas. Para su trasplante elegiremos una maceta algo mayor y un sustrato especial para plantas de interior. Este lo haremos una vez llegue la primavera.

En cuanto a las temperaturas, prácticamente deberemos prestar especial atención a cuando son bajas ya que por debajo de los 14ºC comienzan a manifestar daños por frío. En cambio cuando se dan altas temperaturas debemos poner el foco en la humedad relativa del ambiente, recurriendo a unas pulverizaciones puntuales para contrarrestarla. Lo mismo hacemos para contrarrestar la sequedad del aire de la calefacción.

Con estos cuidado, la Dieffenbachia amoena “Tropic snow” puede disfrutar de una larga vida, que con facilidad puede superar los cinco años.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí