Clitoria ternatea

108
Clitoria ternatea

Uno de los genes de la Clitoria ternatea ha sido el responsable, junto con los de la campanilla azulada (ambas plantas contienen flores azuladas de forma natural), de haber contribuido a conseguir los primeros crisantemos de flores azules del mercado sin la necesidad de recurrir a tintes sintéticos, tal y como se venía realizando hasta la fecha. Sin duda, un logro de la ingeniería genética en el área de las plantas transgénicas.

Esta especie fue descrita por Linneo y publicada en Systema Naturae, ed. 12 2: 124, en el año 1767. Por aquél entonces a los botánicos no les preocupaba tanto como a los actuales nombrar las plantas por su parecido a partes íntimas de la anatomía humana y Clitoria es uno de esos casos. En cuanto a ternatea es epíteto latíno que significa “ternado”, aunque el nombre específico no alude a la habitual disposición ternaria de los folíolos, sino a la isla indonesia de Ternate, donde se registró la especie por primera vez.

Clitoria ternatea

Descripción de la Clitoria ternatea

La Clitoria ternatea es una planta herbácea de porte trepador originaria de Asia tropical y ecuatorial, aunque actualmente se la puede catalogar como planta cosmopolita por encontrarse prácticamente distribuida por todo el mundo ya que se encuentra también introducida en África, Australia, Europa y toda América.

Se le conoce de forma popular principalmente como conchita azul, aunque también se le denomina con otros nombres como campanilla, guisante azul, zapatillo de la reina, bandera, choreque, lupita, pito de parra, papito o bejuco de conchitas por ejemplo. Su nombre científico es Clitoria ternatea, pertenece a la familia fabaceae y es una planta de uso forrajero y medicinal, también muy indicada como recuperadora de suelos degradados por la agricultura intensiva. De forma anecdótica también tiene su particular mercado ornamental.

Es una planta leguminosa, herbácea perenne de porte de enredadera. El sistema radicular lo conforma una raíz pivotante muy robusta, con pocas ramificaciones de las que crecen varias raíces laterales delgadas. Sus tallos pueden medir de 0.5 a 3 metros de longitud, son delgados pubescentes y con la capacidad de enroscarse como planta trepadora que es.

Sus hojas son de forma elíptica a lanceolada, pinnadas y poco pubescentes en su envés con 5 a 7 foliolos de 3 a 5 centímetros de largo.

Las flores de la Clitoria ternatea son de color azul profundo aunque hay algunas variedades de color blanco y rosa. Tienen un tamaño de 4 a 5 centímetros de largo y crecen de forma solitaria. Poseen 10 estambres soldados en 2 cuerpos si bien también se pueden ver algunas variedades con flores dobles.

Una vez fecundadas producen una vaina aplanada dehiscente de 5 a 10 centímetros de largo y sobre un centímetro de ancho aproximadamente, ligeramente pubescente y sin acostillar. En su interior se encuentran unas 10 semillas globosas a elípticas de tegumento pegajoso, son de color oliva, café o negras, moteadas, con una longitud entre 4,5 a 7 milímetros y un ancho de 3 a 4.

Clitoria ternatea

Cultivo de la Clitoria ternatea

Unos datos sobre la Clitoria ternatea:

  • Crece hasta los 2.000 metros sobre el nivel del mar.
  • Su crecimiento óptimo se da a 1.600 metros sobre el nivel del mar.
  • Necesita precipitaciones entre los 400 y 2.500 milímetros al año.
  • Tolera temperaturas bajas hasta 15 °C.
  • No tolera inundaciones ni encharcamiento.
  • Se adapta bien a una gama amplia de condiciones de suelo desde arenoso a franco-arcilloso.
  • También vegeta bien adaptándose a pH de 4.5 a 8.7.
  • Tiene cierta tolerancia a salinidad.
  • Densidad de siembra de 2 a 6 kilos por hectárea.
  • Profundidad de siembra de 1 a 4 centímetros.
  • Valor nutritivo: Proteína del 17 a 20%
  • Digestibilidad del 80%
  • Utilización: Banco de proteína, barbecho mejorado, cobertura, abono verde, pastoreo, corte y acarreo, heno, ensilaje, ornamental y medicinal.

La Clitoria ternatea posee diversos usos potenciales y como ejemplo podemos hablar de usos ganaderos, cosméticos, medicinales, gastronómicos y ornamentales. Su uso como planta regeneradora del terreno es debido a que como todas las fabáceas ayuda a fijar el nitrógeno en la tierra.

Si bien se puede reproducir mediante estolones, su cultivo más habitual es mediante semilla que se recolectan de las vainas que produce la planta. Para mejorar la germinación se recomienda escarificar las semillas con papel áspero (realizar una abrasión de la pared exterior de la semilla) y seguidamente ponerlas en remojo en agua tibia durante 12 horas.

Clitoria ternatea

Su siembra, en condiciones de temperaturas favorables (como planta tropical que es) puede sembrarse durante todo el año. Si las condiciones del país lo obligan, las semillas se siembran normalmente al inicio de la estación lluviosa, la persistencia del cultivo mejora cuando se pastorea en la estación húmeda.

La profundidad de siembra no debe ser superior a los cuatro centímetros y la temperatura ideal de germinación se sitúa sobre los 25°C. Tras la siembra, si no hay lluvias, se le realiza un riego y mantendremos el terreno húmedo hasta su germinación que según las temperaturas reinantes puede oscilar entre las 3 y 6 semanas. Al ser una planta resistente crece rápidamente y sin problemas.

En campo y como planta forrajera, su siembra se realiza en surcos separados entre sí alrededor del medio metro. La cantidad de semilla por hectárea es de unos 2 kilos, mientras que si se cultiva como ‘abono verde’ se siembra con una densidad mayor alcanzando los 6 kilos por hectárea.

Es una planta que vegeta bien en suelos neutros e incluso pobres y siempre a pleno sol. Al principio necesitará riegos frecuentes pero en cuanto se establezca podemos espaciarlos un poco más. Durante el cultivo es importante controlar las malas hierbas, sobre todo al principio ya que una vez establecida cubre densamente, compitiendo bien con ellas.

Si se deja la planta en el terreno con el objetivo de mantener su persistencia en él, se debe permitir la maduración de semilla. Tras su siega rebrota rápidamente después de las primeras lluvias. En el caso de utilizarse para la creación de pastos, por su alta palatabilidad (cualidad de ser grato al paladar un alimento) se debe cuidar sometiéndola a pastoreos suaves o utilizando períodos cortos de ocupación y largos de descanso para su recuperación. Cuando se cultiva para corte, este se debe realizar a unos 25 centímetros con el fin de facilitar la emisión de nuevos rebrotes.

En cuanto a la producción de semilla, la Clitoria ternatea es una leguminosa con una alta productividad, alcanzando rendimientos hasta de 600 kilogramos por hectárea. Dado que la formación de vainas y su maduración no es uniforme, la cosecha debe hacerse manual y gradualmente.

Clitoria ternatea

Cultivo de Clitoria ternatea ornamental

Desde un aspecto ornamental, la Clitoria ternatea crece bien en suelos neutros y ya que podemos aportar un sustrato adecuado, uno del tipo arcillo húmico y bien fertilizado mejorará su crecimiento. Un sustrato prefabricado del tipo sustrato universal es muy recomendable y si además se le añade entre un 20 a un 30% de tierra de jardín arenosa mucho mejor. Recordemos que es una planta que necesita humedad en el terreno pero no excesiva.

Para su siembra hay empresas que comercializan sobres de semilla. Normalmente en el mercado ornamental se venden con una determinada cantidad de semillas en su interior, en vez de por su peso, como ocurre en el mundo de la producción profesional. Se comercializan en los colores de azul, blanco y rosa.

La siembra se realizará directamente en macetas o jardineras enterrando las semillas unos tres o cuatro centímetros. Estas se expondrán a pleno sol, como planta tropical que es, durante todo su ciclo de vida.

En España, el mejor momento de siembra es durante la primavera obteniendo el periodo de mayor floración durante el verano. Sus atractivas flores tan solo duran un día, en cambio la planta no deja de florecer constantemente con lo que tenemos garantizado un buen toque de color en nuestro jardín.

Una vez maduras sus vainas las podemos recolectar y guardar sus semillas conservadas en un sitio fresco y oscuro.

Una utilidad de esta planta es la de mejorar las tierras de las zonas dedicadas a parterres. Para ello se siembran y cultivan como masas vegetales floridas en estas zonas y tras su arranque en otoño una vez finalizada la floración, gracias a ser una leguminosa, habrán mejorado notablemente el abonado nitrogenado del terreno de forma natural. También, en vez de arrancarlas, se pueden rotovatar (labor agrícola que consiste en trabajar los 20 ó 30 centímetros más superficiales de la capa cultivable) y así utilizar esta planta como ‘abono verde’.

Pero esta planta no solo nos aporta sus bellas flores y masa vegetal verde, sus flores y frutos nos permiten otros usos ya que es una planta comestible y medicinal.

Clitoria ternatea

Usos y aplicaciones de la Clitoria ternatea

La Clitoria ternatea es una planta con múltiples aplicaciones rica en principios activos que incluyen taninos, resinas, almidón, taraxerol y taraxerona. A continuación os damos algunos ejemplos de usos:

  • Puede cultivarse como planta forrajera.
  • También como planta recuperadora de suelos degradados por la agricultura intensiva.
  • Otro de sus mercados es el ornamental como planta trepadora de jardín.
  • En países como Tailandia se usa como cosmético. El extracto de sus flores es usado como champú para el cabello.
  • Sus flores se usan también para elaborar bebidas refrescantes y tés, así como para ornamentar algunas preparaciones culinarias.
  • En la medicina tradicional de algunos países asiáticos se ha utilizado durante siglos como un potenciador de la memoria, anti estrés, ansiolítico, antidepresivo, anticonvulsivo, tranquilizante y sedante.
  • En el sudeste asiático se utilizan sus flores para dar a los alimentos un toque de color. Por ejemplo en la cocina malaya utilizan su extracto acuoso para colorear el arroz.
  • En Tailandia elaboran con ella una bebida de color azul almibarado llamada nam dok anchan.
  • En Birmania y en la cocina tailandesa también se sumergen las flores en la masa y se fríen.
  • En cosmética se utiliza el extracto de sus flores como champú para el cabello.
  • El jugo de las flores es reportado para ser usado en picaduras de insectos y enfermedades de la piel.

No hay comentarios

Dejar respuesta