Forsythia x intermedia

1638
Forsythia x intermedia

La Forsythia x intermedia es un arbusto con muchas posibilidades decorativas en el jardín. Sus abundantes flores amarillas son de diferentes intensidades según variedades, pero todas ellas presentan un color amarillo intenso. De hecho, la Forsythia es una de las plantas que mejor representa el vistoso amarillo que inunda de colorido los jardines entre finales de invierno y comienzo de primavera en climas como el de España.

Descripción de la Forsythia x intermedia

Según la bibliografía la Forsythia x intermedia tiene un doble origen, por una parte asiático concentrado en China y por otra europeo en el norte de Albania y Sur de Yugoslavia.

Su nombre científico es Forsythia x intermedia y pertenece a la familia Oleaceae. Entre sus nombres más comunes se encuentran Campanita china, Forsitia y Campanas doradas.

Es un arbusto de hoja caduca, con hojas oblongas algo lanceoladas, ligeramente dentadas, opuestas y de un color verde vivo y brillante. Posee un porte arbustivo esbelto que puede alcanzar los dos metros de altura. Puede ser utilizada en el jardín tanto como planta ejemplar solitaria, en grupos para crear voluminosas manchas de color o agrupadas en línea para construir densos setos que en floración alcanzan un gran valor ornamental.

Sus flores aparecen en las ramas antes que las propias hojas, a modo de pequeños grupos, presentando unas corolas con cuatro pétalos y en forma de estrellitas. La floración se produce (en climas como el de España) entre finales de invierno y principio de primavera. En cuanto al color distintivo de la Forsythia x intermedia es en todos los casos amarillo, que en función de la variedad puede ser más o menos intenso. Tras su fecundación forma un fruto en forma de cápsula puntiaguda que se abre en dos valvas en su madurez.

Forsythia x intermedia

Variedades de Forsythia x intermedia

Actualmente podemos encontrar en el mercado diferentes variedades de Forsythia x intermedia en las que varía el matiz del color de flor… en todas ellas amarillo, la forma de su desarrollo ya que todas no crecen con igual rapidez, la mejor o peor vegetación según el tipo de suelo en el que se planten, el tamaño de planta alcanzado, etc.

Algunas variedades de Forsythia x intermedia y sus características son:

  • Forsythia x intermedia “Suspensa”. De crecimiento rápido con porte abierto. Flor amarilla, recomendada para setos en suelos secos y para pequeños jardines.
  • Forsythia x intermedia “Minigold”. De porte abierto hasta los tres metros. Floración muy ornamental de color amarillo. Exposición a pleno sol.
  • Forsythia x intermedia “Lynwood”. De porte medio de 1,5 a 3 metros. De crecimiento rápido y flor de color amarillo-oro. Indicada para setos en suelos secos.
  • Forsythia x intermedia “Maree Dor”. De porte más rastrero y crecimiento rápido. Indicado para setos y suelos secos.
  • Forsythia x intermedia “Spectabilis”. De porte abierto para suelos drenados y con exposición al sol.
  • Forsythia x intermedia “Spring Glory”. De porte abierto, con una altura hasta los tres metros. De floración precoz en febrero y de color amarillo-oro de tamaño grande.
  • Forsythia x intermedia “Goldzauber”. De porte abierto con una altura hasta los dos metros. Sus flores son grandes en amarillo oro.
  • Forsythia x intermedia “Week end Sapho”. De hasta dos metros de altura en porte abierto. Crecimiento rápido.
  • Forsythia x intermedia “Boucle Dor”. De porte abierto, con una altura menor de los 70 centímetros. Flores en amarillo oro con exposición a pleno sol. Apto para jardineras y macizos.

Los cuidados de la Forsythia x intermedia en el jardín

La Forsythia x intermedia se comercializa en maceta durante todo el año o en estuche o caja durante su reposo invernal. En este último caso, el estuche la identifica con su fotografía y con una información básica sobre el método de plantación y cuidados básicos. En estos casos, su cepellón posee un poco de substrato para conservar mejor el estado de la planta hasta su plantación definitiva.

Antes de su plantación, debemos elegir el lugar adecuado del jardín. Para ello debemos que tener en cuenta que requiere estar plantada a pleno sol o como mínimo en semi sombra. Cuanta más luz mejor será su floración. Dado su desarrollo a partir del segundo año, si va a estar como planta ejemplar en solitario debemos prever el espacio suficiente para que no dificulte el paso a su alrededor o compita en espacio con otras plantas.

Para asegurar el buen crecimiento de la Forsythia x intermedia acondicionaremos correctamente el terreno para conseguir que éste sea fértil y algo profundo. Se realizará un hoyo ligeramente superior al cepellón que trae de origen, se llenará de agua y cuando esta desaparezca, se pondrá la planta, se rellenará el hoyo con el resto de la tierra y se volverá a regar. Los siguientes riegos se distanciarán entre sí para favorecer el desarrollo radicular en el nuevo terreno.

Una vez plantada y enraizada requiere agua en abundancia durante la época estival y una temperatura que oscile entre los 18 y los 25ºC. Los abonados se realizarán desde los meses de abril a agosto con un fertilizante bien equilibrado para ayudar al desarrollo vegetativo característico de esta época del año. Hacia el otoño… a partir de septiembre, el abonado debe incorporar más fósforo y potasio para endurecer la planta y que esta entre en el invierno lo más fuerte posible.

Un aspecto a tener muy en cuenta es el momento de la poda de la Forsythia x intermedia. Esta planta comienza su desarrollo con su espectacular floración a finales de invierno o principio de primavera y por ello no debemos de podarla durante el invierno, como ocurre con otras muchas plantas, ya que con ella eliminaríamos todas sus flores. Recordemos que durante el reposo invernal, en las yemas asentadas sobre las ramas se desarrollan los botones florales. Por lo tanto, es precisamente tras su floración, cuando podemos comenzar a podar el arbusto, eliminando las ramas más viejas y las flores marchitas.

Es recomendable que las plantas nuevas de Forsythia x intermedia apenas se toquen en los primeros años para que adquieran vigor y el tamaño final deseado. En las adultas, las podas van dirigidas a mantener la estructura despejada y eliminar de vez en cuando algunas de sus ramas más viejas. Y por supuesto para favorecer la creación de tallos florales de cara al año siguiente.

Forsythia x intermedia

Cultivo de la Forsythia x intermedia

El cultivo de la Forsythia x intermedia suele estar vinculado al viverismo profesional. Este comienza con la obtención y selección de esquejes de plantas madres correctamente clasificadas por variedades y en perfecto estado de sanidad y vigor. Esto es fundamental ya que los ‘hijos’ de ellas son clones que reproducirán las mismas características que sus progenitores.

Hay empresas que recurren a partir de madera dura puestas en vivero al principio de la primavera, pero una de las opciones más utilizada es partir de esquejes con hojas durante primavera y verano que bajo condiciones de humedad elevada enraízan fácilmente.

El sustrato utilizado para la fase de enraizado será de estructura fina y abonado suave, con un pH sobre 6,5. Los esquejes se plantan en bandejas de alvéolos y se mantienen con una humedad alta con ayuda de micro aspersión para evitar deshidrataciones y una temperatura entre los 20 y 25ºC. En pocos días comienzan a enraizar y tras tener un cepellón bien formado se plantan en macetas con un sustrato especial para plantas de exterior, de estructura más gruesa y más fertilizado. Esta fase de cultivo ya se realiza al exterior o bajo malla de monofilamento.

Durante el resto del cultivo se mantienen riegos frecuentes, fertilización y aquellos tratamientos fitosanitarios necesarios para que las plantas crezcan sanas y vigorosas.

Según el tamaño previsto de venta, la Forsythia x intermedia se plantará en su maceta o contenedor definitivo o se realizará algún trasplante a uno mayor durante su cultivo. Los formatos de venta que se suelen encontrar van desde contenedor de 2 a 30 litros.

Cuando se cultivan para venta en formato de estuche, normalmente para su venta en centros de jardinería y grandes superficies, lo habitual es cultivarlas en líneas en pleno campo. Tras su entrada en reposo invernal, son arrancadas a raíz desnuda y envasadas en bolsas de malla con un sustrato para que aguante la humedad durante el periodo de comercialización. En este proceso son podadas sus ramas para mantenerlas dentro de las dimensiones estándar del estuche de cada empresa comercializadora.

Plagas y enfermedades de la Forsythia x intermedia

La Forsythia x intermedia es una de estas plantas consideradas muy rústicas y por lo tanto con pocos problemas desde el punto de vista de sanidad vegetal. De hecho, en la mayoría de los casos, un problema de sanidad viene dado como consecuencia de un mal mantenimiento como por ejemplo el exceso de abonados nitrogenados o simplemente de riego.

En el apartado de plagas que se pueden presentar en la Forsythia x intermedia están:

  • Los pulgones (Myzus persicae). Las ninfas y los adultos chupan la savia, causando el amarillamiento de las hojas y debilitamiento de las plantas. Además produce melaza sobre la que se asienta la negrilla (hongo de aspecto ceniciento que resta vistosidad a la planta).
  • La Mosca blanca (Trialeurodes vaporariorum y Bemisia tabaci). Los daños directos son amarillamientos y debilitamiento de las plantas, ocasionados por larvas y adultos al alimentarse, absorbiendo la savia de las hojas. Los daños indirectos, como en el caso del pulgón, se deben a la proliferación de negrilla sobre la melaza que produce la mosca blanca.
  • Las Orugas de lepidópteros (Spodoptera exigua, Spodoptera litorales, Heliothis armigera, Autographa gamma, etc). Los daños son causados por las larvas al alimentarse de hojas y frutos. Los adultos son polillas nocturnas que no hacen nada.

Y en apartado de las enfermedades que se pueden presentar en la Forsythia x intermedia están:

  • El Oidio (Leveillula taurica). Los síntomas que aparecen son manchas amarillas en el haz que se necrosan por el centro, observándose un fieltro blanquecino por el envés. En caso de fuerte ataque la hoja se seca y se desprende.
  • La Podredumbre gris (Botrytis cinerea). En hojas y flores se producen lesiones pardas en las que se observa una vellosidad gris del hongo.
  • La Alternariosis (Alternaria solani). Las lesiones aparecen tanto en hojas como tallos. En hoja se producen manchas pequeñas circulares o angulares, con marcados anillos concéntricos. En tallo y pecíolo se producen lesiones negras alargadas, en las que se pueden observar a veces anillos concéntricos.
  • La Roya. La roya ataca a los órganos aéreos de las plantas, en los que aparecen pústulas pulverulentas y herrumbrosas rojizas. Le favorece el calor y la humedad.

No hay comentarios

Dejar respuesta