Moléculas y el transporte de hierro en plantas

2306
quelatos de hierro

El papel de dos moléculas implicadas en el transporte de hierro en plantas

Una investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) revela el papel de dos moléculas en el transporte de hierro en las plantas, según un artículo publicado en la revista The Plant Cell. Tanto la nicotianamina como el citrato participan en la distribución de este micronutriente a través de la estructura de las plantas.

Una versión mutante de la planta modelo Arabidopsis thaliana, incapaz de producir nicotianamina, exhibe bajas concentraciones de hierro en sus órganos sumidero, que corresponden a las hojas jóvenes y a las flores. En la forma mutante de Arabidopsis estas estructuras se presentan como amarillentas y estériles. Por el contrario, los órganos fuente de la planta, como son las hojas desarrolladas, contienen cantidades adecuadas de este elemento.

El estudio indica que, aunque la absorción del hierro por parte de la planta tenga lugar de forma efectiva, la ausencia de nicotianamina impide el correcto transporte del micronutriente desde los tejidos del floema hacia las estructuras deficitarias de la planta, tales como hojas jóvenes y flores. Por otro lado, el citrato tendría un papel fundamental en el transporte de hierro hacia las hojas desarrolladas para compensar parte de la ausencia de nicotianamina.

Mejora nutricional del hierro

A pesar de que el hierro es uno de los elementos más abundantes de la corteza terrestre, las formas químicas en las que las plantas pueden absorberlo limitan su disponibilidad. Este elemento es un compuesto fundamental no sólo para la nutrición vegetal sino también para la humana.

El investigador de la Estación Experimental Aula Dei del CSIC Javier Abadía, explica:

“Se considera que un 30% de la población mundial está afectada por la deficiencia de hierro, y mejorar el contenido de este metal en los alimentos es crucial para resolver el problema”.

Gran parte de esta población no tiene acceso a las proteínas de origen animal, por lo que sus aportes de hierro dependen exclusivamente de los alimentos vegetales.

La investigación, en colaboración con investigadores de la Universidad de Saarbrücken (Alemania), ayuda a entender los mecanismos de asimilación de nutrientes en las plantas lo que podría contribuir a aumentar de manera selectiva los contenidos de los mismos para la alimentación humana. En concreto, las deficiencias en algunos metales como hierro y zinc en humanos se podrían corregir con una adecuada acumulación de éstos en las plantas de las que nos alimentamos.

No hay comentarios

Dejar respuesta