Cistus albidus

992
Cistus albidus

Popularmente se le conoce con los nombres de estepa, estepa blanca, jaguarzo blanco, jara blanca, jarastepa, rosajo… pero su nombre científico es el Cistus albidus. Esta planta silvestre crece formando matorrales que corresponden a la etapa regresiva de los encinares y otros bosques mediterráneos. Es muy popular encontrarlos en las regiones próximas al mar o zonas de clima seco, con poco frío en invierno y muy caluroso en verano. Puede vegetar en altitudes comprendidas entre los 1.400 metros y el nivel del mar.

El Cistus albidus es una especie fanerógama perteneciente a la familia Cistáceas. Nativa de la cuenca del Mediterráneo, sobre todo en España, crece en terrenos ricos en cal, con clima cálido y seco. En su crecimiento es una mata o arbusto que puede crecer hasta el metro y medio y de forma muy densa aunque no es muy ramoso.

La distribución general del Cistus albidus es en el Mediterráneo Occidental, desde Portugal y Marruecos hasta el Norte y Centro de Italia y Argelia. Abunda en el Sur de la Península Ibérica, Valle del Ebro, litoral Mediterráneo y Baleares.

El color de planta es verde grisáceo. Sus hojas son alargadas y estrechas, sin peciolo y están abundantemente impregnadas de una sustancia pegajosa, el ládano, resina fuertemente olorosa, que les da un aspecto brillante y se adhiere fácilmente a las manos y ropa. Técnicamente son todas muy similares, sésiles, ovado-oblongas, elípticas u oval-lanceoladas, con el margen ligeramente revoluto, con pelos estrellados muy densos por ambas caras, blanquecinas. Su tamaño oscila entre los 5 y 10 centímetros de longitud y son opuestas con tres nervios muy marcados y de color blanquecino.

Flores cistus albidus

El Cistus albidus florece y fructifica entre los meses de febrero a junio. Sus flores tienen unos 5 centímetros de diámetro de color rosado o púrpura y son solitarias o en grupos, de tres o cuatro en las terminaciones de sus ramas.

Desde el punto de vista de la cosecha de sus semillas, dado su amplio periodo de floración, es difícil lograr una adecuada cosecha, por lo que es recomendable estudiar la fenología de las zonas donde se pretende recolectar.

Aunque hoy en día es poco usado, del Cistus albidus se extraía el ládano y se tomaba en jarabes para la tos. Como linimento se usa diluido al 5-10% en alcohol.

Cistus albidus en el jardín

El cultivo de Cistus albidus en vivero es relativamente reciente, y su destino fundamental es la jardinería, y la restauración de áreas críticas, con fuertes limitaciones al establecimiento de otras especies.

Las características de esta especie permiten su cultivo en envase forestal de 200 a 300 centímetros cúbicos, obteniéndose un tamaño final 10 a 20 centímetros de altura. Si se desea cultivar en casa desde la siembra de sus semillas, conviene tener presentes algunos de los tratamientos pregerminativos del Cistus albidus.

Desde el punto de vista ornamental, el Cistus albidus en el jardín es utilizado en jardines mediterráneos y en xerojardinería. Como planta, tolera bien el suelo calizo y el clima cálido y seco. Por lo tanto, su exposición debe de ser a pleno sol y en zonas donde las especies que le acompañen tampoco necesiten mucho riego para evitar incompatibilidades de cultivo.

Es una especie fanerógama, perteneciente a la familia Cistáceas y su valor ornamental reside es sus flores, de unos 5 centímetros de diámetro de color rosado o púrpura, que pueden aparecer solitarias o en grupos y de tres o cuatro en las terminaciones de sus ramas.

La rusticidad del Cistus albidus es muy alta y no suele tener problemas de plagas y enfermedades. En cuanto a su abonado, el aplicado como mantenimiento general es más que suficiente. No necesita podas especiales.

Tratamientos pregerminativos del Cistus albidus

Los tratamientos pregerminativos del Cistus albidus son prácticamente iguales a los utilizados en toda la especie Cistus. De entrada se pueden sembrar directamente con un porcentaje de germinación aceptable.

Desde el punto de vista de la cosecha de sus semillas, dado su amplio período de floración (El Cistus albidus florece y fructifica entre los meses de febrero a junio), es difícil lograr una adecuada cosecha, por lo que es recomendable estudiar la fenología de las zonas donde se pretende recolectar.

Su fruto se muestra en cápsula ovoidea, enteramente pelosa, sedosa, de 7 a 13 milímetros, inserta en el cáliz, que se abre en cinco valvas que contiene un gran número de semillas. Estas semillas de 1 a 1,5 milímetros poseen cubierta seminal sublisas en sus caras pero con las aristas engrosadas y dentadas, de color marrón amarillentas.

Planta cistus albidus 1

La recolección se realiza mediante el procedimiento de ordeño. Y la extracción de la semilla se realiza mediante trillado, cribado y aventado, con un rendimiento aproximado del 23.6%. En esta familia hay que tener muy en cuenta la luz de las cribas a usar, debido al pequeño tamaño de estas semillas.

Una vez limpias, las semillas de Cistus albidus deben almacenarse en un sitio frío y con ambiente seco.

Dentro de los tratamientos pregerminativos del Cistus albidus recomendados se encuentra un tratamiento a 20ºC durante 21 días y lavado con agua cálida 24 horas. Otra recomendación es la siembra directa a 5ºC como máximo, tardando en germinar en tal caso de 7-30 días.

Existe bibliografía en la que se recomienda un tratamiento de calor a 100ºC durante 5 min, consiguiendo un nivel de germinación del 65%.

También se aconseja la escarificación mecánica con papel de lija e inmersión en agua caliente a 90ºC y dejar enfriar durante 24 horas, obtienendo germinaciones próximas al 45% en el primer caso y al 40% en el segundo (García et al., 1998).

Una vez sembradas las semillas de Cistus albidus en un sustrato adecuado y ligeramente cubiertas, su germinación es epígea. Las plántulas alcanzan nada más germinar unos 3 o 4 centímetros con dos cotiledones largos y oblongos, con dos hojas primordiales con el limbo elíptico, con bordes enteros, pubescentes y de color verde claro.

Una vez tienen un par de hojas verdaderas, ya pueden repicarse en maceta en el caso de no realizarse siembra directa.

No hay comentarios

Dejar respuesta