El cultivo de habas

0
1488
cultivo de habas huerto urbano

El cultivo de habas es relativamente sencillo. Su nombre científico es Vicia faba y pertenece a la familia de las Leguminosas. Comenzó su cultivo en Oriente Próximo, extendiéndose rápidamente por toda la cuenca mediterránea. Se documenta que fueros los romanos quienes mediante selecciones llegaron al tipo de haba que ahora se consume en verde, de grano grande y aplanado. Su cultivo fue extendiéndose a China a través de la Ruta de la Seda y tras el descubrimiento del Nuevo Mundo en América.

El cultivo de habas comienza con la preparación del terreno. Este factor es muy importante ya que la planta posee una potente raíz pivotante. Hay que realizar una labor profunda para acondicionar el terreno, de 25 a 40 centímetros de profundidad. Es en este momento cuando aprovecharemos para incorporar el abonado de fondo.

Como orientación, podemos aportar un abonado por Hectárea similar a 20 toneladas de estiércol, 500 kg de superfosfato de cal al 18%, 200 kg de cloruro o sulfato de potasio y 200 kg de sulfato amónico al 21%.

Seguiremos con la siembra. La época está ligada al clima y se realiza en España desde agosto a septiembre, y en aquellos cultivos precoces hasta noviembre cuando hablamos de clima mediterráneo de inviernos suaves.

En las zonas de interior se plantan en primavera para evitar las heladas.

El método de siembra es a chorrillo o a golpes, ya sea a mano o con sembradora.

Lo ideal es disponer las semillas en líneas o caballones, con una distancia entre líneas de 50 a 60 centímetros y de 25 a 30 centímetros entre plantas.

El Haba es una planta que germina rápidamente y su nascencia se produce a los 8 ó 12 días, dependiendo de la temperatura.

A partir de aquí, el cultivo se desarrolla y simplemente hay que esperar a que florezcan, se fecunden sus flores, aparezcan sus vainas y las recolectemos en verde o ya maduras según el uso que deseemos darle.

El abonado a realizar durante el cultivo, además del aporte nitrogenado realizado por la bacteria simbiótica Rhizobium leguminosarum (que vive en simbiosis con la planta de Haba), que es variable dependiendo del suelo, clima, técnicas de cultivo y genotipo de la planta, es necesario un aporte de nitrógeno adicional para las primeras fases del cultivo, además de fósforo y potasio.

En condiciones favorables, la recolección se realizará transcurridos aproximadamente 90 días según variedades ya que por ejemplo la variedad Muchamiel puede comenzar a los 40 días.

La recolección depende del tipo de material vegetal, de la velocidad de su crecimiento y del destino de su producción. Las Habas destinadas al consumo en fresco se recolectarán manualmente y se darán dos, tres o más pases para cosechar la totalidad de la producción.

Si está destinada a la industria, la recolección será mecanizada. El método consiste en pasar primero una segadora hileradora, que deja las matas en línea y posteriormente una cosechadora-desgranadora.

En el caso de cultivarse en un huerto urbano, la recolección es siempre manual y puede realizarse tantas veces como se desee, para recolectar sus vainas en su momento de maduración óptima y deseada.

La conservación de las habas verdes se realiza a 0-1ºC y 85-95% de humedad relativa.

No hay comentarios

Dejar respuesta