Sorbus aucuparia

256
Sorbus aucuparia

Conocido como el Serbal del cazador, el Sorbus aucuparia es un árbol silvestre de mediano tamaño también utilizado en jardinería, en especial en aquellos jardines que se buscan plantas con bayas con las que alimentar a las aves y permitan enriquecer el ecosistema del mismo.

El Serbal de los cazadores

Su nombre científico es Sorbus aucuparia aunque es más conocido como el Serbal de los cazadores además de otros nombres ya menos conocidos como azarollo, capudre, serbal de los cazadores, pajareros o serbal silvestre. Pertenece a la familia Rosaceae y lo podemos encontrar en hábitats naturales ampliamente extendidos por Europa y Asia y por supuesto por la Península Ibérica, especialmente en su mitad septentrional y normalmente en zonas más bien elevadas. Es un árbol que suele crecer en bosques junto a abetos, hayas y robles.

Sorbus aucuparia

Etimológicamente el nombre de Serbal de cazadores está vinculado al uso de sus frutos como cebo para atraer y cazar pájaros. Recordemos que estas bayas son muy apetecibles para ellos.

Estamos ante un árbol de tamaño mediano que en condiciones favorables puede superar fácilmente más de 10 metros de altura e incluso el doble excepcionalmente, si bien en jardinería suelen estar alrededor de los cinco porque se suelen podar periódicamente. La corteza de sus troncos es gris y lisa que desprende finas escamas que, por transparencia, presentan un color anaranjado. La madera es blanca o blanco-rosada, tenaz, satinada, compacta y resistente, siendo una de las más duras y fuertes de nuestras maderas. Su copa es trasovada u ovoidea, es caducifolio y sus hojas crecen de forma alterna siendo compuestas e imparipinnadas, oblongas y de bordes aserrados. Cada hoja puede presentar de 9 a 15 folíolos y alcanzar unas dimensiones de foliolo de 2.5 de ancho por unos 6 centímetros de longitud. Su color es verde oscuro por el haz y verde azulado por el envés.

Su floración aparece a finales de la primavera agrupadas en racimos. Sus flores son hermafroditas de color blanco, algo perfumadas y aparecen en grandes corimbos terminales de 8 a 15 centímetros de diámetro con más de 250 flores. Hacia final del verano maduran (entre septiembre y octubre) y sus frutos de color amarillo, naranja o rojo según la variedad se mantienen en el árbol hasta bien avanzado el invierno agrupados en densos racimos colgantes. Destacar que también, sobre todo entre las especies asiáticas, hay algunas variedades de fruto rosado y blanco. Estos son carnosos, jugosos y poseen forma globosa. Entre las variedades de Sorbus aucuparia que se pueden encontrar están la ‘Asplenifolia’, ‘Edulis’, ‘Fastigiata’, ‘Pendula’, ‘Rossica major’, ‘Xanthocarpa’, etc.

Si bien sus frutos son apetecibles para muchas especies de pájaros, a dos que les encanta son el ampelis europeo (Bombycilla garrulus) y los tordos (Turdus merula). Todos ellos contribuyen a diseminar tras su ingestra las semillas del serbal a través de sus deposiciones. El Serbal de los cazadores también contribuye a la vida faunística como sustento para las larvas de variadas especies de lepidópteros.

El Sorbus aucuparia está emparentado con otras dos especies muy comunes en la Península Ibérica: el mostajo (Sorbus aria) y el sorbo (Sorbus domestica).

Sorbus aucuparia

Cultivo y cuidados del Sorbus aucuparia

Cuando se cultiva el Sorbus aucuparia como árbol ornamental en jardinería, su ubicación recomendada es a pleno sol, aunque también soporta la semisombra cuando esta es leve.

El tipo de suelo preferido es el que cuenta con un buen drenaje, fértil y con bajo nivel de cal aunque la tolera. Requiere de humedad constante por lo que debemos regar en abundancia durante los periodos de sequía.

Es una planta muy resistente al frío, llegando a soportar heladas de hasta -25ºC. Por el contrario a nivel fitosanitario es sensible a la enfermedad de la roya y a la plaga de barrenillos.

Es normal que durante su cultivo crezca sin necesidad de poda, realizándola solamente para mantener al árbol en las dimensiones adecuadas para el emplazamiento elegido.

Reproducción del Sorbus aucuparia

Para la reproducción del Sorbus aucuparia el método más sencillo es mediante siembra. Para ello se utilizan semillas recolectadas del año y sembradas directamente después de su recolección en pequeñas macetas o bandejas forestales. Su germinación es lenta ya que puede tardar más de un año. Mejora la germinación mediante la estratificación en frío de su semilla a 4°C durante 6-8 meses.

Otra técnica empleada en su multiplicación es mediante el aprovechamiento de retoños. Estos nacen en gran cantidad alrededor del árbol. Si lo deseamos podemos reproducir-cambiar fácilmente las variedades mediante la técnica de injertos.

Sorbus aucuparia

Curiosidades del Sorbus aucuparia

Los frutos del Sorbus aucuparia no solo son dieta de pájaros e insectos sino que también se usan para hacer mermelada ya que además de comestibles son ricos en vitamina C y gozan de propiedades astringentes. Ojo, los frutos contienen sustancias irritantes que los hacen peligrosos en crudo para el ser humano. Por su contenido en vitamina C, los frutos se han utilizado tradicionalmente como remedio para el escorbuto, si bien consumirlos en crudo no es muy recomendable, por el ya mencionado efecto tóxico. Y aunque parezca una incongruencia lo dicho, los frutos, una vez cocidos, pierden su toxicidad y se pueden utilizar para hacer compotas o mermeladas. La jalea de serbal es deliciosa y conserva buena parte del contenido en vitamina C.

En Asia se utilizan sus frutos para la fabricación del vodka. Otra utilidad gastronómica es consumirla en infusión como si se tratase de té, siendo una bebida calmante.

En cuanto a los componentes activos que posee, su corteza contiene taninos. Los frutos aún verdes contienen ácido tartárico; cuando maduran, contienen sorbitol, pectina, ácido cítrico, ácido málico y flavonoides.

El nombre de este árbol está vinculado a la atracción que produce en los pájaros, y por tanto a los cazadores.

Medioambientalmente, mediante la plantación del Sorbus aucuparia se consigue afianzar suelos inestables en las cuencas torrenciales, dada la fortaleza y penetración de sus raíces y la facilidad que tienen para rebrotar de cepa y raíz.

Sorbus aucuparia

Por las características de su madera… dura y elástica, es empleada en tornería. Y por supuesto, gracias al atractivo de sus frutos es muy habitual encontrarlos en jardines ornamentales.

El Serbal de los cazadores es considerado por muchos como un árbol mágico y por ello su madera era utilizada para fabricar varitas y amuletos. En el caso de los amuletos era una costumbre poner hojas entre los pliegues de la ropa con fines protectores. También los zahoríes han utilizado sus ramas para la localización de agua, como se hace con las del avellano.

Su madera blanca, más o menos rojiza, compacta y resistente, se ha empleado para fabricar herramientas. En cuanto al contenido de taninos de hojas y corteza hace que en algunas zonas se empleen para curtir.

No hay comentarios

Dejar respuesta