Ozothamnus rosmarinifolius

146
flores de Ozothamnus rosmarinifolius

El Ozothamnus rosmarinifolius es una planta estrella de la Xerojardinería. Un arbusto de flor capaz de sobrevivir en condiciones de pluviometría muy baja. De hecho, su nombre Rosmarinus, en latín “Ros” significa “rocío” (ROS) y “marinus” “mar”, o sea “rocío del mar”, en referencia a que en ciertos espacios donde vive le basta la humedad transportada por la brisa del mar. Es una de las especies más comerciales del género Ozothamnus spp.

Es un arbusto de hoja perenne con crecimiento rápido, de porte vertical que puede alcanzar el metro de altura. Sus ramas crecen rectas y aunque como hemos avanzado es una planta de uso en jardinería, también tiene propiedades culinarias y medicinales.

Sus hojas son aromáticas, de forma alargada que llegan a tener los dos centímetros de longitud. Son de color verde oscuro, propiedad que hace resaltar sus flores blancas. Estas flores crecen en inflorescencias terminales formando formas globosas. Florece en España de mayo a septiembre, por lo tanto, durante toda la época calurosa del año.

Su exposición es a pleno sol, si bien la semi sombra, si no es perpetua, no le molesta. Es muy resistente y aguanta temperaturas hasta los -10ºC.

No es muy exigente en cuanto al tipo de suelo, sin bien, prefiere los suelos ligeros y bien drenados.

Cultivo del Ozothamnus rosmarinifolius

El cultivo del Ozothamnus rosmarinifolius se realiza en invernaderos en cultivo al exterior.

Su multiplicación puede ser por semilla o por esqueje. En caso de este último caso, ser realiza partiendo de plantas madres seleccionadas, aprovechando de ellas los esquejes apicales e interdonales de madera tierna, enraizados en bandejas de alvéolos.

Ozothamnus rosmarinifolius en el jardín

La época aconsejable de enraizado es a principios de primavera u otoño. Si se dispone de plantas madres bien cuidadas e instalaciones de enraizado bien equipadas, pueden realizarse durante cualquier época del año porque, en invierno, se le supone que tendrá calefacción.

El sustrato de enraizado será de textura fina, con un pH ligeramente ácido y mínimamente abonado.

Una vez enraizados los esquejes, se plantará uno o varios esquejes por maceta o contenedor, con un sustrato más árido y de textura más grueso, con buen drenaje. Su nivel de fertilización también será más elevado.

Su cultivo será a pleno sol, aunque si se cultiva bajo una malla de monofilamento, le ayudará a desarrollarse mejor, ya que le evitará cierto estrés térmico y además, hay que tener en cuenta que el sol es un buen enanizante, haciendo que la planta crezca más compacta.

Durante el cultivo, se le realizarán varios pinzados para conseguir plantas más ramificadas y compactas.

Cuidados del Ozothamnus rosmarinifolius en el jardín

En cuanto a los cuidados del Ozothamnus rosmarinifolius en el jardín, comienzan con la correcta elección del lugar de plantación.

Es una planta ideal para conseguir grandes masas, por lo que es interesante su plantación en grupo. Por su altura, podemos conseguir crear alineaciones de carácter de seto de media altura. No le conviene excesivas podas.

El lugar elegido será a pleno sol, sobre un terreno fértil, pero que drene muy bien. No le gustan los terrenos encharcados o muy pesados.

Una vez plantados, el Ozothamnus rosmarinifolius tiene una buena capacidad para rebrotar, aunque no le irá mal una poda selectiva de ramas para favorecer su formación.

De todas formas, las podas, en verde durante la fase de crecimiento o a finales de invierno de forma más severa, van orientadas a eliminar ramas dañadas y envejecidas, así como a orientar su formación tal y como se ha avanzado.

Por su rusticidad, prácticamente no tiene problemas de plagas. Respecto al riego, simplemente para cubrir periodos de sequía porque es capaz de crecer bien con escasez de agua.

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí