Hormonas de enraizamiento

1929
esquejes con hormonas de enraizamiento

El uso de hormonas de enraizamiento está especialmente indicado para el tratamiento de esquejes y estaquillas con el objetivo de favorecer aspectos el ellos como la emisión y rapidez de raíces, mejorar el porcentaje de plantas enraizadas, así como la calidad global de sus sistemas radiculares.

Las hormonas de enraizamiento las podemos encontrar formuladas tanto en modalidad de líquido como en polvo. También es cierto que podemos fabricar hormonas de enraizamiento caseras si tenemos las materias primas adecuadas.

Las hormonas de enraizamiento en polvo suelen incluir un fungicida que ayuda a evitar posibles infecciones en la zona del corte del esqueje o estaquilla.

En cuanto a la dosis, estas hormonas de enraizamiento en polvo están preparadas para ser aplicadas directamente. En cuanto al método de aplicación es humedecer la base de los esquejes unos dos centímetros e introducirlo en el polvo hormonal. Sacudirlos suavemente para eliminar el exceso de polvo y plantar el esqueje con cuidado de no eliminar el producto adherido.

Las hormonas de enraizamiento en líquido se aplican normalmente mediante el método de inmersión de los esquejes y estaquillas durante un tiempo determinado. Este tiempo viene aconsejado por el fabricante ya que factores como el tipo de hormona y concentración, así como la especie en la que se aplica, marcan decisivamente estos tiempos.

En cuanto a las materias activas hormonales más habituales se encuentran el ANA (Ácido 1 – Naftilacético) y el AIB (Ácido 3 – Indolbutírico), e incluso mezclados entre ellos. En cuanto a las dosis de composición, son muy bajas, en torno al 0,2% y 0,5%, siendo el resto de material fungicidas y material excipiente (sustancia activa usada para incorporar el principio activo).

Los fabricantes de hormonas de enraizamiento suelen poner a disposición de sus clientes, tablas en las que se dan una relación de especies y el producto más adecuado a aplicar, además del método.

Hormonas de enraizamiento líquidas

Entre las diferentes formulaciones posibles se encuentra la de hormonas de enraizamiento en líquido. A diferencia de la formulada en polvo, esta se aplica por contacto directo o por inmersión en una disolución preparada para tal fin.

Las hormonas de enraizamiento líquidas se comercializan en botellas de diferentes capacidades. Estas suelen ir desde los 100 a los 1.000 cc.

Entre las materias activas empleadas, se encuentra el Ácido 3 – Indolbutírico (AIB), utilizándose una riqueza alrededor del 0,4%. Esta riqueza será la responsable de su dosis de aplicación ya que a mayor cantidad de materia activa por litro, menor será la dosis empleada para conseguir un determinado resultado.

Al igual que las hormonas de enraizamiento en polvo, están indicadas para el tratamiento de esquejes y estaquillas con el objetivo de favorecer aspectos como la emisión y rapidez de raíces, mejorar el porcentaje de plantas enraizadas, así como la calidad global de sus sistemas radiculares.

Las hormonas de enraizamiento líquidas pueden emplearse de tres formas básicamente:

  • Humedeciendo la base de los esquejes.- Consiste en poner en contacto unos dos centímetros de la base de los esquejes con el producto puro durante 10 ó 20 segundos.
  • Inmersión de los esquejes.- Consiste en sumergir durante 24 horas los esquejes en una disolución del enraizante. La dosis de esta disolución variará en función de la riqueza de producto y la especie a tratar.
  • Pulverización.- Una vez plantados los esquejes, se aplica sobre ellos en pulverización una disolución a la dosis recomendada por el fabricante. Esta es una de las modalidades menos corriente.

Las hormonas de enraizamiento líquidas están especialmente indicadas para su uso en estaquillas y esquejes leñosos de vid, frutales, forestales y ornamentales.

Las dosis de aplicación varían en función de la especie de la planta y la dureza del esqueje. Normalmente, cómo ejemplo de dosis, para un formulado en base a Ácido 3 – Indolbutírico (AIB) al 0,4% puede ser:

  • En esquejes herbáceos de 1 a 2,5 cc de producto por litro de agua.
  • En esquejes semiduros de 5 a 10 cc de producto por litro de agua.
  • En esquejes duros de 10 a 20 cc de producto por litro de agua.

Como recomendaciones generales, las hormonas de enraizamiento líquidas no deben de mezclarse con otros productos para evitar alterar sus propiedades, así como diluirlo en aguas calcáreas.

Hormonas de enraizamiento caseras

En ocasiones deseamos fabricar nuestras propias hormonas de enraizamiento caseras tambien denominadas hormonas enraizantes en vez de comprarlas ya formuladas. Entre las causas, la más extendida es el que no hay muchos sitios donde poderlas comprar.

Para fabricar hormonas de enraizamiento caseras necesitaremos básicamente tres ingredientes: la o las materias activas de hormonas de enraizamiento, un fungicida y polvos de talco. Normalmente se fabrican en formulado en polvo ya que en líquido es algo más complejo.

Las materias primas de hormonas de enraizamiento enraizantes suelen ser básicamente de dos clases: ANA (Ácido 1 – Naftilacético) y el AIB (Ácido 3 – Indolbutírico).

Estas pueden usarse en la formulación de forma individual o combinada. En cuanto a sus dosis son muy pequeñas y deben de ser respetadas, ya que un exceso no mejora los resultados sino todo lo contrario.

En cuanto a las dosis de composición, oscilan en torno al 0,2% y 0,5%, siendo el resto de material fungicidas y material excipiente (sustancia activa usada para incorporar el principio activo, en este caso polvo de talco).

Estas materias activas pueden solicitarse en las farmacias. No suelen tener pero la pueden pedir. En estos casos, comprar la mínima cantidad ya que como hemos dicho se utilizan en muy baja dosis.

Otro de los ingredientes en un fungicida. Recordemos que las hormonas de enraizamiento finales se van a aplicar sobre la zona de corte del esqueje y es muy recomendable que se encuentre un fungicida que impida que los hongos actúen.

Un fungicida recomendable puede ser el Ziram. Y la dosis de participación en la hormona de enraizamiento casera también debe de ser baja. Sobre el 4% está bien.

Y por último está el material excipiente sobre el que se mezclan los principios activos de hormonas y fungicida. En este caso polvos de talco.

Los polvos de talco son inertes y simplemente nos facilitan la manipulación correcta del formulado final.

Pesando correctamente estas materias primas y mezclándolas de forma homogénea, podemos fabricar nuestras hormonas de enraizamiento o enraizantes caseras para utilizarlas para el tratamiento de esquejes y estaquillas con el objetivo de favorecer aspectos en ellos como la emisión y rapidez de raíces, mejorar el porcentaje de plantas enraizadas, así como la calidad global de sus sistemas radiculares.

1 Comentario

  1. Como puedo comprar o preparar de forma casera las hormonas de enrraizamiento?

Dejar respuesta