Giuseppe Arcimboldo

3605
Giuseppe Arcimboldo

GIUSEPPE ARCIMBOLDO (1527-1593) pintor manierista italiano, es uno de los más originales pintores del Renacimiento, inventó un estilo de retrato en el que los rostros estaban compuestos por agrupaciones de flores, frutas, animales y toda clase de objetos. Algunos son retratos satíricos de personajes de la corte y otros son retratos alegóricos. Comenzó realizando diseños para ser reproducidos en los tapices y vidrieras de la catedral de Milán. En 1562 se trasladó a vivir a Praga y después a Viena, donde trabajó como pintor en la corte de los Habsburgo. La serie por la que es más conocido en la actualidad es por las Cuatro Estaciones, en la que, haciendo uso de los vegetales que brotan en cada estación, representa los hipotéticos rostros de las estaciones mediante los elementos típicos de cada una de ellas. Así, el rostro de la primavera está formado por flores, el verano tiene rostro de frutos y cuerpo de trigo, mientras que el otoño es un curioso compendio de hojas caídas, setas, y frutos. La serie concluye con el invierno, tal vez el retrato más complejo y menos descifrable de la serie, en el que se intermezclan elementos claramente secos y fríos, como la corteza que forma la cara, con otros más cálidos y vivos, como las hojas de la caballera y las dos frutas que cuelgan del cuello.

Sus obras fueron consideradas piezas curiosas populares y no adquirieron su justo valor artístico hasta que los surrealistas unos siglos más tarde, la redescubrieron.

Los críticos de arte debaten actualmente si estas pinturas eran caprichosas o el producto de una mente trastornada.

arcimboldo flora
GIUSEPPE ARCIMBOLDO – Flora – 1591 (ampliar)

giuseppe arcimboldoGIUSEPPE ARCIMBOLDO – Vertummus, un retrato de Rodolfo II (ampliar)

giusseppe-arcimboldo2GIUSEPPE ARCIMBOLDO – (ampliar)

giuseppe arcimbaloGIUSEPPE ARCIMBOLDO – Invierno (Winter) – (ampliar)

1 Comentario

  1. No conocía a este pintor renacentista. estoy, simplemente impresionado de ver un trabajo como éste procedente de aquellos tiempos.

Dejar respuesta