Vicia faba, habas

2128
habas

La Vicia faba, popularmente conocida como habas, pertenece a la familia de las Leguminosas y comenzó su cultivo en Oriente Próximo, extendiéndose rápidamente por toda la cuenca mediterránea.

Se documenta que fueros los romanos quienes mediante selecciones llegaron al tipo de haba que ahora se consume en verde, de grano grande y aplanado. Su cultivo fue extendiéndose a China a través de la Ruta de la Seda y tras el descubrimiento del Nuevo Mundo en América.

La Vicia faba es una planta anual de porte recto con un sistema radicular muy desarrollado.

Sus tallos son de color verde, angulosos y huecos con cierta robustez. Son también muy ramificados. Como planta, puede alcanzar alturas superiores al metro fácilmente.

Las hojas de haba de color verde, dispuestas de forma alternas, son compuestas y paripinnadas, con foliolos anchos ovales.

Sus flores son axilares y crecen agrupadas en racimos cortos de dos a ocho flores. Poseen una mancha grande característica de color negro o violeta en sus pétalos.

Una vez fecundadas, el fruto es una legumbre de longitud variable que puede llegar a superar los 30 centímetros y en ella entre cuatro y diez semillas. El color de estas es verde amarillento en su madurez, más o menos oscuras según la variedad.

La Vicia faba tiene varias formas de consumo:

  • En fresco, tiernas aprovechándose vainas y granos conjuntamente.
  • En fresco, maduras únicamente los granos.
  • Industria trasformadora, como materia prima tanto para enlatado como para congelado.
  • Como forraje, para alimentación de ganado (en menor cantidad).
  • Como planta nitrificadora de suelos (en menor cantidad).

Entre los principales países productores de habas se encuentran Argelia, China, Chipre, Marruecos, España, Italia, Perú, Iraq, México y Siria.

La Vicia faba es una planta muy rústica, aunque prefiere temperaturas uniformes templado-cálidas y los climas marítimos mejor que los continentales. Le va muy bien los suelos arcillosos o silíceos y arcillosos calizos ricos en humus, profundos y frescos. Su pH óptimo oscila entre 7,3 y 8,2 y es relativamente tolerante a la salinidad.

En España se siembra en primavera en las zonas más frías y durante el invierno en las más cálidas. Recordemos que sus semillas no germinan por encima de 20ºC.

De hecho es una planta que no soporta muy bien el calor y como prueba, sus flores no suelen cuajar bien por encima de los 30ºC.

Las habas también son muy sensibles a la falta de agua, especialmente desde la floración hasta el llenado de las vainas.

El cultivo de habas

El método de siembra es a chorrillo o a golpes, ya sea a mano o con sembradora. Lo ideal es disponer las semillas en líneas o caballones, con una distancia entre líneas de 50 a 60 centímetros y de 25 a 30 centímetros entre plantas.

Las semillas se entierran totalmente y tras ello realizaremos un primer riego. A partir de ahí, nos aseguraremos de mantener la humedad hasta que estas germinen, que lo harán entre los 8 ó 12 días, dependiendo de la temperatura.

cultivando habas

El haba es una planta que germina rápidamente y su nascencia se produce a los 8 ó 12 días, dependiendo de la temperatura.

A partir de aquí, el cultivo se desarrolla y simplemente hay que esperar a que florezcan, se fecunden sus flores, aparezcan sus vainas y las recolectemos en verde o ya maduras según el uso que deseemos darle.

El abonado a realizar durante el cultivo, además del aporte nitrogenado realizado por la bacteria simbiótica Rhizobium leguminosarum (que vive en simbiosis con la planta de haba), que es variable dependiendo del suelo, clima, técnicas de cultivo y genotipo de la planta, es necesario un aporte de nitrógeno adicional para las primeras fases del cultivo, además de fósforo y potasio.

Si está destinada a la industria, la recolección será mecanizada. El método consiste en pasar primero una segadora hileradora, que deja las matas en línea y posteriormente una cosechadora-desgranadora.

En el caso de cultivarse en un huerto urbano, la recolección es siempre manual y puede realizarse tantas veces como se desee, para recolectar sus vainas en su momento de maduración óptima y deseada.

Para sembrar habas con éxito en el huerto urbano en campo comenzaremos con la preparación del terreno. Este factor es muy importante ya que la planta posee una potente raíz pivotante. Hay que realizar una labor profunda para acondicionar el terreno, de 25 a 40 centímetros de profundidad.

Para sembrar habas con éxito en el huerto urbano en áticos o balcones, lo ideal es hacerlo en macetas grandes. Utilizaremos un sustrato de plantación sustrato para plantas de exterior o sustrato para huerto urbano. Cualquiera de los tres nos dará buen resultado.

Por cada macetero sembraremos unas tres semillas, enterrándolas totalmente y nos aseguraremos de mantener la humedad del sustrato hasta que germine. Una vez germinado, entre los 8 ó 12 días dependiendo de la temperatura, podemos dejar todas las plantitas o sólo una. Conviven bien entre ellas.

Conforme crezcan, es conveniente ir tutorándolas para evitar que el viento rompa sus ramas o que estas caigan sobre otras plantas de cultivo.

En condiciones favorables, la recolección se realizará transcurridos aproximadamente 90 días según variedades ya que por ejemplo la variedad Muchamiel puede comenzar a los 40 días.

La recolección depende del tipo de material vegetal, de la velocidad de su crecimiento y del destino de su producción. Las habas destinadas al consumo en fresco se recolectarán manualmente y se darán dos, tres o más pases para cosechar la totalidad de la producción.

La conservación de las habas verdes se realiza a 0-1ºC y 85-95% de humedad relativa.

Fecha de siembra de las habas

La fecha de siembra de las habas es importante para obtener la producción deseada. Evidentemente, las demás técnicas culturales también deben de ser tenidas en cuenta.

En este caso hablamos de la fecha de siembra de las habas. Para ello, nos referiremos al hemisferio norte y concretamente al área mediterránea.

Su producción se centra entre los meses de diciembre y abril. Teniendo en cuenta este dato, la siembra se puede realizar unos cuarenta días antes si se utilizan las variedades más precoces.

Según el microclima reinante en la zona, se deben de tener en cuenta dos aspectos de especial importancia. Siempre, teniendo en cuenta que la siembra se realizará de forma directa, ya sea en el caso del huerto en el campo, o en la maceta si tenemos un huerto urbano en la terraza, balcón o ático.

Un aspecto es el riesgo de heladas. En tal caso realizaremos la siembra una vez pasen las fechas críticas: finales de febrero o principios de abril.

Otro es el exceso de calor. Si el otoño es fresco, podremos comenzar la siembra lo antes posible, pudiendo tener las primeras habas a finales de noviembre. Y si el verano es tardío, podemos seguir recolectando estos frutos hasta bien entrado el mes de mayo.

Las habas pueden cultivarse incluso en verano, pero su floración será escasa y sus flores abortarán, por lo que la cosecha será nula.

Por lo tanto, la fecha de siembra de las habas (por ejemplo en España) puede situarse desde el mes de agosto al de octubre, para producciones antes del invierno. Y a principios de primavera para aquellas zonas con fuerte riesgo de heladas, como son las zonas de interior de España.

>> Ver artículo sobre enfermedades de las habas.

1 Comentario

  1. me parece muy importane este alimento, lo que busco es saber cuales tipos pueden ser medicianles gracias por la informacion

Dejar respuesta