Hidrosiembras

1258
hidrosiembras

La hidrosiembra es la técnica de restauración del paisaje consistente en la proyección sobre el suelo de una mezcla homogénea de semillas, mulches, estabilizadores de suelos, fertilizantes u otros elementos, desde una cuba móvil con bomba de presión y boquillas de distribución. Las hidrosiembras son un método eficiente para la implantación de las especies vegetales en los terrenos a restaurar.

Los éxitos de las hidrosiembras residen en el acierto de todos los elementos que intervienen en ellas. Como ejemplo está la mezcla adecuada de semillas autóctonas, especialmente seleccionadas para las condiciones edafo-climáticas de la zona a restaurar; la elección de los aditivos adecuados y necesarios para la germinación como abonos organo-minerales, ácidos húmicos, etc; y su correcto posterior tapado con mulch de celulosa, fibras o la combinación de éstos con turba u otros sustratos orgánicos.

Existen empresas especializadas en la aplicación de hidrosiembras, como también hay empresas especializadas en los suministros de todos los componentes de la hidrosiembra y el asesoramiento y recomendaciones técnicas sobre su ejecución.

Con respecto a todos los elementos que intervienen en las hidrosiembras destacamos:

  • Los Mulches.- Son materiales generalmente orgánicos que mejoran las características del suelo. Extendidos sobre el suelo aumentan su capacidad de campo, ejercen un efecto tampón sobre su temperatura, mejoran su microbiología y disminuyen la erosión. Es el denominado ‘efecto mulch sobre el suelo’.
  • Los estabilizadores.- Son sustancias que en solución acuosa con otros materiales, aplicadas sobre el suelo penetran en él y al desecarse, adhiere la mezcla entre las partículas terrosas dándole consistencia y permeabilidad.
  • Los hidroretenedores.- Son substancias que consiguen aumentar la capacidad de retención de agua del suelo.
  • Los ácidos húmicos y fúlvicos.- Que estimulan la acción del sistema radicular.
  • Tierra franca u otros sustratos.- Aportan mejoras al terreno base existente.
  • Envejecedores naturales de las rocas.- Están destinados a minimizar los impactos visuales de los taludes en roca. El envejecimiento natural de las rocas se produce con ocasión de una serie de efectos físico-químicos (agua, viento, temperatura, luz, oxidación, microorganismos, etc.) que con el tiempo se manifiesta generalmente por tonalidades pardo-negruzcas. Por ello, un corte reciente de un terreno rocoso se manifiesta por coloraciones pálidas o claras, que son convenientes disimular en el paisaje, máxime cuando son de gran impacto y de muy difícil integración por otros sistemas. Estos envejecedores naturales de rocas en base a colorantes simulan las tonalidades pardo-negruzcas de las rocas naturales.

No hay comentarios

Dejar respuesta