El cuidado de los Abetos de Navidad

1
5685
abeto de Navidad
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El cuidado de los Abetos de Navidad es una de las cuestiones que más preocupa a sus propietarios, ya sea porque pretenden mantenerlos año tras año o bien desean plantarlos tras estas fiestas en el jardín o directamente en el bosque.

El cuidado de los Abetos de Navidad sólo es efectivo si partimos de un abeto perfectamente enraizado en su contenedor. Recordemos que hay empresas que los cultivan sólo para utilizarlos en estas fiestas, los arrancan a raíz desnuda, podándolas drásticamente sin posibilidad de enraizado.

Por lo tanto, lo primero, asegurarnos en el momento de la compra de que adquirimos un Abeto de Navidad perfectamente enraizado en su contenedor.

Bajo este concepto, se comercializan distintas variedades e incluso especies, todas ellas de porte piramidal. Entre las diferentes especies disponibles se encuentra el Abeto Abies nordmanniana, también llamado Abeto del Cáucaso, Pinus nordmanniana Steven, Abeto de Normandía…, pertenece a la familia de las Pináceas y siendo uno de los abetos más utilizados y populares como árbol de Navidad.

El cuidado de los Abetos de Navidad

Estos abetos han sido cultivados especialmente para la Navidad. Al haber sido sacados de su hábitat natural, partimos de que tienen dificultades para sobrevivir, si bien al haberse aclimatado en el vivero, si lo cuidamos debidamente, sus posibilidades de crecer y desarrollarse están prácticamente garantizadas.

En cuanto a la temperatura, estos Abetos son plantas de exterior y necesitan temperaturas frescas para desarrollarse bien, por lo que debemos mantenerlos el menor tiempo posible en el interior del hogar. Durante este tiempo debemos situarlos en un lugar alejado de las fuentes de calor, como radiadores, estufas o chimeneas. Siempre debemos elegir para él el lugar más fresco posible.

Respecto al riego, como dentro de la casa las temperaturas son altas, necesita un riego más frecuente que si estuviera situado en el exterior. Lo ideal es regarlo cada dos o tres días, aportando una cantidad suficiente de agua como para que no sólo la capa superficial de la tierra se moje, sino que ésta llegue a todas las raíces.

El cuidado de los Abetos de Navidad

Hay que tener cuidado de no regar en exceso para que el agua no ensucie el suelo. Lo mejor es regar un poco, esperar que la tierra absorba bien el agua y luego volver a regar un poco más, para que se empape poco a poco y las raíces se humedezcan bien.

Si optamos por poner un plato para la recogida del agua sobrante, es importante retirarla, ya que la acumulación de esta en la base puede dañar las raíces.

Podemos añadir un fertilizante al agua de riego. En tal caso, que sea un abono equilibrado y a la dosis de mantenimiento recomendada por el fabricante.

En el cuidado de los Abetos de Navidad también está el rociarlo con agua fresca para compensar la falta de humedad del ambiente. Eso sí, en la medida de lo posible para no estropear los adornos navideños.

Con respecto a ellos, en el momento de su colocación, hay que tener cuidado de no dañarlo, sobre todo las yemas que se encuentran en los extremos de las ramas.

Si se coloca un adorno en el ápice, hay que respetar la yema de la guía, ya que ésta es importantísima para los Abetos. Si este pierde su guía, su crecimiento se desvirtuará, el árbol perderá su forma piramidal, tendiendo hacia una forma aparasolada y acelerando su envejecimiento.

Una vez finalizada las fiestas navideñas, lo sacaremos al exterior lo antes posible ya que es el mejor ambiente para su desarrollo.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir
Artículo anteriorLimoneros para las terrazas y balcones
Artículo siguienteSedum oreganum
Fernando Cuenca Vinculado con el sector de la horticultura y jardinería, ha desarrollado trabajos de dirección de cultivos ornamentales y revistas técnicas del sector. Actualmente es Director Comercial y Consultor de Condelmed, S.L.

1 Comentario

  1. El cuidado de las plantas no solo de los abetos es importante. Muchas veces se mueren por nuestra culpa.

Dejar respuesta