Frutos secos

1171
puesto frutos secos

Desde hace miles de años, el ser humano ha contado con los frutos secos como uno de los principales alimentos de origen vegetal en su dieta. Entre las especies más populares que pertenecen a este grupo de frutos secos están la Almendra, la Avellana, el Cacahuete, la Castaña, la Nuez, el Pacana o el Pistacho por ejemplo. Sin embargo, de vez en cuando entran nuevos frutos secos en escena sin apenas darnos cuenta, entre los combinados que ofrecen las empresas especializadas en este campo.

Los frutos secos, en las condiciones adecuadas para su cosecha, tienen una cáscara deshidratada, dura, relativamente delgada… y en general, los árboles y plantas que producen frutos secos tradicionales en España crecen bien en las zonas de clima mediterráneo.

Sin duda, el consumo de frutos secos tiene una influencia positiva en relación a las enfermedades cardiovasculares. Así, por ejemplo el consumir del orden de 150 gramos de frutos secos a la semana tiene efecto protector contra el ataque al corazón.

Todos estos frutos secos, por lo general tienen una composición similar de proteínas, azúcares y lípidos, variando el tipo de ácido graso mayoritario según el fruto seco de que se trate. En cuanto a la mayoría de sus ácidos grasos son insaturados y por lo tanto muy saludables.

Según documentación fiable, estos ácidos grasos juegan un papel significativo en la reducción del colesterol en el plasma sanguíneo. Además, otros componentes como las proteínas, la fibra y otros micronutrientes como el cobre y el magnesio, vitamina E, ácido fólico o esteroles, y los fitoquímicos pueden aportar otros efectos positivos en la reducción del colesterol y, por ello, en la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

No hay comentarios

Dejar respuesta