Plantación de los Abetos tras la Navidad

0
1135
abeto en el jardin
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Finaliza la Navidad y quienes tienen un Abeto natural se plantean qué hacer con él. En el jardín, en el bosque, a un contenedor mayor… son opciones, aunque todas deben de partir de la base que el Abeto que adquirimos en su momento estaba perfectamente enraizado. Si no es así, no perdamos el tiempo porque lo más seguro es que ya esté perdiendo la hoja y muera durante las próximas semanas.

A la hora de la plantación de los Abetos tras la Navidad, debemos de tener en cuenta la climatología y zona de donde nos encontramos. No es una buena idea plantar un Abeto en un bosque cálido y fuera de su contexto general, ni en un jardín con similares características.

Si procede y deseamos plantarlo en el jardín, lo primero es sacarlo de casa lo antes posible… nada más terminar la Navidad. Recordemos que es una planta de exterior y no aguanta bien los interiores de la casa y menos con falta de luz y con calefacción. Le quitaremos con cuidado todos sus adornos.

Seguidamente elegiremos el lugar más adecuado y pensando en futuro ya que por una parte vivirá allí el resto de su vida y por otra adquirirá grandes dimensiones. Procuraremos que además, el lugar sea soleado y tenga una capa de tierra generosa.

Una vez elegido el lugar, excavaremos un hoyo que dependiendo del tamaño de la maceta, irá desde 0,50 a 1 metro de ancho por 0,50 a 0,70 metros de profundidad.

Una vez excavado, colocaremos en el fondo del hoyo una capa de tierra volcánica o grava como material de drenaje, para evitar encharcamientos que puedan provocar la pudrición de las raíces. Seguidamente llenaremos el hoyo con agua para crear un gran ‘bulbo húmedo’ inicial para facilitar, con los riegos sucesivos, una distribución correcta de la humedad en el terreno.

En ocasiones, la tierra del jardín no es lo suficientemente buena. Para mejorarla, mezclaremos a la tierra que hemos extraído y destinada a rellenar del hoyo con un Sustrato Universal o Sustrato de plantación de la forma más homogénea posible. El porcentaje de la mezcla irá del 20 al 60% en función de la calidad de la tierra del jardín.

Después extraeremos el Abeto del contenedor sin dañar sus raíces. Recordemos que como se trata de una conífera, no hay que dar nunca cortes ni en las raíces ni en el follaje durante su plantación. Si está complicada la extracción, un truco interesante es sumergir el contenedor en agua durante unos minutos.

Ya sin maceta introduciremos el cepellón en el hoyo evitando el no enterrarlo demasiado. Como referencia, su parte superior no debe estar a más de 5 ó 6 centímetros por debajo del nivel del suelo. Rellenaremos el hoyo con la mezcla enriquecida con el sustrato antes preparado y apisonaremos ligeramente con el pie, sin dañar el cepellón.

Durante este proceso, si el Abeto es grande o la zona está expuesta al viento, debemos instalar uno o varios tutores para evitar el zarandeo del Abeto hasta que este arraigue correctamente en su nuevo espacio.

También es recomendable formar un alcorque alrededor del hoyo para facilitar su riego. Regaremos inmediatamente y de forma abundante para completar el asentamiento del terreno.

En la plantación de los Abetos tras la Navidad a una maceta mayor, elegiremos una de tamaño ligeramente más grande y el sustrato adecuado será el mismo que hemos mencionado antes.

Para plantarlo en el bosque, lo más indicado es donarlo a los departamentos forestales o de parques y jardines de la ciudad. Ellos no sólo lo plantarán sino sabrán cual es el mejor momento, lugar y cuidados tras su plantación.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir
Artículo anteriorSedum spurium o Sedo bastardo
Artículo siguienteSedum sexangulare
Fernando Cuenca Vinculado con el sector de la horticultura y jardinería, ha desarrollado trabajos de dirección de cultivos ornamentales y revistas técnicas del sector. Actualmente es Director Comercial y Consultor de Condelmed, S.L.

No hay comentarios

Dejar respuesta