Sustratos para semilleros

2139
Sustratos para semilleros

Los sustratos comerciales para semilleros están elaborados con la turba como elemento base. A ella se le pueden añadir otras materias primas como la perlita, fibra de coco, arena, vermiculita… para modificar las propiedades de aireación y humedad. Y también dolomita cálcica y fertilizante de fondo para ajustar su pH y grado de fertilización, que salvo excepciones es muy bajo para evitar un exceso de salinidad en esta fase de cultivo.

Este tipo de sustrato para semilleros es mucho más popular en el mercado profesional que para el aficionado. Para el primero se dirige a empresas tanto hortícolas para el cultivo de semilleros como para ornamentales que lo utilizan en la germinación de semillas y enraizado de esquejes.

sustratos para semilleros

Turba para sustrato para semilleros

Al hablar de la turba para la fabricación de sustrato para semilleros, debemos de tener en cuenta las proporciones de dos distintos tipos de turba: la turba rubia y la turba negra.

Teniendo en cuenta las características de estas turbas para sustratos, las turbas negras están más descompuestas y sus fibras suelen ser mucho más cortas que las del tipo turba rubia. Esta proporciona al sustrato más retención de humedad, menos aireación y una mayor capacidad de retención de agua. Las turbas negras pueden proceder de las partes más profundas de las turberas llamadas altas, así como de los fondos de turberas bajas también llamadas sumergidas en zonas pantanosas. Es una turba más descompuesta y rica en ácidos húmicos por ejemplo. También hay que tener en cuenta que hay turberas de turba negra que están en zonas que en alguna época han estado sumergidas en aguas saladas por lo que previamente a su uso deben ser lavadas.

En cuanto a las turbas rubias proceden de zonas del centro y norte de Europa, Asia y Estados Unidos. Proceden de las llamadas turberas altas y gozan de gran popularidad aquellas que provienen del musgo Sphagnum sp. Este es un género que engloba de entre 150 a 350 especies de musgos comúnmente llamados musgos de turbera. Entre las características del mismo está la gran cantidad de agua que puede retener dentro de sus células.

La turba rubia, al margen de su gran capacidad de retención de agua, al ser esponjosa aporta una buena aireación y se comporta muy bien con los fertilizantes aportados. Al proceder de turberas altas y zonas lluviosas, su contenido en sales es muy bajo.

Proporción de turba negra y rubia para sustrato para semilleros

Las proporciones entre estos dos tipos de turbas varían en función de la calidad del agua de riego del semillero, así como de la fecha de siembra. A partir de esta premisa, podemos distinguir dos casos: un primero para aguas de buena calidad con una conductibilidad eléctrica inferior a 2 mS/cm y otro para aguas de mala calidad cuando esta es superior a 2 mS/cm.

Cuando el agua de riego tiene una conductibilidad eléctrica inferior a 2 mS/cm., para obtener en verano más aireación, se recomienza mezclar una parte de perlita por cada tres partes de turba.

Plántula germinada

En cuanto a las proporciones aconsejadas entre turba rubia y negra, sería de 51% y 49% en verano, y de 61% y 39% respectivamente en invierno.

Y cuando el agua de riego tiene una conductibilidad eléctrica superior a 2 mS/cm., mezclaríamos un 70% de turba rubia y un 30% de turba negra en verano, mientras que en invierno sería de un 80% y 20% respectivamente.

En el caso de que deseemos utilizar sustratos para semilleros prefabricados, tenemos los profesionales que se venden en almacenes de suministros agrícolas y son utilizados por los viveros, y los dirigidos al mundo de la bricojardinería que se comercializan en centros de jardinería, floristerías, grandes superficies y demás tiendas especializadas.

En este último caso, si no disponemos de sustratos específicos para semilleros, podemos utilizar el sustrato para plantas de interior que es uno de los más adecuados para este uso.

Fertilización en sustrato para semilleros

La fertilización que llevan los sustratos para semilleros es muy baja y el motivo es que está pensado para que la planta viva muy poco tiempo en ellos. Podemos decir que desde que germina una planta o enraíza hasta que es trasplantada a una maceta mayor o en campo, no suele pasar más de 45 días, siendo lo normal entre 25 y 30 días.

También es cierto que tras la germinación y aparición del segundo o tercer par de hojas verdaderas, se inicia la fertirrigación que consiste en añadir pequeñas cantidades de abono en el agua de riego periódicamente.

1 Comentario

  1. saludos de colombia amigos de flores y plantas queria aserles una consulta estoy interesado en aser unos experimentos en semilleros de cafe hidroponicos aber si me podrian ayudar para redusir costos y depronto los podria representar aca en colombia espero pronta respuesta gracias buen dia cel,3106290012

Dejar respuesta

Por favor ponga su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí